Páginas

sábado, 15 de octubre de 2022

Cómo sobrevivir a la cebolla sin dejar ningún pendiente

ADVERTENCIA:

Mis textos son tan grandes como tu amor que me supera. ¿Sigues aquí? Amor sin leyes, ni compromisos. El arte de saberse humano inhumano. Si pero no.
Si usted tiene prisa, le sugiero salir por la puerta -por la ventana es para expertos en parkour, aventurados con estilo- sin más preámbulos. Más rápido que ya, ponga pies en polvorosa antes que se le meta por la piel la súbita existencia de un alma sin rumbo detrás de un monitor con vida propia.

Usted se lo pierde. Doy cátedra de escritura con intervalos graciosos, carentes de sentido. incorrecto mi estilo al unir letras con pegamento de cachitos de vida. Esperanza caduca. No hay más ángeles en  el cielo.
Así pues, tome asiento, respire. 
Tómese este tequilita con sal y limón, hasta no ver el fondo. 
¡Salú!

Yo, yo y siempre yo. El yo mencionado caminito al hartazgo. En esta perra vida -dispense usté el lenguaje- el yo como respuesta, no hay más. Lo aprendí de la vida. La experiencia lo recalcó. La ausencia lo soslayó. La vida de los solos es bonita, siempre y cuando lo feo no exista. Descubierto el hilo negro, pasemos a lo siguiente.

Como se habrá dado cuenta este blog de suyo huele a tristeza, melancolía pura, sencillez absoluta.  la MaLquEridA es el blog de mi vida que relata lo que yo ya sabía aunque no lo dijera. No lo digo yo, para no ser menos que él, le robo una frase.Enrique forever Enrique maylov.

Caníbales amorosos.

Dicho lo dicho: bajo advertencia no hay engaño. Textos escritos a la de si susto.  Aí se lo haiga, tuvo usted la suerte de haber caído en un espacio metafórico, si acaso es fan de la metáfora, si no, pus no. Conocí a un chihuahuense que no le gustaba la metáfora. Se fue. Ufff uno menos sobre mi espalda. 

Haiga sido como haiga sido, Dios lo tenga en su sitio. Este blog es una veleta. Mañana te quise, hoy tampoco.

Tienes mi amor atado al corazón con listones de destellos dorados. Mechones en la frente te hacen  lucir espectacular. Muero de amor en las derrotas de un mundo confuso y sin  espíritu de lucha. El arte de sucumbir  a las letras pasionarias de hombres olvidados, poetas sin musa, meretrices del amor ignoto, vayan a buscarme entre los papeles del poeta cuya inspiración no se centra en el eterno amor sin pausa..  No hay censura, eso sí, las putas tienen preferencia de salir por piernas.antes de que siquiera hayan podido darse cuenta que en este sitio les tengo ojeriza.  Están paradas a tiro de piedra. Detesto a las flacas en general. En particular no. Mis hermanas lo son. Flacas huesudas. Siempre me pregunté si debajo de mis carnes voluptuosas tendría huesos. Nunca los ví. Hace poco supe que poseo un esqueleto rubicundo. Y eso porque de súbito y sin decir agua va, perdí diez kilos, pero, como no me gusta perder, ya los estoy encontrando. 
Un día al pasar frente al espejo. Estaba delgada -que no flaca- ¡tengo huesos! grité. Me gustaba verme flaca, pero otra vez voy pa´rriba. Y que me importa el mundanal mundo. Soy así y así me moriré, cantaba Valentín.

Un placer, el gusto es todo suyo. Cambio de sistema, escribo con hartos remiendos. Con el ánimo de víctima, nadie sufre más que yo, que ya me lo he ganado. 13 años de bloggera víctima de la vida y de un Dios que encontró en ella a la más pendeja de todos los tiempos. ¿No me cree? No me importa.

Mire usted, esto se maneja como todo: Yo escribo, usted comenta siempre que le apetezca. Sin insultos ni fanfarronadas todo tiene un límite. Siendo de mecha corta, la explosión surge en un dos por tres.  Una cerilla escrita en una palabra será el inicio de una hecatombe nuclear. Y si no, pregúntele a esa ¨escritora¨, que creyendo fastidiarme, se fastidió y se fue. ¡Gloria a Dios!

Hay un dicho al que le cambié el orden a dos palabritas para que embonara con mi pensar.¨El hambre me tira pero el orgullo me levanta.¨ A mí el orgullo me tira pero el hambre me levanta.. El hambre es el arma de Dios con la cual sabe que en caso de una revuelta de seres andróginos, mujeres putas desagradecidas,, niños insolentes, hombres de profesión ¨A veces pierdo un poco de mi incompleta dignidad cuando de comer se trata.  ¨Dame un bolillo duro manque sea.¨ ¨Y un jarrito con café si no es mucha molestia.¨

Tal como mi vida se resume en un refrán tan sin embargo, dicho sin soslayar el cúmulo de saber no ser igual que las demás. La locura me precede. 

Mis hermanas son tan delgadas que  ¨Dios mío, recuerda que existo en este pequeño planeta de Los Renglones Torcidos de Dios¨. 

¨Dios me hizo desgraciada pero no se me da la gana.¨ 

Y es que Dios me trae entre ceja, oreja y media madre. Digo yo. A decir verdad, exceso de palabras. En mi perra vida -de nuevo perdón-  Dios no tiene la mínima idea que existo. Por eso me inventé un Dios con menos escrúpulos. Antes me presentaba como: Soy la MaLquEridA, escrbidora de textos sin estilo ni magia. Vivencias non sanctas, exceso de metáforas. Elegías circunstanciales dominando el texto debrayado por épocas para servir a Dios o al Diablo (con mayúsculas también que en este sacro blog no se discrimina a nadie), según se requiera. Me di cuenta que esto de ser siervo o servidor de alguien aparece en nuestras vidas en una carrera a campo traviesa.  Pues mi Dios -que no es el que todos conocen- se hace de la vista gorda cuando cometo algún pecadillo de gula, soberbia y demás. Así pues cambio a Dios por el karma cuando se trata de perder. Cosa de todos los días, pierdo por antonomasia, si es que cabe eso aquí y si no ¿a quién le importa el universo mundo? De vacaciones perennes  quién me dejó en este inconmensurable sitio rebosante  de palabras duras, fuertes, decidoras, fueron impregnándose en mi piel como un duro tatuaje, mancha  vaca pinta y medio boba. El karma o según parece el destino grabó tan bien en su memoria las frases dichas en cualquier momento de mi perra vida. Al pie del cadalso de mi historia, se revierten las frases para restregármelas en el rostro impasible  del que soy dueña. Maldita sea la misericordia que por mí no viene. Pago caro todo lo dicho. Recuerdo dado, sentencia cumplida y contando. Menudo lío en el que se juega la gloria eterna, que visto lo visto la he perdido cuatro vidas ha.

Comerciante insulsa, dotada de silencios sepulcrales para vender en los tianguis del domingo en la mañana. ¨Pásele señito, tengo tres virtudes de burguesa acongojada¨, ¨llévelo, llévelo.¨ 
¨Mire usté estas son frases ladinas utilizadas un día en la empresa donde ejercí la carrera para la que no estudié: Archivista desmemoriada, desordenada en términos constantes. Como disfrutaba ordenar por nombre o apellido o dirección o... decenas de maneras de buscar el orden conceptual. 
La mayor virtud de mi vida en el trabajo, que dicho sea de paso, no nací para engordarle el bolsillo a nadie o lo que es lo mismo, ¨es tan feo el trabajo que hasta pagan por hacerlo.¨ Quiero ser pobre. Con esa máxima en la frente trabajé lo suficiente para dejar huella en los lugares que pisé. Dos-tres, tampoco tantos, mi pésimo carácter no daba para más. Como era poco menos que nada  estudié hasta la preparatoria. El sistema usaba la socialización, nada de individualismos obtusos. ¡Al diablo la escuela y su doctrina borreguil y placentera! 
¿En qué equipo vas a estar, niña de pelo ensortijado? 
En ninguno, trabajo sola. 
Es mejor, no dependo de nadie más que de mí por lo tanto nada puede salir mal. 
Profesor Francisco pregunta: ¿A qué equipo pertenece usted la de rizos negros? A ninguno. Perfecto, súmese al equipo tres que tiene dos miembros nada más. Luego ya trabajando en equipo hacíamos cálculos, consultas, razonamientos lógicos en total hermetismo.  Comunicación sin emoción. lógicos como la respuesta de uno más antisocial que yo, su razonamiento rayaba en la idiotez: ¨El resultado de la operación es 00 punto y fracción.
¨Me lleva la tía de las muchachas ¿cuál es la fracción pequeño hijo de tu bendita madre cabeza de chorlito?¨ Supe de inmediato que reprobaría sin más. Y si. Pertenecer a un equipo de perdedores, me jaló al hoyo de los lusers. Adiós carrera, si te vi ni me acuerdo. Ese pequeño obstáculo determinó mi vida profesional en ciernes. Me fui. Si yu laider.

Estaba metida en el hoyo con una caterva de ilusos soñadores que van a la escuela pa´ver si la suerte les sonríe y son capaces de salir de la clase baja, en la que de entrada ellos mismos sabían que a esas alturas de la vida el éxito baila poco en el submundo hostil en el que habitan. 
Al comienzo del primer semestre los bancos eran insuficientes para todos los que entrábamos con ganas de seguir estudiando. Alegres, sin conocernos no había nada que nos separara. Todos llevábamos el mismo rumbo. No había ricos ni pobres. En un mundo tan desigual como es el de la educación, nosotros marchábamos tomados de las manos. A la mitad del curso se veía el salón tan vacío como el ojo del profesor de Psicología. Cuenca tenebrosa acorde a la cara malsana del maestro de la perversión. Escondida la mirada detrás de unos lentes oscuros bajados a media nariz. De esa manera el susodicho podía echar un vistazo a los pechos de las adolescentes ansiosas de aprobar la materia, yo entre ellas. A finales de curso, me puso un mísero 6. Si, si, me lo puso porque yo había sacado un espantoso 5. Tuve que ir a pedirle que rectificara mi calificación. Con letra chueca escrita a lápiz decía: Calificación S  o sea 6. ¡Puagh! 6 ¿yo? invalidando con un tache el reprobada por equivocación. La boleta dilucidaba una incógnita sobre el que había cometido semejante ser maltrecho. Bueno pues qué le vamos a hacer. Renuncié a los estudios, con la única razón que cabía en mí. No me apetece ser miembro de un equipo. Jamás de los jamases perteneceré a nada. Conocida la mediocridad en teoría, virtuosismo pragmático. He aquí el fin de mis días de escuela de nivel medio, te regalo mi lugar.  Dejé el CCH Sur ubicado en un lugar de clase alta. Colegio nice para estudiantes sin futuro. sin dinero. Sólo los ¨hijos de papi¨ terminaban los seis semestres. Salí en el tercero. El tres como número mágico. Un día que no registré en la memoria, dije adiós a todo lo que me restregaba la pobreza de más de medio país. Me fui a la chingada de ahí. No tan lejos pero sí.

Los días pasaron, ¨si no trabajas, haz algo para ganarte la comida,¨ decía la cabeza de Los Apellidos Ilustres quién con sus once hijos ¡Agarren al padre! vendía tacos de a peso en la escuela ubicada a menos de cien metros de la casa. Los niños famélicos no llevaban ni torta, es más no llevaban más que aire de miseria pueblerina dentro de sus panzas de farol. Vamos a regalarles un taco. ¡Pobrecitos! No nos haremos menos pobres. Mamá hacía milagros para que la cazuela de frijoles alcanzara para todos. 
Aunque en esa casa siempre hubo sopa, arroz y frijoles, cinco kilos de tortillas, hay que engañar el hambre. 
Era la comida para los más chicos junto con los que no trabajaban. La carne era para aquellos que habían alcanzado la jerarquía de trabajadores. Te tocan cinco tortillas. A ustedes dos nomás. ¨Es muy triste ser pobre, siempre se carga una barriga vacía y unas ganas de comer parecidas al mar sin tu nombre. ¿Qué ola bautizaste hoy con la sabiduría exhalada de tu mente de poeta hecho a pura observación?

La gente trabaja, ve con el de los radios, él siempre solicita gente. No sé por qué no le duran los empleados. ¨Se solicita señorita de 18 años en adelante. Bien presentadas, agilidad en las manos. Buena vista requerida. Informes aquí. Toque usted (sólo una vez). 

Vamos ¨Cavar cavar cavar cavar cavar
en la mina quiero yo.¨
Cavar cavar cavar cavar cavar
cavar en la mina quiero yo,
cavar cavar cavar cavar cavar,
quien cava más muy rico es.¨

Renunciados los estudios, presta a trabajar, cubrí mi cuerpo de formas detalladas. Venus de Milo azteca, ¨tápese aí virgen desjuiciada.¨. Un día con el hambre en la panza, inventé a Cinderella Star de un olvido. La cubrí con un vestido rosa con florecillas blancas, olan vaporoso  en el cuello para usarse con o sin hombros desnudos. Zapatos de plataforma, melena alborotada. Tal día murió Cinderella Star,  ¡maté a Cinderella Star! La primera gran creación en la complejidad de lo absurdo, inventada toda en la memoria de mis días. Ella nació en su tercera reencarnación, siendo una muchacha carente de sentido común,  cuyo nombre se perdió en el ocaso de la ¨Tongolele¨. ¨Tongolele, la vedette venidadenosédónde que en su larga vida en México no ha aprendido a hablar como buen mexicano, seas o no de aquí.   A sus 90 años sigue moviendo la cintura al ritmo del Wawancó. 
A esa época le tocó nacer a ¨Lasinombre¨. Un ama de casa perdida en el infierno del carácter heredado del hombre llamado ¨padre¨.  Caminaba con pasos suaves, sin dejar huella. Comenzó a trabajar en una armadora de radios de transistores. Aprendió a soldar diodos, resistencias, capacitores,  transformadores, etc y más. 
Una pequeña armadora de radios cuyo principal mercado se encontraba al interior de la República. En el ínter fue ¨Cuidadora de gallos de pelea´.  Se oye nais pero nah. El trabajo consistía en sacar a los gallos de su jaula atándoles la pata con un lazo, lejos unos de otros. Nunca debían quedar cerca, siendo gallos de pelea, se armaban los picotazos nomás por quítame estas plumas. Madrazos de buenas a primeras. Instinto animal alojado en una hermosa ave de colores sin igual. Cuando uno alcanzaba a dar el primer picotazo, detener la pelea era asunto de gente experta en el fino manejo de los gallos de pelea. Yo sin experiencia en gallos más la que pudo tener al observar a ¨Claudio¨, el gallo blanco de Luis grande al que le tocó por unanimidad y sin que se enterara que el caldo de pollo servido en la comida era ¨Claudio¨. ¨Está muy rico mami¨. La ingenuidad de mi hermano menor me sorprende a tantos años de distancia. ¿Cuántos años tiene Luis? Sepa la bola, pero tiene los mismos que Luis Miguel, el cantante gritón venido a menos. Nacieron el mismo año, así que si te interesa investiga en la wiki. 
Con ¨Claudio¨ se dio por terminada la ¨granja¨ que mami tuvo con un par de gallinas, ¨Claudio¨y la guajolota  que seguía a Luis a todas partes. Una mañana amaneció ahogada en la gran pileta llena de agua  helada. Adiós Nicanor, te tocó la de perder. Menos mal no fue una rata asustada cayendo en la pileta aliviadora de crisis de agua.. Requiescat in caldo. Amén. Provechito.

Alguien tiene que perder en la cadena alimenticia de una familia grande, como las de antes. Como la mía, como la de Barry o la de la Lupa. Familias grandes, re-grandes.
Oiga niña, tenga precaución niña, esos gallos valen oro, no alcanzaría su vida para pagar uno solo de esos animalitos. Están re-chulos, me caí. 
Muy curiosa esta época de mi vida, ni mi familia la conoce. Fui cuidadora de gallos de pelea del mujeriego Sergio, Don Juan de poca monta,  Jugador, parrandero y mujeriego tenía fama de cobrarse en especie las deudas ocasionadas por las empleadas. Hijo del cepillero, la riqueza le tocó como a quien le habla la virgencita de Guadalupe. 

¡Aléjate de mí cabroncete, no me toques! 
¿Me dejas tocarte la panocha?
¡Qué diablos! 
Demonios, ¡le diré a mi madre todo! ¡Cerdo insolente!
Con ese vestido te ves re-chula mamacita. Anda dame un besito.
Asco de tipo, farandulero, marrullero y todo lo que termine en ero.  
Nadie te creerá, ´tonces ¿para qué? 
Yo no digo mentiras. quédese con su trabajo de quinta.

¿Mi madre no sonreía? Yo creo esa es la razón de mi tristeza. Mami me contagió del virus de la melancolía. Yo  tampoco sonreí en mi boda.  Las consecuencias diferentes delimitan la tristeza de una mujer en su boda.

---

Casi sin estudios yo no aspiraba más que a ganar dinero para aportar a la casa.  Los Apellidos Ilustres engalanan la historia de dos en el que una se sumó a amar sin perder el estilo y las formas. A alguien que sin duda no amó. O ¿por qué no sonríe en ninguna de las fotografías de su boda?  Los demás sentados, escuchando el bum bum de tu corazón.
¿Crees  que mamá haya amado a ¨papi¨?
¿Acaso haz visto en alguna de sus fotos su bella sonrisa?

---

Conseguí empleo en una tienda de Blancos. Ofrecían buenas comisiones,  premios por altas ventas, etc. En un mes no vendí nada. Vi  pendiendo sobre mí la  cuchilla del despido, hice lo que he hecho a lo  largo de mi vida, antes de que me corrieran me fui. Ser mediocre conlleva el valor de largarse con la frente en alto... sin un peso en la bolsa. Otro empleo para el que no nací. Tal como las estrellas me iluminan al revés, El mundo no se adaptó a mi o ¿cómo era?.
Caminando con el orgullo pegado a la suelas de los zapatos, entré a guarecer mi fracaso a la iglesia de la Plaza Santo Domingo. Paraíso de los documentos falsos. ¿Qué documento busca? yo se lo tengo en menos de cinco minutos, somos expertos.
Yo que hago de Dios el muro de mis quejas, alguna vez tuvo gran presencia en mí. Llegaba a la casa sin hablar ni una palabra. Me daba vergüenza ser un parásito en una familia trabajadora. ¡Dios si existes consígueme trabajo o muere para siempre.

Un día que decidida a entrar a la policía  - Brrr me da escalocaliente recordarlo-. No hubiera durado. Manejándose como se maneja desde siempre, en el terrible campo de  la corrupción con la  que no comulgo, no hubiese aguantado el ambiente al que están acostumbrados los guardianes del orden. 
Al otro día me fui a entrevista en las oficinas muy elegantes de una empresa dedicada al  ramo  de línea blanca. Conseguí trabajo de secretaria. Ni escribir a máquina sabía pero a mi nunca me ha detenido ningún obstáculo. El hambre es el punto débil de mi anatomía. No estudié para secre, igual daba. Ascendí rápidamente a Jefa de Servicio pasando por Jefa de Archivo, Jefa de Departamento del área de servicios al cliente. Siendo una excelente empleada decidí mi vida. 
Aquí me bajo. Se les acabó la ¨Florecita  del campito florido¨, como me decía un técnico más viejo que la  costumbre de mirar por encima del hombro -algo que me sale muy natural- Don Casiano. Casi-ano.
despreciaba  a quién creía inferior a mí. Claro, con mi cara de niña decente y educada me permitía ciertos ¨lujos¨ propios de la insensatez humana. Las subordinadas no tenían el valor de darme  una patada en el trasero con justa razón.  ¨Todos somos iguales pero habemos unos más iguales que otros¨, dice más o menos el cerdo mayor de La Rebelión en la Granja¨: 

Todo este  texto salido de mi cabecita loca gracias a que en esta semana hicieron para la comida, un guiso muy mexicano hecho con cebolla en rodajas delgadas, col cortada en julianas, pechuga  de pollo deshebrada, guisada en caldillo de jitomate con chile chipotle. Una delicia culinaria para aquellos a quienes la cebolla no les hace ni pío, pero, a las que como yo, son melindrosas para cualquier comida es un martirio consumirla. Sobreviví un día ante la molestia de Bruno y compinches. Y  es que la tinga no me entra ni con calzador,
Al día siguiente, mi papá digo  Barry me dio un tremendo sermón sobre la gran suerte que es el tener comida en la mesa.
-Pus si pero ¡NO ME GUSTA LA TINGA!
No habiendo más que decir ni que comer, terminé comiendo un pan de dulce y medio plátano.

Le corto porque ya me cansé de recordar para olvidar que Barry con ojos húmedos me ha pedido muy cerquita pa´que nadie nos oyera: ámos a tomarnos algo para morirnos juntos. No quiero morir dejándote aquí. Si tú te mueres, yo me muero al día siguiente.

Así la vida es. Por lo menos la flaca no estará ahí. Ay jop.

Abur 



















 

martes, 4 de octubre de 2022

Far away

Desapareció tal como llegó, sin aviso. 
Llenó de regalos valiosos mi vida. 
La biblioteca ¨Sherezade bajo de cielo de Kirkuk¨ me fue obsequiada con una innumerable cantidad de libros que en mi juventud no hubo manera de adquirir. Ël los puso en mis manos. 
Me obsequió el jazz desconocido a fondo por mí. Un regalo que muchas veces acompañó los desvelos.

Mi voz aguardentosa quedó grabada siguiendo la música de un karaoke alucinante. Un regalo muy divertido.
Una casa llena de música inimaginable. Único. 
Películas sorprendentes que nunca ví. Cortos reflexivos, divertidos, de los cuales mi familia también gozó. 

Del cine conocí a Abbas Kiarostami, el mejor director de cine que me gusta. Ese que pocos ven. El día que vi la película de Control, sobre Joy División y su cantante incomparable, Ian Curtis. Me dejó marcada. Movió las fibras más escondidas en mi humanidad sosa. Ian Curtis era el representante perfecto del tipo de música que escuchaba en mi remota juventud. Solitarios en un rincón aullaban las desolaciones y ausencias en el universo en el que inmersos al igual que yo transitábamos perdidos en un mundo desigual al que no se le encuentra el motivo por el cual la vida nos puso aquí, sólo que yo no canto. Yo gimo desvaríos.  Susurro almas tangibles habitantes de un planeta alterno del que escapo cuando como hoy me siento fuera de sitio.
Madame Mim existe desde que se la presenté embelesado en su mundo de ficción.

Todo se fue con él. Sus regalos fueron tras él tal como yo no pude hacerlo. El hábitat virtual que habito no admite realidades alternas.

Los mantras, la sabiduría del pensamiento propio, la meditación constante. Día tras día uno tiene que echar un vistazo dentro de sí mismo para conocerse. Yo ni siquiera he llegado a plantearme el motivo de mi existencia. Cierta estoy que el día que encuentre ese motivo, será cuando se desvanezca mi existencia en elixir agotador.

El desapego, el silencio brutal de las madrugadas agotadoras. Las risas estruendosas, las palabras cariñosas dedicadas a una mujer que poco a poco fue conociendo, hasta llegar al desafío de preguntarse si valía la pena seguir abonando la verdadera amistad edificada a base de discusiones, charlas, consejos. Nunca en las vidas por las que he transitado, encontré a alguien tan afín a mi esencia.

Pocas ocasiones escribo textos a alguien tangible. La vida me ha llevado por azarosos destinos. Sobrevivo al coraje de ser, lo que soy, lo que fui. Lo que nunca seré.

Estoy jugando el papel más importante en  mi vida.  Guía de una niña de carácter fuerte. Todos los días tenemos alguna discusión. Chocamos a fuerza de ser ramas del mismo árbol.

Quisiera como si de un último deseo se tratara, regresar el tiempo en que fui premiada con el tesoro más grande de la vida. Eso no lo puedo hacer aún en mi papel de Madame Mim. Sólo quiero que regrese lo que el tiempo se llevó. Daría la la vida por ello. 

Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, por lo tanto aquí dicho queda.
Si ha de llegar que llegue.
Si quieres encontrarme, ya sabes donde estoy.

Adeu senyor




















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (132) ...RKO (2) 2010 (1) 28 de junio de 2014 (1) abandono (20) abuela (64) agradecimientos (14) alucinados (90) Amigocha (1) amigos (117) amor (34) amor y desamor (14) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (162) berrinche (36) besos (13) blog (70) Bunbury. (22) Calixto (4) cambio. (21) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (22) conciencia (36) conciertos (4) confusiones (31) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (70) cuentos de-mentes desequilibradas (130) cuentos para mentes desequilibradas (1) culpas (20) de película (25) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (20) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (79) Ficciones (44) Flor (258) flores (15) fobia (12) fortaleza (13) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (7) heridas (29) hermanos (37) hijos (52) historias (175) historias.MaLquEridA (166) hongo... (20) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (79) huesos (6) ilusiones. (12) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (41) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (10) los 200 (1) lunares (2) malo (38) Malo. (22) MaLquEridA.sueños (47) mamá (36) mascotas (71) mchálas (6) me cae (7) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (88) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (17) nueris (7) olor (6) padres (29) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (3) radio (3) raros (3) real (30) realidades (70) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (22) sobrinos (4) soledad. (8) sueños guajiros (64) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (17) unión (7) utopías (15) vas (6) vergüenza (8) vida (57) vida. (29) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (4)

Ángeles de la fe

Yo traigo la verdad en mi palabra Vengo a decirte de un niño sin abrigo. Vengo a decir que hay inviernos que nos muerden, de la falta de un amigo. Vengo a contarte que hay luces que nos hieren, que existen noches sin whiskys ni placeres. Vengo a decirte que está cerca tu condena. Hoy una madre murió de pena. Déjame cantar, tengo vergüenza de ser humano como tú, en tu presencia. Descubrirme a mí mismo y en tu figura qué poca cosa somos sin ternura.