Páginas

sábado, 15 de junio de 2013

¡Jesucristo vencedor, aplaca tu ira y tu rigor!

Son cerca de la una de la mañana. Acaba de temblar cabronamente. Habrán de disculpar las groserías pero el sismo estuvo fuerte. 
En nuestra casa la escena al momento del temblor fue como de pelicula. Todos en pijama, descalzos, abrazando a los chihuahuas salimos a la calle. 

Estuvo fuerte. 

No puedo dormir porque tengo nervios de la réplica, mejor escribo. No tengo ni un pan para el susto. Con todo y que tengo mi temblor integrado este se sintió de pocas, pocas pero poquísimas pulgas. 
Sonaron las alarmas de los carros y la gente salió a la calle. Hoy si tuve miedo, lo bueno de todo es que estaba con toda mi familia y lo demás será siempre lo de menos. 

Tuve miedo y eso si es de pensarse.








Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales