sábado, 26 de noviembre de 2016

Esa tu extraña forma de querer

Si por mi fuera
me quedaría tirada panzarriba viendo a qué hora se le da la gana al sol venirme a calentar estos huesos húmedos de espera.
Si por mi fuera
me pasaría la vida leyéndote entre líneas para saber que existo todavía un menos más que antes.
Si por mi fuera
tomaría el primer avión que me llevara a ese sitio inconfundible del paraíso que te inventaste.
Si por mi fuera
comería todas las verduras que dicen que son buenas para la salud y que para mi no son más que alimento para vacas.
Si por mi fuera
rasgaría las cuerdas de mi guitarra rota para cantarte con  voz de Chavela Vargas borracha la canción que tanto te gusta.
Si por mi fuera
aventaría estas ganas que tengo de tomarme una botella de tequila sin respirar nomás pa´ver qué se siente perder la memoria.
Si por mi fuera
ofrecería mi amor a Enrique para saber qué es lo que se siente poseer un amor sin futuro.
Si por ella fuera
me llamaría ¨Luna¨ o ¨Estrellita¨, pero entonces no sería más que una abuelita de esas que todos quieren. ¡Cruz, cruz!
Si por mi fuera
me aventaría al mar de la felicidad pero como no existe me quedo aquí.
Si por mi fuera
me volvería canción para ser acariciada tantas veces como tus labios me cantaran.
Si por mi fuera
acabaría con los sátrapas con tres pases mágicos.
Si por mi fuera
no regalaría un hijo aunque no tuviera más que agua con azúcar para darle de comer.
Si por mi fuera
pondría empeño en ser una digna integrante de la familia que todo me ha dado.
Si por mi fuera
sería un mosco para revolotearte en la cabeza mientras escribes frente a tu ordenador.
Si por mi fuera
a tus amigas las silenciosas y las otras les pondría un candadito en la boca y dejaría la llave a cargo de mi fiel Benito Tiki, mi alter ego perro. A ver quién osa quitarle la llave.
Si por mi fuera
escribiría versos de amor sin espera de respuesta.
Si por mi fuera
no asomaría por nada del mundo estas ganas que tengo de que me llegue el mensaje en la botella.
Si por mi fuera
te haría muy feliz sin dejar de ser yo un poco desgraciada.
Si por mi fuera
despejaría mis dudas con la mirada serena.
Si por mi fuera
empezaría por aprender francés y esperanto y lenguaje con las manos por si el futuro que no espero llega.
Si por mi fuera
desearía saber que no fuiste tú y que todo fue un juego.
Si por mi fuera
me empeñaría en ser una escritora famosa y no una mala escribidora de pasquines sin futuro. La flojera de no ser nació conmigo.
Si por mi fuera
mi camita sería de nubes de algodón. ¿Te imaginas? Tú y Yo saltando de aquí para allá tocando el arpa con nuestras alitas de ángel. Puagh qué cosas digo.
Si por mi fuera
te olvidaría de un jalón y no poco a poco como tú.  ¡Arráncame de ti de una vez!
Si por mi fuera
estaría durmiendo y no diría tanto que dentro de mi siento.
Si por mi fuera
la MaLquEridA no debía haber existido.
Y eso no hay puta manera de cambiarlo.










jueves, 24 de noviembre de 2016

Los unicornios no se suicidan

Comencé por las mañanas a hablarle a Natalia sobre mi niñez. No pensé que le interesaría de tal manera que se ha vuelto cotidiano narrarle mis aventuras. Cuéntame cuando eras pobre abuelita.

Presta mucha atención cuando platico lo que costaba separarme de mi madre. De cuando no tenía juguetes ni podía escoger qué zapatos ponerme hoy o desdeñar la comida que amorosamente mi madre servía después de haber hecho milagros para darnos de comer a todos.  Era te lo comes o te lo comes. Nada de que ¿te preparo otra cosita mi reina?

La ropa era heredada por mi hermana mayor. Luego con pequeños arreglos hechos por las manos mágicas de mi madre quedaba lista para usar después de mi por mi hermana menor.
¿Hermanos dices? Tengo para dar y regalar. Escoge el que más te guste. Hay enojones, querendones, gruñones, amables, risueños, amorosos. Una cosa si te digo pequeña, no te abrazarán a menos que seas la que se los pidas. Mis hermanos como yo no tuvimos tiempo para aprender a abrazar. No tuvimos tiempo. Había cosas más importantes como jugar a hacer pasteles de lodo y carritos con cajas de cartón. ¿La querencia? ¿Eso qué?

Cuidábamos los zapatos como tesoros invaluables. Duraban miles de años y cuando se gastaban o los hoyos eran demasiado visibles los mandaban al zapatero. ¡Listo! zapatos nuevos para otro año más.
No usábamos tenis. Los calcetines -un par- los lavaba por las tardes después de llegar de la escuela para usarlos al día siguiente. No lo sufro, lo agradezco. Sirvió -aún sin parecerlo- para valorar lo  que tengo ahora. Después claro de saber que la riqueza no es para siempre. No por tener hoyos en el zapato signifique ser pobre. Significa que son muy cómodos aunque primero hay que convencerse uno mismo que la pobreza se lleva en el alma.

A La Bella le es difícil comprender como es que yo no tenía cajón de calcetines ni de zapatos. Le parece increíble que en casa no hubiese televisor ni cuarto de juguetes.
-Entonces ¿qué hacías abuela cuando ya no querías hacer nada?

Hablo y hablo como perico mientras sin hacer berrinches ni lágrimas vanas voy logrando vestirla sin que Barry acuda a socorrerme.
Es que esa niña cuando dice no es no verdadero y háganle como quieran. Ay dios si no tuviera el tiempo encima. Niña mira la hora que es. Anda hijita déjate peinar muñequita ¿si?

-Si dices las palabras mágicas me dejo peinar, abuela.

¿Saben ustedes lo que es echarse un clavado a la caja de objetos perdidos -vulgo cerebro- y buscar las dichosas palabritas cuando el tiempo me come la entendedera?

-.¡Auxilio Barry!- ¿cuáles son las pinches palabras mágicas?
-¿Eh?

Lueguito de descubrirlas -las de hoy fueron ¨viejo panzón¨- La Bella se torna dúctil masa en mis manos.

-Abuela, yo lo que quiero es cambiar mi destino.














martes, 22 de noviembre de 2016

Tan así de aquella manera

He despertado tan sintiëndome rara que he hecho algo tan tonto como enviarme un correo a mi misma.
El día está comenzando. Tengo la mente limpia. No he lanzado ninguna maldición -todavía, no lancen campanas al vuelo-  he pensado mucho para ser tan temprano. No se los recomiendo si tienen la panza vacía. El pensar da más hambre que cuando se está a dieta.
Estoy rara, como si tuviera sentimientos enredados en la piel. Siento todo de una manera que lastima dulcemente. Dolorcillo tolerable.

He "hablado" con dos personas de mente elevada. Sin demeritar a quienes me rodean. Me refiero a pensamiento intelectual. No digo más. Me hago mucho lío terminando por ofender dada la parlotería acostumbrada. Es curiosa la vida. Yo una flor rara cambiando sentires con personas que en la vida real no serían ni siquiera conocidos.
Esto de la virtualidad es magia pura. Tan màgico es que permite uno enviarse un mail a sí mismo y encima saltar de alegría porque en la bandeja de entrada hay un correo.

¡Virgen del amor hermoso alguien me escribió! .. me digo en mi intrínseca estupidez- veamos quién es.
Ah soy yo. Me contesté solita. No cambié la dirección de respuesta. ¨stúpida¨.

¿No les digo? Para pendejo no se estudia. Se nace y uno mismo se perfecciona en el trayecto. Y todavía vengo y lo cuento.

Ay de mi y de mi empeño por esperar un mail que nunca -cuando digo nunca es nunca- ha de llegar porque para esa persona no existo.
Lo mejor es que para muchos .sobretodo para mi familia- soy alguien incluso -y a pesar de todo el empeño por boicotearme- existo para mi.

Eso es chido ¿no? Y luego van diciendo por ahí que no me quiero.
Lo que hay que ver.




Hoy es martes con cara de lunes, estoy respirando calma.



No quiero hacerte mi ídolo porque los ídolos tienden a romperse y no quiero que te me rompas.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.

Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.