Páginas

miércoles, 1 de febrero de 2023

Dios agoniza

No echo la culpa a Dios de lo que me pasa, yo y nadie más soy responsable de mis actos. Orate o no soy consciente de lo que hago. 
 Cuando estoy ida lo maldigo porque me dio un "castigo" inmerecido. Después, serena le pido disculpas en nombre de la amistad que tuvimos cuando era niña. 

¡Blasfema! dirían las plañideras desconocidas de mi pueblo. ¡Arrepiéntete infeliz! diría el sacerdote francés de la Parroquia de la Concepción donde todos los domingos -hasta que fui inconsciente- íbamos a misa de 7, cuando el gallo equivocaba su canto con un cocorocó amodorrado. Los gallos afinan su canto a la luz del desfalleciente titileo de las estrellas diáfanas del amanecer.

Nos levantaban tempranito para conocer a Dios y los milagros que otorga a todos aquellos creyentes ciegos de su infinito poder. ¨Pídele a Dios con mucha fe, él escucha a los niños¨. Yo creo Dios era sordo en ese entonces o sería que la fe no era algo a lo que yo me arrimara.  ¿Puedo quedarme a dormir otro ratito?
Así te va a decir cuando le pidas ayuda: Espérame un ratito. Dios es inmediato. No espera.

La fila de chamacos somnolientos detrás de mis padres se iba acortando al paso de los años. La cara de Dios se fue perdiendo en el transcurso del tiempo. Todos al paso de los años renunciábamos a seguir creyendo en alguien tan ajeno y tan lejano como la distancia que hay entre el cielo y mi cabeza.

Con él se fueron los rezos, las peticiones absurdas salidas cual cuentas del rosario de mi primera comunión; "cuida a mi esposo diosito y a mis hijos y a mis hermanos y a mis cuñadas y a mis tíos y a mis primos y a mis perros y a los niños de la calle, amén.
 
Un día de súbita claridad, cuando todo marchaba mal y siendo precisamente cuando más me acordaba de él, entendí que Dios no castiga sino que es uno mismo el que se flagela con látigo de cinco puntas. "Algo muy malo debo haber hecho para merecer esto". Busqué, busqué y busqué en mi interior lo terriblemente abyecto que pudo suceder por mi culpa. En mi otra vida quizás porque en esta he sido más bien boba. Los bobos no hacen daño, son sólo bobos y ya.

No ví a Dios pero encontré la mirada eternamente triste de mi madre, a mis hermanos ausentes que no volví a ver jamás. Encontré la sinrazón del alejamiento de todo aquello con el que pudiera tener contacto físico. El abandono -que no fue tal- al que fui sometida por mi misma durante dos años fueron cimiento de lo que ahora soy.  Una mujer casi sin recuerdos. Exenta de rencores no hay más que hablar. El viento se llevó la esencia dejándome un suave perfume de nomeolvides.

Dios comenzó a agonizar desde antes que yo cumpliera ocho años. Hace poco le grité en mis silencios lo mal que me trató hasta antes de llegar Barry. Vociferé, lo insulté, le recriminé todo el dolor por el que pasé. Dios es silencioso.  Yo también. Llegué a este mundo sin hacer ruido.

Consciente de lo pequeña que soy dejé de persignarme, tal vez buscando un enfrentàndome sin miedo a él. Mírame, no he puesto tu escudo protector sobre mi frente. No tengo miedo Dios, dije por lo bajo, no vaya a ser el diablo y ora si me escuche.
 
Pasado un tiempo prudente, vi que no pasaba nada. Con o sin él la vida marchaba. ¿Estás ahí Dios? 

La memoria ha perdido fuerza. Por las mañanas más por costumbre que por convicción, hago un simulacro de señal de la cruz antes de bajar las escaleras. El Cristo negro crucificado no me mira. Disimula viendo para otro lado.  Cualquiera que viera el ademán pensaría que espanto fantasmas. 
 
Sé que cuando yo muera, Emilia se encargará del novenario que en mi honor se rece. Pedirá por esta alma perdida en busca del Señor. Siendo católicos de pura cepa, Los Apellidos Ilustres también orarán por mí sin preguntarse jamás el porqué de mi alejamiento para con ellos. Son nobles. El gran corazón que poseen -herencia de mi madre- les ha permitido acercarse al ser extraño que esto escribe. Mi pelea con Dios está por finalizar. Estoy vieja, enferma, tranquila, mi sabiduría de vieja volátil sabe que el tiempo llega. Nada me grita más que el tiempo se acaba cuando veo mi imagen en el espejo o cuando me toman una fotografía. No hay nada más sincera que una fotografía. Se puede imaginar lo que representa la imagen pero la cara, el rostro grita el tiempo que se escapa entre los dientes, el pelo cano, la simetría de una sonrisa fingida. Pose falsa porque una no está acostumbrada a verse a través de una lente. Sonríe, 
click! 

Dios de imagen no es Dios.  Es un alguien desconocido, igualito que yo en fotografía. La viva imagen de la inexistencia sempiterna de una fe encadenada al miedo a lo desconocido.

Tal como como siempre digo: Dios y yo nos ignoramos. Él hace como que no me ve y yo hago como que no existe.

Queda mí palabra escrita aquí como prueba única de mi insistencia en no existir.



Bona nit***













viernes, 23 de diciembre de 2022

Indalesio de la Tierra, Dorantes y de la Prada, amante del blanco puro.


Historia 1
Escrita en debrayes obscenos
dictados a  la computadora
durante los sueños aterradores
de la MaLquEridA
bajo los efectos de la Rasagilina
recetada por el neurólogo de cabecera
durante todo el proceso de una enfermedad
del que se entendió por la hermosa dama  en cuestión
en puntos muertos, la noche descrita en infiernos alternos entre ángeles y demonios.

Y el BarryCantor, amante de la música del Grupo Firme,
cantante autorizado para entonar cerquita del oído casto de tal música, 
irreverente, gritona, directa al corazón sin escalas de ¨Ya supérame¨
dulce canto virginal en la voz del eunuco sin botas ni camisas vaqueras
del excelso tenor, barítono, Edwin Cazares y Christian Téllez.
Berreando al más puro estilo ¨Doble, triple, millonésimo cantante del famoso grupo. Barítono del salsipuedes. La banda delimita las melodías sin sexo pero llenas de amor carnal. ¨Nada de sexo que somos decentes¨.

Adoradores del verso fácil autorizados por ¨El Mimoso¨. Menudas copias graciosas 
indudables para las melodías
hecha por los mismitos ángeles,
tierna, 
mensaje subliminal que habla de darse la gran oportunidad de olvidar
de ese amor en otros brazos o ¿en otras piernas?
Puede ser El Mimoso, 
de las mujeres con dueño,

Cantador ignoto, amigo leal de Cucs, perro chihuahueño, ¨no crece¨ certero
del casihijo de la MaLquEridA. Cucs amante del saludo canino, gusta de saludar metiendo el hocico en salva sea la parte de quien llegue a saludar.
¨No te preocupes, así saludan los perros, oliéndose el trasero¨. Gracias a Dios y su divino nombre no soy perro. Viviría metido bajo las faldas de las mujeres. Calle boca mijo, son la gloria de Dios.

Haiga cosa, diría Don Cruz Treviño de la Garza y Garza.

Cucs perrito chihuahueño crecido de tamaño inmisericorde.
Perrito de pelaje rubio, sin educación, peleonero, cogelón por observación, 
Sodomita por ignorancia, tragón sin válida razón,
violador del lugar más sacro y  puro del cuerpo humano, con esa nariz respingada pulula en los aromas intrínsecos de las bellas señoritas y fragantes caballeros.

Cucs viola tal espacio con la fría nariz ¿ya lo dije?
preséntase de tal modo a todo aquel que tenga por suerte visitar la casa del Barry. Master del sexo, erudito de la cópula sin calcetines,
profesional de todas las artes amatorias antiguas hasta las más actuales,
sin fijarse mucho en el trasero voluptuoso de marchantita en cuclillas.
epicureo caballero con el ultrarrecontra único pensamiento:
¨Teniendo agujero, aunque sea del compañero¨.
¨Teniendo hoyo, aunque sea del pollo¨.

¡Agarren sus gallinas! el Casanova Chu Chu originario del sagrado barrio de Tepito Barrio Bravo, cuna de próceres y gentiles caballeros, Pachucos del domingo bailan al son del sazón sobre un tabique arrastrando la punta del pie como quien dibuja un beso de filigrana en la boca voluptuosa de la última virgen de González Ortega No 65 Interior 4
¡Hasta que te conocí una con zapatos! grita doña coneja al joven novio quien sonrojado toma delicadamente de la mano a su novia para llevarla a conocer a toda la familia, ¡cómo chingados no!

¡Cuiden a sus gallina que mi gallo anda suelto!

El amor primorosa dama debe hacerse con tal delicadeza como si usted misma fuera cog... digo, amada
por usted misma frente al espejo, amándose en el delirio mismo de sus ojos zarcos.
Yu nou were a min?

¡Vámonos por el éxito que el fracaso es gratis!

Hablemos de la conveniencia de no decir nada que afecte a nadie. Nadie siempre sale culpable del oscuro deseo asomado bajo la falda de una incipiente señorita curru cú, curru cú.
Indalesio de la Tierra Dorantes y de la Prada avisa a todo aquel que lo requiera que muy pronto estará dando consejos en Contry Sorprais, mero enfrente de la explanada de la delegación. Llevará a su perro y su fiel acompañante Corina Izaguirre y de los Ríos. Pura finura en ese valle de palabras sin conexión que acabo de ensartar en este blog porque de nuevo las ganas de escribir cosas sin sentido asomaronse a las yemas de mis dedos.

Sea pues lo dicho queda dicho.
Voy a dormir al arropo del CBD sin mesura.

Digan Click si quieren y si no pues no, que miren ustedes en este blog hay democracia, mientras no se metan con mis letras, si lo hacen los hago polvo y los tiro al viento igual que las palomas serranas de currucucú silencioso. Acostumbradas a amarse en secreto bendicen la suerte de darse amor en sus piquitos pichón.
Esta vez tiene la noche un árbol donde escondida la luna atisba a los fantasmas que habitan en mí y que sólo por hoy asomaron la nariz debajo de mi cama.

Adeu







  





sábado, 17 de diciembre de 2022

Romancero de los dos extremos

Si hablas de perdón, hablas de culpas. Para mí la culpa no existe. Pos si, dos pensamientos distintos, libres. La vida sigue, sí. Yo estaba en este lado del mundo. Tú en el otro extremo. A la lima y al limón. 
En lo geográfico y en lo terrenal, tú estás en una orilla. Yo en la otra. En el fondo soy de la ¨racita calé¨.
En el fondo soy raíces. Claro que las dos tribus viven fatal. Una figura Hernán Cortés. Nada que ver, La Malinche. Sólo para darse a entender. Sembrando flores en el mar.?  Todo eso ¿de quién es?
El extraño que llegó del mar. Hablabas de ¨racita café¨. Yo del hombre que hizo temblar un mundo. Un océano de distancia entre el Caribe y el Mediterráneo. Una cosa es compartir, la otra dominar.  No pues ando perdida pagando culpas que no sé quién hizo antes de mí. Puede que nadie, puede que hayas sido tú misma sin darte cuenta. Como un agujero en el espacio sin fin: nada. La Rueda de la Fortuna no existe. Existe El Cuerno de la Abundancia, Lo más malo que hice fue robar unos zapatos que me habían regalado pero pus si ya me los habían dado, porque eran míos ¿o no? Tomé lo que era mío nomás, eso no amerita castigo según mi escala de culpas y castigos de cuando siendo niña. Recibía lo que no me busqué.
Lo que pagas ahora no pertenece más que a esta vida. En la otra me llamé Kak Satélite. Suena muy bonito, así como que no eres sino un  ser solitario. Es un dolor brutal. Al final de la vida termina uno siendo todo lo que de aquello no quiso. Viejita, bobita, enojona, simple. Ah no, simple he sido siempre.
Nunca creí que alguien pudiera regalarme una biblioteca para resarcir el tiempo en que la juventud se debatía entre ser feliz o un poco desgraciada. Comprar un libro o caminar para ahorrar. La vida es un eterno entre el sí y el no. Aunque en la vida pobre el No reina con frecuencia, haciendo que la gente no sea feliz. Eso mismo pienso. El dinero no da la felicidad, ah pero como ayuda. Quiero ser rica pero un poco desgraciada.Y si no me creen pus no me crean.

No hay tiempo para arrepentirse.  Nada vuelve para corregir. Nadie llega tarde a la vida de uno, llega en el momento justo. Escrito está. Si no me crees allá tú, sé de lo que hablo.
Un solo momento corregido cambiaría toda la vida. No se puede comenzar otra. Es la misma nomás que hacia otro rumbo. Una vida en ocasiones te revuelca y en otras te envuelve en el hálito frío de la felicidad comprada.

Lueguito terminando el día amaneceré rodeada de los espectros que me habitan. Los pocos que quedan me acompañarán al final de mis días. Todos aquellos para los que fuí una nube en su cielo discordante con el mío. Aquellos que aceptaron lo que soy y lo que fuí pasando como olas en el mar de la vida, en ocasiones chocando contra las rocas de los diferentes caracteres que como seres in-humanos nadábamos contracorriente.  Que difícil explicar cuando la vida va, con la simpleza de las palabras rebuscadas.

Romancero de los dos extremos. 

Cosimo en su dique. Jesusa a la orilla del mar, impávidos observan a lo lejos la tierra que los separa.Un faro con una luz muy brillante les dice que aguanten, que la vida es más que un desacuerdo. 
Cosimo y Jesusa sienten un apretón en el corazón al ver como el tiempo que se fue les ha dejado un vacío en el alma. Cuánto tiempo perdido y sin embargo la vida siguió. Con ellos y sin ti.

El mar que los separa será el mismo que en el ocaso de la vida, los espere con los brazos abiertos aguantando el empuje feroz de las olas bravas. Cosimo y Jesusa viviendo uno en el futuro y la otra en el pasado convergen juntos en la vida que aún no se escribe.

Me duele el corazón, de veras me duele. 
Mañana cumplo 64
Me duele el corazón que casi me ahoga.
Cumplo 64
mañana
18
Tercera posada
La vida va.


*Gracias por la vida que me dan con sus palabras y su presencia. 
Gracias
Gracias
Gracias.










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (129) ...RKO (2) 2010 (1) abandono (19) abuela (63) agradecimientos (15) alucinados (87) Amigocha (1) amigos (117) amor (34) amor y desamor (13) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (163) berrinche (37) besos (14) blog (70) Bunbury. (21) Calixto (4) cambio. (22) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (23) conciencia (37) conciertos (4) confusiones (34) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (70) cuentos de-mentes desequilibradas (126) culpas (21) de película (25) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (20) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (79) Ficciones (44) Flor (262) flores (15) fobia (12) fortaleza (14) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (7) heridas (28) hermanos (38) hijos (50) historias (168) historias.MaLquEridA (159) hongo... (20) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (82) huesos (6) ilusiones. (13) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (40) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (11) los 200 (1) lunares (2) malo (37) Malo. (23) MaLquEridA.sueños (48) mamá (36) mascotas (70) mchálas (6) me cae (8) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (87) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (18) nueris (7) olor (6) padres (30) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (1) radio (3) raros (3) real (30) realidades (72) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (21) sobrinos (4) soledad. (8) sueños guajiros (66) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (18) unión (7) utopías (15) vas (7) vergüenza (9) vida (57) vida. (30) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (5)