Páginas

miércoles, 31 de octubre de 2018

De vivo amor...

... y otras onomatopeyas al calce. ¿Qué haré contigo cuando esto se ponga feo? Contigo nada puede serlo. Incluso el infierno es llevadero con compañía. Los desertores de almas ubican su lugar detrás de las alas rotas. ¿Cómo saber qué tenedor debemos usar? La vida no nos puso aquí, fuimos nosotros los que elegimos. De haber sabido ni nazco. El hombre huyó a tres meses de abrir la puerta del horror. Barry ¿subes por mi porfa? Tu pelo se vistió de blancura idealizada. Una trenza tejida ribeteada con un listón color negro conciencia. ¿Cómo estarán los migrantes en su país que muchos prefieren quedarse a vivir aquí antes que regresar a sus lugares de origen? México es un país violento donde sus habitantes caminan los días sobre fosas clandestinas. ¿Qué somos tú y yo? Amigos de vida. Me acordé de ti, mira te traje un pastel. No te arrugues cuero viejo que te quiero pa' tambor. ¿Por qué eres rara? No concibo de otra forma la vida. Ellos cantan como tú hablas. Mi celular está como mi Alter Ego perro y yo. Nomás no terminamos de morir. ¿Por qué hablas tanto se la muerte? Déjala en paz ella vendrá cuando te toque. Jamás llega tarde. Hemos pasado a ser los hijos de Laura y El Jefe. ¿Papá qué talla eres? Mis raíces las uso todos los días estampadas en mi blusa. Reducida la monarquía vive ahora en una casa de interés social. Barry ¿me ayudas a...? La otra vez se me ocurrió huir con mis perros pero una tormenta nos negó la salida. Mejor otro día chicos afuera caen piedras del cielo. Al menos puedes bañarte con agua caliente. No es que me importe como me vean es que sudo como puerco en el umbral del matadero. No hay fecha que no se cumpla.p, llega el tres de noviembre con aroma a boda. El impacto de tu voz alteró el volumen de la sorpresa. Siento que hace mucho te conozco pero cómo va a ser si no te conozco. Tengo más de lo que merezco. Llevo a la MaLquEridA tatuada en la piel. ¡Llévela! ¡Llévela! ¡Dos locas por el precio de una. Los solos comienzan a separarse. A veces siento que te odio. Yo a veces siento que nunca dejare de amarte. Barry ¿me ayudas a llegar al baño? En mi no cabe la idea del abandono. El buzón no ha registrado movimiento alguno. Alegría escalfada de vituperios en Si menor. En casa de la Emilia tengo cabida pero sin mascotas. En los espacios que habitamos no hay cabida para nadie más a no ser que sea tu alma. Duermes mucho querida. Las dietas del destino sucumben ante lo inevitable. ¿Es mi herencia? Si, es la primera parte de mi vida la que pongo en tus manos. ¿Puedo leerla? Claro, es tuya. La herida cicatriza, la comezón infinita me lo indica. Los Apellidos Ilustres guardan silencio. Mi estandarte parece ser "el qué dirán". Los chihuahuas son como yo, ven la puerta abierta, otean el horizonte y regresan a dormir a su mullida cama. Nadie ha muerto arrojándose a los brazos del amor. El pájaro con sotana lo dijo: "hasta que la muerte los separe". ¿Y si nos bajamos antes? Para sentirnos más allá de mi corazón les pido que me peinen. Lo que más ansío ahora nismo es daeme un baño bajo la regadera. Algo insólito dado que no me gusta que toquen el almacén de las ideas. De todas formas Flor de llamas. ¿Tienes miedo abuela? La cabeza es el último bastión que conservo. Ni modo que me ponga un letrero que diga: ¡Alto ahí, no me beses, estoy sudando! Galimatías intrínseco de la confusión. Dejé de escuchar música cuando descubrí el latir de su corazón. ¿Llegó el cartero? Penélope actualizada de placeres espirituales. la caída de una Flor en el amplio territorio del conformismo. Cuando mi celular muera pasare a formar parte del vasto mundo del conformismo. La rebeldía se ató solita a mis pies antes que morir en la locura de la aventura no hecha para mi. ¿Quién me peina hoy? Onomatopeya circunscrita. Metáfora de un matrimonio. Tláloc ha parado de llorar su derrota. Salgamos a adorar a Huitzilopochtli. Reina azteca ¿O de donde eres reina? Vuelvo pasaditas de las diez. Si no regreso es que hallé un sitio mejor para airear mis males. Los bienes pa qué, de estar ahí no reparo en ellos.

jueves, 25 de octubre de 2018

Oye mi amor (como dice la canción)

Miren ustedes había guardado un trozo pequeño de dignidad por si lo necesitaba. Digamos una emergencia qué sé yo. Tuve que usarla. Costó trabajo encontrarla porque la escondí muy muy detrás del corazón para que nadie lo encontrara. Saqué el trocito, lo limpié muy bien con un trapo de lino blanco y ¡Listo! Mi dignidad o lo que queda de ella fue de nuevo pisoteada. No lloré, no no no, eso lo dejo para las horas muertas cuando ya de plano ni el jazz alegra mi día. Muy valiente erguí el 1.50 de mi cuerpo, llené los pulmones de sabiduría, mantuve la boca cerrada y caminé apoyada del brazo del Barry. Íbamos caminando lalaralará. Yo dirigiendo el camino a seguir. Que mi cuerpo esté en decadencia no quiere decir que mi cerebro también. Intoxico la mente de pensamientos abyectos, de malas palabras. De orígenes sin destino. El robot habitante de mi cuerpo piensa por sí mismo. Tipitipi tom tipi tom. Existo luego pienso. Al revés pa' no ser diferentes en la igualdad humana. Cuando me enojo no hablo, soy una tumba. Voy dejándome arrastrar por el brazo, mi apoyo. ¡Demonios! De haber sabido ni nazco. Hecatombe de emociones. Saltimbanquis trogloditas. Vituperios al dos por uno agolpados en las sienes de la olla express de mi cabeza. El orgullo me tira pero el hambre me levanta. No sabía que fueras talla treintayoso. Pos yo menos. ¡Viva una tienda de ropa para señoras sedentarias! ¡Yupiii! ¡Loada sea la Virgen de las gordas! Una mujer que se ejercitó toda su vida convertida en un honguito gracioso. Y luego me pongo a cortar mi pantalón de las patas porque me quedan grandes de lo largo. Hice lo de costumbre. Me lo pongo, lo mido, pongo alfileres a donde según yo es mi justa medida. Me lo quito, le cortó a una pata, luego a la otra. ¡Lixto calixto! Me lo mido de nuevo. Oh oh una pata me quedó más larga. ¡Chin! Repito el procedimiento. Me lo quito, lo mido, le corto lo que sobra y listo again. ¡Oh oh! Ora la otra pata me quedo corta. ¡Chin otra vez! Siempre hago lo mismo. La mera verdá los pantalones míos no son cortos por modelo, no, son piraste yo los corto y me quedan chuecos. Me importa? No. Así me los pongo lalaralará. Con mis botitas dan un toque de gringa loca y pobre además. De esas gringas que parece que no se bañan pero yo sí me baño. Tengo otros tres pantalones para arreglar pero la Emilia dice que no me ponga digna y se los de para que me los mande a arreglar. Lo pensaré. No quiero acostumbrarme a que me ayude. No señor. Echaría a perder los tres pantalones. ¿A quién le importa? ¿A ustedes?¿A mi? No, 'Tonces que el mundo siga girando. Pero amigos, compañeros, poetas locos, recolectores de historias, cantantes desafinados, vagabundos de sentires, este post no trataría sobre pantalones zancones sino de dignidades pisoteadas pero como ya me tengo que ir a desayunar pos otra vez será. Por cierto al cachito de dignidad que me quedaba le corté otro trocito del tamaño de mi furia -ya no soy la que antes fui- lo guardé en la planta de mi pie izquierdo. El que arrastro aferrado a mi desconcierto. Nadie busca la dignidad en la planta del pie. La dignidad se busca por los cielos. Para no sentirme mal por si la pisotean. Ya no me duele (bueno si pero no le digan a nadie). Digan ¡Click!

