Páginas

lunes, 16 de octubre de 2017

Días extraviados

La semana pasada perdí un día. Lo extravié en algún lugar de la cabeza. Mi enmarañado pelo hace nido los pensamientos. Nido de pájaros escandalosos. El día que perdí lo encontré por la tade ya cuando no servía de nada. ¿De qué sirve vivir un día que todos ya vivieron? Es desfase. No estoy en sintonía. Hoy estuve a punto de perder el lunes. Cuando abrí los ojos sabía que era martes u otro día. Cuando desperté después de haber vagado por el mundo onírico las horas se acomodaron en cámara lenta. 11.30pm, 4.25am, 6.15am. Estas pastillitas tienen el don de hacerme perder la ubicuidad. Este martes no tenia la cara de tan sin embargo. Recordé el desayuno-comida en familia. El desvelo del sin-saber, la tarde amodorrada de los tres. Los enojos, los problemas de los días desacompasados. Los silencios ante mis amigos. "La fe es un grave sufrimiento, es como amar a un extraño en vano..."canta Enrique en mis recuerdos. La fe es un sentimiento extraño recién adquirido. La fe permitió que Bruno me abrazara. La fe permitió tener un fin de semana de chicas agradable. "Abuela tú eres chica de tamaño pero no de edad". Voy con cautela sobre la fe. No le he dado poder suficiente por si falla duela poquito. Hoy es lunes con cara de martes. Volveré a dormir, quizá cuando despierte, las horas se hayan acomodado para que el lunes vuelva a tomar el lugar perdido. Los problemas han hecho mella en algún lugar del cerebro. A veces consigo resolverlos con un artilugio mágico. Otras veces sólo duermo. El hombre sin memoria se quiso suicidar pero olvidó cómo hacerlo. Entresijos de colores adornan su mundo y el mío. Nunca fue tan nuestro como ahora. Volveré tal vez a corregir errores del escrito de hoy si la tendencia permite hacerlo. Si no vuelvo es que encontré mi lunes perdido en las manos del Señor.
Acomodar recuerdos en el desván de las derrotas. Comenzar por no olvidar los gratos. Mente selectiva dicen. Lo que diga poco importa. Valor de lo perecedero.

miércoles, 11 de octubre de 2017

¿Qué crees?

Mañana será un mes en el que desahuciaron a mi Alter Ego perro. Benito Tiki por tercera ocasión dejó con un palmo de narices a la muerte.
Se puso muy enfermo de un momento a otro. Adelgazó como si alguien hubiera comido sus carnes. Ya he dicho que cuando alguien enferma en casa el más grave va al médico. Digamos que siempre tengo esa suerte. Esta vez cambié mi visita al especialista por llevar al veterinario a mi perro. No, no tengo buen corazón simplemente es sentido común. El Alter está viejo, necesita cuidados y yo... pues ya sabemos que de alguna manera se resuelven los problemas de salud.

Lo llevamos al veterinario un día 12 a pocos días de la pérdida de mi otro chihuahua. Era tal el estado de Tiki que enterneció a la médica. Lo revisó de todo con bozal de por medio. Tiki no tiene dientes pero muerde y duele hasta el último de tus te quieros.

-Está muy mal- dijo la doctora. Insuficiencia renal, hernia discal, soplo en el corazón aunado a la vejez lo hacen no apto para operarlo. Lo mejor es dormirlo. Se ve- continuó- que lo han cuidado muy bien para la edad que tiene y por lo que se ve lo quieren mucho, no hay otra opción.




Benito Tiki mi Alter Ego perro.



-Denle lo que quiera de comer, sáquenlo a pasear, consiéntanlo, cuídenlo de los chiflones de las ventanas y puertas, Tiki no está produciendo su propia temperatura hay que mantenerlo abrigado.

Voy a aplicarle una inyección para que puedan despedirse de él. (Para mi familia las mascotas no son tales son miembros de la familia y como tal los tratamos).

Con lágrimas inacabables Laura y yo nos llevamos a nuestro perro. Por obvias razones la decisión recayó en mi. Es mi compañero en estos últimos años. Tenemos un vínculo indestructible por esa razón ¨hicimos¨ -él y yo- un pacto. Cuenta la leyenda que en la vida se tiene que cuidar un perro para que al morir este sea el encargado de ayudar a cruzar el río que separa la vida de la muerte. En mi caso Tiki será el que me acompañe. (No se rían, esto es serio, conservo dentro de mí algunas creencias de mis ancestros aztecas).

Yo fui más allá. ¨Hablé¨ con mi perro para acordar que el que se muriera primero vendría por el otro. Por la mirada del Alter Ego su muerte no está muy lejana. Están en lo correcto señoras y señores Tiki no se murió. Dado que reaccionó favorablemente al medicamento lo llevamos al día siguiente al veterinario. La doctora le aplicó esta vez una inyección con morfina para darle un poco más de tiempo y todos pudiésemos verlo.

Nada, igual que las veces anteriores Benito Tiki le azotó la puerta en la nariz a la huesuda. Supimos que estaba fuera de peligro cuando sin pensarlo brincó para morderme mi manecita. Desde que enfermó se había vuelto callado. Un ser invisible habitante de mi casa dormido bajo una cobijita blanca.

Pues eso nomás, el Alter Ego sigue vivo ante el asombro de todos. La doctora ha dicho que le demos una buena vida y que ahora que está disfrutando lo durmamos. No haremos eso. Mi perro está feliz. Ha recobrado el apetito -el peso no- brinca, ladra, muerde, en fin está vivito y coleando.

Puede ser que me esté esperando para irnos juntos no lo sé pero mi Tiki me ha enseñado a vivir a pesar de que de pronto todo esté en contra. Con él a mi lado nada me asustará cuando llegue al inframundo.

Y ya eso es todo, chido ¿No?




















miércoles, 4 de octubre de 2017

Me-moría sin recuerdos

Volví a sentir el terror que me da salir a la calle. Hace unos días lo expuse a mi familia. La vorágine también trajo la desmemoria. Cuando tengo que salir pienso en otra cosa para no dejar que el terror ancle mis pies al pavimento.
Actitud ante todo.
Respiro hondo. Miro a los lados para ver que no haya nadie. Doy los primeros pasos agarrándome de la protección. Todo normal nadie me mira. No pienses Flor, no pienses. El miedo está acechando, no le des cabida. Miro sin ver.
No me veas ¿No ves que no puedo caminar? Fijo los ojos en los pies. Logro sortear las miradas de quienes creo me están viendo cuando en realidad ni se dan cuenta de mí. Este maldito miedo inhibe mis deseos de gozar la libertad de ser quién la mayoría ignora. Una viejita mamona con aires de grandeza y actitud arrogante. ¡Abran paso so palurdos!
Pienso lo bello que se llevó de mi el tiempo. La melena negra con rizos de ilusión. Blah a nadie importa quién demonios fuiste. Tranquilízate. Lo que ven es lo que saben de ti sin contemplaciones. Hace frío ¡Bendito clima de octubre! Las montañas a lo lejos se ven bonitas con sus rebozos de nube. Parece postal de las que venden en el centro.
He llegado a donde voy, empecemos el camino de regreso. Perfecto, nadie me mira. Una ligera llovizna comienza a caer. No la siento ¡Corre por Dios está lloviendo! ¿Qué es correr? La desmemoria se llevo conceptos. Cuento los pasos. Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Caben cinco pasos en cada tramo de banqueta. Uno, dos, tres, cuatro, cinc...¡Maldición no me veas! Mi vecino el asesino ha salido y me mira. Uy. Un...o...dossss... Tr... Pinche madre los pies se volvieron de plomo. Me paralizo. Contesto su saludo sonriendo pa' que no se de cuenta. ¿Cómo chingados dijeron que debo hacer para salir del "congelamiento"? Trastabillando sigo el impulso de mi cuerpo, nomás falta caerme pa' redondear el numerito. Logro dar un paso aferrada al bastón. Concéntrate nadie te mira. Viene la parte más difícil. Cruzar la calle. Volteo a ver si no viene coche. Nada. Mis pasos lerdos, lluviosos, dubitativos terminan por agarrar el ritmo. ¡Vientos Flor de María, lo hiciste muy bien! Sin loas corazón te falta el otro tramo de la calle. ¿De dónde salió ese coche? ¿Y esa gente que te mira? Pies.. Pies.. Pies por favorcito no me fallen. Olvido que no sé caminar y sigo con la lluvia tomando por asalto mi cuerpo. Estoy hecha una sopa.
Abro la puerta. Sana y salva me miran los chihuahuas. Respiro profundamente. Logré llegar sin un rasguño. Mañana otra vez y luego otra vez y miles de otras veces tendré que salir para que el terror de caminar sola no se apodere de mi. Actitud chingao. Después, mañana o pasado encontraré ocasión de quejarme que para eso nací. Será el tiempo quizás lo que algún día me permita vivir sin lanzar a los aires un ¡Maldición! Total qué más da si para morir nacimos. Con o sin ayes de impotencia el mundo sigue dando vueltas.


Click.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje