Páginas

sábado, 17 de octubre de 2020

Cara así como de cartón piedra

Hace poco más de cuatro años nos enteramos de un joven estudiante que había inventado un aparato para que las personas enfermas de pp pudieran salir de la rigidez que no les permite caminar con normalidad.

Para entender esto debo decirles que los pacientes de pp además del movimiento, presentan rigidez en los músculos haciendo que estos se vayan atrofiando y con el tiempo quedar tiesos como figuras de cartón piedra.

El inventor necesitaba por ese entonces patrocinadores que se interesaran en el proyecto para financiarlo. Convencerlos es una ardua tarea máxime que la enfermedad era casi inexistente a la vista de todos.
Por ese entonces yo no estaba en las condiciones en las que ahora estoy. Todavía podía hacer muchas cosas y no ser el bulto que soy.




Laura ¿quién más? ayudó a darle voz para que conociera más gente el dispositivo.  
Pasaron más de cuatro años que no hubo noticias de nada.
Hace como un mes el inventor se comunicó con Laura para preguntar si yo estaría dispuesta a hacer unas pruebas con el brazalete. (El invento es un brazalete). Laura dijo que sí pero como dice el dicho: El hombre pone, Dios dispone, llega el diablo y todo lo descompone.
Un día antes tuve una crisis fortísima, de las que pocos salen libres sin un solo raspón. Me  negué a ir ala cita, pero como el miedo no anda en burro al último momento acepté ir. Total qué podía pasar si nomás era ponerme una especie de reloj en la muñeca, encenderlo y listo. 

Me hicieron pruebas de caminata para ver el grado de dificultad que tengo para caminar. Salí elegida a pesar que en espacios amplios no tengo mucho problema como en espacios pequeños.
Estuve usándolo un tiempo, después me hicieron otra prueba. La cosa es que con el brazalete los problemas se reducen sin desaparecer. 

Después de diez años de investigación el brazalete que consta de un dispositivo que produce pequeñas vibraciones haciendo que el paciente al congelarse la marcha pueda seguir caminando sin necesitar ayuda de nadie.

Tomará otro tiempo para afinar los detalles para poder salir al mercado.

Para los pacientes del pp es una muy buena noticia tomando en cuenta que aún con todo y que el parkinson es la segunda enfermedad neurológica más importante después del Alzheimer, somos invisibles.
Pocos conocen de qué va si no es porque son afectados o cercanos a un enfermo de pp.

Eso es una buena noticia ¿o no?

Dicho lo dicho  vuelvo a la burbuja de silencio ominoso. Me siento cool con mi brazalete de espía.
Hola, sí, de este lado la MaLquEridA, ¿allá quién?

¿Aló?


Adeu



Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Nunca a un ser extraño le llamé mi familia