sábado, 20 de octubre de 2018

La vida va

Amigos Le escribí una carta a Enrique. Está en México dando sus conciertos de la gira Ex Tour. No pude asistir porque psss la mera verdá está cabrón ir al Auditorio desde donde estoy. El viaje es largo, la medicina no me ayuda mucho. Ustedes saben ¿no? es como la droga, mi cuerpo se acostumbró, el efecto es corto, 'tonces la florecita dijo no. Nel pastel. Me lo perdí. La primera vez eb mi perra vida que podría tenerlo tan cerca, no fui. ¿Ya qué? Le di a Laura la carta, ella sería mi mensajera. Hacerla llegar a él sería su misión. Pocas cosas hay en la vida que Laura no haya hecho por mi debo decirlo. Ella es un ángel por eso me enoja que no sea feliz. Es algo en lo que desafortunadamente no puedo hacer bada. En estos días ha andado muy metida en su trabajo. A veces creo que ya me lo olvidoó. Ya sé soy estúpida al pensar eso. Tengo variantes de lapsus estupidus. Este es uno de ellos. Hice mi carta una noche antes. El Jefe me compró una libreta expresamente para la carta. Una cara de las que yo me compraba antes. También me regaló una pluma. 'tonces me puse a escribirle a Enrique. Y aí estaba escribe y escribe y sude y sude como puerco en el matadero. Les juro que el sudor me escurría como si me acabara de bañar. Gracias pp ¿por qué no te mueres de mi? Había tomado antes mis gotas de Cannabis Sativa si no amiguitos no podría haber escrito ni su nombre. Terminé la carta, la doblé un poco chueca -Puto Parkinson- doble otra hoja poniendo una advertencia. La metí en un sobre de los que tienen bolitas de aire. -Toma Laura- haz lo que tengas que hacer. -Si mamita- respondió. Laura me dice mamita cuando le doy ternura o ses casi siempre. Esa noche ella fue mis ojos, mis latidos, mi alma. Disfrutó el concierto como si hubiese sido yo. Entregó la carta a unac persona cercana a Enrique. No tiene idea el tamaño de la obra que hizo. Puso en manos de Enrique mi carta. Me dijo que Enrique ya sabía que e le llegaría. Me mandó muchos saludos. ¿Saben que es lo que me emociona? Estuve en su cabeza unos minutos. Pareciera Tonto pero no lo es. Desde que lo conocí me identifiqué con él. No es enamoramiento ridículo de viejita que no tiene nada qué hacer. Tampoco es un amor desfasado. No. Sus canciones transmiten algo que no sé definir. Yo creo porque no he inventado esa palabra. Escribo lo que siento. No espero nada. El que haya recibido mi carta es un mucho de lo que habría querido. No creo en milagros, ya saben lo que pienso a cerca de ello. La otra mañaana me preguntaba qué es lo que hace que uno se Levante todas las mañanas a seguir con la vida. Se lo quería preguntar a Toro Salvaje pero me dio pena. Hace mucho no lo leo y pos mejor no. Se lo pregunté a un Compi que tengo pero la mera verdad lo atosigo con mil preguntas, eso es bastante para cualquiera. ¿Qué es lo que me impulsa todas las mañanas a levantarme? Me estoy levantando tarde. Pienso echada como vaca ¿quién va alimentar a las mascotas? ¿Quién va a limpiar la casa? ¿Quién va a fastidiar a Emilio con tonteras? ¿Quién va a hacer enojar a Barry porque no me gustó el desayuno? ¿Quién recibirá los besos tiernos de La Bella? etc, etc, etc. Entonces lleno mis pulmones de aire, me siento en la orilla de la cama, calzo los tenis viejos, me miro al espejo pa' ver si sigo siendo yoo. Y si, greñuda pero sigo siendo la florecita rockera de antes. Tomo el termo con agua, la caja dosificadora, el teléfono, mis gafas y al gruñón de mi Alter Ego perro. Me paro en lo alto de las escaleras, tomo aire y comienzo de nuevo. Otro día, misma vida, diferentes circunstancias. Eso es la vida salpicada de letras melancólicas. Gracias por leerme. Hasta luego. ¡Híjoles ora si escribí mucho! Aí ustedes habrán de disculpar.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales