Páginas

viernes, 19 de agosto de 2022

Nock tri taims

Hace pocos,  poquísimos años en que yo bañaba a La Bella, la vestía, peinaba, le daba de comer, en fin, todo lo que una hermosa abuela hace con su amada nieta.

Ha sido Natalia quien el lunes pasado ha tocado a la puerta de mi recámara con la clave secreta inventada por ella para saber si hay paso libre. Toca tres veces. La reconozco. 
-Pasa- respondo.

Acabo de ducharme, las pocas fuerzas en mis piernas me sostienen de milagro.
-¿Quieres que te ayude abuela?- pregunta observándome 
-Si por favor- digo mientras intento tapar con la toalla la desnudez de mi cuerpo. La Bella ha visto desde pequeña la desnudez de su abuela. Nada que esconder ni de qué arrepentirse.. Nada le asombra del costal de huesos que me conforma.

Después de untar la crema comienza a vestirme. Es ella la que ahora da instrucciones para mì bien vestir.
Hablamos de la vida, de mis lunares par, de lo largo de mi pelo. Hablamos mucho. Cuando La Bella y yo estamos juntas, todo es armonía. Obvio sin celular de por medio. Los niños de hoy tienen un vínculo extremado con la tecnología, casi como el aire que respiran.
La Bella está más alta que yo. Mientras me viste platica de su vida y lo complicado que es ser niña en esta época.

-Abuela ¿qué harías si yo fuera lesbiana?
Cof cof cof, casi me ahogo con su pregunta dardo.

-No lo sé- respondo ocultando en mi rostro lo inusual de la pregunta para una niña de su edad.
-En mi salón hay dos niños gay- me dice con soltura natural.
-¿Cómo sabes que son gays?- pregunto 
-Ellos mismos lo dijeron- responde como si cualquier cosa.
-Oakey- digo.

-Abuela, ¿qué dirías si yo fuera lesbiana?- de nuevo la pregunta.
-No lo sé, nunca he estado en esa situación- digo sinceramente la verdad. Cómo saberlo si nunca he estado en el medio de ese caos que debe ser saberse en medio de una complicación. Y es verdad, ahora que Nai dejó de ser hombre me pregunto cómo reaccionaré al verlo. No será más Marquito, ahora es Nai. Para Barry y para mí verlo como ahora es nos llena de incertidumbre. No debiera, ya que nosotros -su familia- lo conocemos casi casi desde  el alumbramiento.

Natalia termina de vestirme. Cepilla  mi pelo dándome una orden: deja que se seque o se pudrirá tu hermoso pelo. No lo ates abuela ¿oíste? 

-Si, si- respondo mientras ato mi pelo con una liga. 
La Bella vuelve a casa. Ya no será más la niña berrinchuda de antes no, ahora será una puberta con voluntad de hierro y un montón de ramitos de preguntas atados a la curiosidad natural de una niña de su edad viviendo en un mundo con demasiada prisa de los seres humanos para llegar a la respuesta de un todo.
¡Ayúdanos Virgen del Chongo Parado!

Natalia vuelve a la escuela, ¡Esto será impresionante!. No la acompañaré al primer día de clases. Es así o como dice su padre, ¨yes, it is:¨ 

Tengo que aprender vocablos nuevos, tales como ¨random¨, para no morir de pena cuando lo diga y tenga que consultar el traductor de Google.

Natalia no será mi cuidadora, ni mi sirvienta. La Bella es lo que es, mi hermosísima nieta., más alta e inteligente que yo,  con un carácter de la chingada, o sea, échense ese trompo a la uña.
















 

viernes, 29 de julio de 2022

No tan descabellada porfis

Hace unos días limpiando a Panchito - plumífero sensei- junté con la punta del pie algunas cáscaras de semilla -alimento del perico- para levantarlas luego, entonces, la Emilia que se encontraba de visita, comentó a Barry: de pequeña, la MaLquEridA no se iba a dormir si no
levantaba todas las basuritas que encontrara en el piso. Aún cuando no había nada, ella encontraba algo. 
Ese recuerdo hizo que visualizara yo, el cuarto grande donde se hizo una chimenea que nunca se usó. Vaya que se necesitaba porque vivíamos en un lugar muy frío. Sepa la bola porqué nunca la usamos.
En ese cuarto dormíamos los hijos, o sease era un cuarto muy grande que sería usado como sala la cual tampoco usamos. Era un sitio abierto donde los hermanos teníamos vista completa de todas las camas. Eran tres o algo así, eso daba pie a que mientras todos acostados esperaban a que el último apagara la luz, casi siempre yo por lo que les diré. Por cierto cuando el que apagaba la luz siempre corría a su cama porque nos daba miedo ël coco¨ o el ¨señor del costal¨ quienes para su información, en donde vivíamos si existían tales tipos nada más que era el señor que soldaba las ollas y el tlachiquero -el señor que sacaba e pulque a los magueyes-. Ellos siempre traían sus ropas sucias por su trabajo y yo qué sé más.
También había fantasmas nomás que no los veíamos porque éramos inocentes.

Después de apagar la luz alguien empezaba con su cantaleta -grabada con hierro hirviente en mi memoria- ¨Flor -yo- va a comenzar a recoger sus basuritas¨.  Y si, ese fue mi primer acercamiento al mundo de los ¨diferentes¨ según yo. 
Recogía todo por mínimo que fuese y lo guardaba fuertemente en mi mano de niña preciosa. 
¿Qué hacía con eso después? no me lo pregunten, tengo la memoria corta y el espíritu ciego.

La cosa es que esa acción trajo a la mente de la Emilia y mía lo que hacía de pequeña. Barry de me quedó viendo con su sonrisota. Yo dije: Siii, hacía eso. Incluso tengo un cuento escrito por ahí ¨Arrullo de celofán¨, donde hablo de ello y la razón de mí inexplicable proceder.
A nadie, quizá por lo enfermizo de mi ser, le pareció loco porque todos lo vieron como acto normal sino estaría escribiendo desde La Casa de la Risa, si no es que ya me habría aventado desde lo alto del cielo infecundo.

Ese fue el primero de muchos actos inexplicables de mi aversión a la locura. Por eso mismo ahora que pasó lo de la visita al infierno hice recordar la promesa a Bruno, Laura, y a la Emilia  de no encerrarme NUNCA en la casa esa fea. Si me encierran entonces de verdad habré muerto. Si no es que de verdad soy el eco de un fantasma encerrado en una casa a la que nunca perteneció.

Adeu 


















martes, 26 de julio de 2022

Nomber guan

Texto corto para pasar de largo

by CristyAna Melindrosa.



Señoras y señores, niñas y niños, perros y perritas, gatos y gatitas, etc, etc, etc, le vengo promocionando en este blog solitario y olvidado por su hermosa y desquiciada dueña, un gran invento ideado por mí en las largas noches de insomnio. Algo que a nadie se le había ocurrido (cualquiera que diga lo contrario es pura envidia), un método para dormir antes de lo que nunca imaginó. 

Idee contar del 0 al 100 y de 100 al 0, entrecruzados. ¿Cómo? ash muy fácil.

Comienzan después de todo el ritual nocturno preparado para dormir sin lograrlo., cerrando los ojos sin apretar. Suavemente. Sin dilación, -debe ser rápido- comienzan:

0 descendente 100
1 99
2 98 ¡rápido, rápido!
3 97
4 96 ¡más rápido!
5 95... hasta llegar al 0 ascendente yu nou?

Si tienen mente lerda les será complicado pero si son listillos e inteligentiosos como yo, lo lograrán a la primera. Esta técnica será suya a la primera noche. Dormirán después de haber logrado el éxito. Si no lo lograron es porque... porque... porque, ustedes no se complican la vida, pa´ no ofender a nadie, ya ven que hay mucho genio descubriendo todos los días el hilo negro.

Pues, nada, este es mi gran idea para ayudarlos a conciliar el sueño a la voz de ¡Duérmete ya carajo!


El gusto es todo suyo.


Bon dia







Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (129) ...RKO (2) 2010 (1) abandono (19) abuela (63) agradecimientos (15) alucinados (87) Amigocha (1) amigos (116) amor (34) amor y desamor (12) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (162) berrinche (37) besos (14) blog (69) Bunbury. (21) Calixto (4) cambio. (22) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (23) conciencia (37) conciertos (4) confusiones (34) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (70) cuentos de-mentes desequilibradas (124) culpas (21) de película (24) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (19) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (79) Ficciones (44) Flor (261) flores (15) fobia (12) fortaleza (14) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (7) heridas (28) hermanos (38) hijos (50) historias (168) historias.MaLquEridA (158) hongo... (20) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (82) huesos (6) ilusiones. (13) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (40) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (11) los 200 (1) lunares (2) malo (37) Malo. (23) MaLquEridA.sueños (48) mamá (36) mascotas (70) mchálas (6) me cae (8) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (87) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (18) nueris (7) olor (6) padres (30) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (1) radio (3) raros (3) real (30) realidades (72) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (21) sobrinos (4) soledad. (8) sueños guajiros (66) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (18) unión (7) utopías (15) vas (7) vergüenza (9) vida (56) vida. (30) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (5)