Páginas

jueves, 31 de octubre de 2019

Una cosa tan así como muy solita


Amigos queridos y amados: quiero decirles que contraje una enfermedad mortal.

Una que ha carcomido mi corazón y ha empezado a atacar mi cuerpo. No. No es el pp, acuérdense que ese no mata, nada más carcome mi cerebro; por eso dejé de ser inteligente convirtiéndome en estas hermosas ruinas ajadas por tanto antidepresivo y tal. La enfermedad que tengo tiene muchos nombres. Les concedo el honor de llamarle como quieran.

Empezó hace ocho años, la edad que tiene mi nieta. Acabó con mi corazón, ya les digo. Mi yo estúpido le llamaría 'autoengaño'. Siempre fui un tanto ciega. Mi yo sereno le llamaría 'realidad escondida'. Mi yo de ahora le llama 'desamor'. Y pues sí, esto se acabó, de veritas se los juro que es así.

Nada cambiará nunca mi amor por Barry. No puedo decir lo mismo por él. Somos identidades diferentes y listo, es todo. Previendo que esto llegara a pasar, fui practicando el desapego. Dejo ir lo que no necesito, lo que no quiere estar conmigo. Lo que no pudo ser. Es duro dejar lo que tanto se quiso pero es como debe ser. Los que no están, es porque su camino era diferente al mío. Mis cosas no son más mías. Entonces abro mis manos para dejar ir. Que no sean cadenas ni lazos los que nos unen sino por el placer de sentirse bien con alguien.

Nobleza obliga, compañeros. Aquí escribí mi historia de amor, justo es que aquí se escriba el fin. La enfermedad se llama Barry. Créanlo o no me, duele más que el puto Parkinson. Amo a Barry, amigos, pero esto no tiene cura. Moriré con su nombre en mi corazón y su sonrisa en mis pupilas. No, no se asusten no me voy a suicidar. Es que todavía no encuentro la forma de hacerlo sin que mi familia sufra. Le dije a Laura que me llevara a Bélgica pero pues no hay manera. Igual me voy a morir, un poco más lento como mi vida es ahora, pero no hay más en el horizonte.

Gracias amigos, voy a tirarme al último rincón de mi vida digna. No me digan pobrecita, de ninguna manera lo he sido. Luego vuelvo. Cuando todo haya pasado.

Los quiero amigos. Emilio, también a ti. A mis amiguis verdaderos, muchas gracias. Voy a inundar el mar con mis lágrimas para que nadie se de cuenta. Ustedes no saben lo que es vivir sin Barry, yo tampoco...

Este cuento se acabó.
Adieu.

domingo, 20 de octubre de 2019

¿En qué te puedo ayudar?

El sonido del silencio lacera los tímpanos. Lastima la memoria. El zumbido desmenuza en cruel hartazgo las palabras dichas. Ni siquiera los grillos lo aplacan con sus violines extravagantes. Sus Stradivarius genuinos made in China terminsmar por sucumbir ante el golpeteo constante del silencio.
Ni ruido de motores se escuchan o los graznidos de los pájaros negros habitantes del tejado se atreven a cortar el hilo transmisor de la locura.
Cierro los ojos. No hay más que hablar. Nada puede subestimar tu inteligencia. Los malos pensamientos hay que desecharlos para que no dañen la cajita de recuerdos donde guardas las querencias añejas que persisten renaciendo cada cierto tiempo.
¿Cuánto tiempo falta para terminar con este sonoro zumbido?
El silencio, los grillos. El silencio tú. Los grillos. Yo. El amanecer de los justos no tiene consecuencias. No me saques de tu vida. Bueno pero me avisas antes.
Gané una batalla de la guerra perdida. Cuando se sabe el final se lucha con más encono.
Silencio en modo avión. Y luego google calladito pregunta en la pantalla con letras mudas, de un negro esperanzador: ¿En qué te puedo ayudar?

En nada google, en nada. No te creas tan eficiente. Mira tú que puedo desaparecerte con un click silencioso.
Silencio criminal, canta en mi oído como cuando Enrique comenzó a enamorarme con sus melodías tremendamendamente meláncolicas pero esperanzadoramente ciertas.
Dame el título para pensarte la canción más bonita del mundo.

¿Y si grito para remover el silencio? Mala idea, los dormidos despertarán asustados creyendo que es otra pesadilla que me atacan de continuo.

Escuchen... malamrnte abstracta.










jueves, 17 de octubre de 2019

¿Qué pasa?

¿Qué rayos pasa? Reviso el blog y mis entradas están llenas de spam. Comentarios basura que me interesan en lo más mínimo.
Los borro y entonces se borran absolutamente TODOS los comentarios de por lo menos cinco entradas.

No entiendo ni una jodida jota.










Estoy en el punto más alto del enojo :O Que alguien me explique :'(

viernes, 11 de octubre de 2019

De vistas y pasados enclenques

Los días duran lo que deben ¡Alabado sea el señor! Las noches pasan como  suspiro. Al tiempo le han colocado un marcapasos de última generación. Bendito amor. Los sicarios mueren abatidos por las balas de los intereses. Mediática forma de mover el mundo. Taim is money. Te es concedido el derecho de vivir como quieras, morir no te compete si obedeces al destino. Esgrime la espada de tu furia sobre las cabezas del abandono. Tienes oportunidad de reconstruir un tramo peligroso de tu vida pasada. Aquel que cruzó las miradas contigo cuando tu infancia empezaba a huir  puede resolver las dudas. ¿Qué pasaba por la cabeza de tu orfebre esos instantes? ¿Lloraba por ti el abandono que no era tal? Du yu remember? La vida se arranca la máscara de derrota. La oferta de oportunidades es única. ¿Se lleva esta pieza del rompecabezas de su vida señito o prefiere dejar de lado la oportunidad de saber una de sus tantas irrealidades que no la dejan dormir? El tiempo ha empezado a agitar sus alas. Más antes que después emprenderá el vuelo sin volver la vista atrás para no arrepentirse de dejarla a salvo lejos de su regazo aunque eso conlleva la incomprensión de toda una vida. Yu noug guar ai min? Los depredadores de infancias debían ser molidos a palos. ¿Lo toma o lo deja?  Recuerde que después como en todo, ya no habrá marcha atrás. ¿Vale la pena develar el misterio? Usted decide. Piénselo marchantita, ahora o nunca. Never again. El mundo es de los audaces y de los felices que tapan el sol con un dedo. Los hacedores de engaños están al acecho. La tranquilidad por una verdad o la mentira por una sonrisa. ¿Guat du yu sey mam?

















martes, 1 de octubre de 2019

¡Runnn!

La semana pasada llamaron de las oficinas locales de un partido político para avisarme de la donación de una silla de ruedas.
El requisito era la copia de mi expediente médico donde dijera que tengo pp.
Obvio no lo tengo. En las recetas y carnet no lo indican.
Dado que vivo en la antesala del infierno y el hospital al que asisto está al otro extremo del mundo no puedo conseguirlo. Tenía poco tiempo para conseguirlo.
Hice lo más sensato, rechacé  la donación. No quiero distraer a mi familia de sus empleos. Tampoco quiero pierdan su tiempo en el tráfico de esta caótica ciudad. Con lo suyo tienen.
"Lo que no es para ti no es para ti".
Además ya había ido con Barry días antes porque me dejé convencer por la señora gordita representante de los vecinos de mi calle.
Aí vamos Barry y yo con nuestra cara de pendejos -no nos gusta pedir ni agua- pero como mi silla tiene un chichón en una rueda pus dije va.

Para abreviar diré que nos mandaron mucho al carajo. Bueno no pero así lo sintieron mis mejillas al ponerse coloradas.
-Te dije que no vinieramos Barry
-Pues tú que andas experimentando nuevas velocidades paquidérmicas.
-Vámonos a la chingada
-Dale, dame la mano paloma.

No conseguí silla quesque "personalizada". Lo que obtuve fue que mi casi hijo Pogh busque la refacción para la mía. Con eso de que nunca nadie había usado silla de ruedas pos todavía se nos cierra el mundo.

Eso de querer ser primera en todo en ocasiones no conviene.

Digan click!










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales