Páginas

jueves, 28 de marzo de 2024

Por un si acaso vuelves

Ya pasó todo, a lo que sigue. Dale a las tragedias y al amor el tiempo suficiente para morir y fortalecerse. En ese orden.

Todavía tienes dedos y fuerza y letras e ideas e imaginación y actitud y una hoja blanca y poesía de esa tuya tan mal escrita y tienes cielo y ojos y camino y un alto y un siga y tienes demasiado y nunca poco. 
Tienes un siempre y un antes. Tienes un mar de olas sin bautizar y un poeta disidente y un amigo a la espera por ti y un jamelgo de patas chuecas y mucho por leer y un retorno ineludible y un te amo aplastante y diatribas inteligibles y palabras por rescatar, desayunos que compartir. Volcanes para escalar y una mentira qué explicar.

Tienes celos.

Y un para siempre sin comillas y sin caducidad y un y interminable. Y unas pastillas no inventadas y una bicicleta sin recursos y un libro no escrito y me tienes a mí que no es mucho pero es todo lo que tengo.

 Tienes dudas agónicas y tres dedos de frente.

Tienes huellas que seguir y un pantalón por estrenar y unas horas flojas y manecillas sin tiempo, y pasos sin rumbo y semáforos sin alto y ¨que le den por culo¨ para entender y un cielo por rescatar y un infierno que compartir. Tienes dos mejillas rotas y un miedo recién adquirido. Un saco de deseos y tres clavos que quitar. Tienes una deuda permanente y los bolsillos vacíos. Mil textos por editar y todos para  borrar. Un ¨¿dónde estabas?¨ mudo y un ¨aquí para siempre¨. 

Tienes un nuevo brillo en los ojos.

Tienes un Tú y Yo por existir y tres poetas desmemoriados y ropa para planchar y besos por redactar y revivir líneas muertas y un Dios para que te explique y unas luces que apagar y otras que prender. Y una luna para asombrar y un sol que no calienta. Amigos que se van y muchos que se quedan. Gestos por descubrir, orgasmos sin construir. Vorágines para detener y piedras para tropezar. Tienes una orden y tres para obedecer. Tienes mil demonios y un futuro pa´ sonreír. 

Tienes todo y tienes nada. 

Mira tus manos escribiendo. Una cabeza pensante, un estómago pidiendo comida. Tienes un ¨maratón¨ por delante. Y una nieta como ejemplo. Una medalla para ganar y un no sé para pensar.

Tienes y eso lo dice todo.

A lo que sigue, los viernes Cinderella Star no desmenuza reflexiones.














domingo, 24 de marzo de 2024

Somos rumiantes


(Pláticas circunstanciales en los primeros tiempos de u
n día que ya pasó pero se quedó en el árbol de satín donde nacen los cuentos para La Bella..


Sentadas muy juntitas, ella y yo aprendemos de la vida. Una vaca pinta. Una becerrita de ojos rasgados. Las dos enseñándonos secretos.

Desmenuzando plácidamente quereres arrojados al vacío inepto de la melancolía costumbrista heredada del lado materno de Los Apellidos Ilustres, Natalia y yo nos sentamos por la tarde a mirar silencios arrejuntados en las alas de los colibríes. Las campanas de la vieja iglesia llaman a nadie, los fieles se han alejado. Fe perdida mucho tiempo ha.

¿Por quién suspiras abuela?

Trocitos de nubes rojizas sabor a añoranza. Cachos de cielo lastimosamente azul asoman detrás de las nubes. El viento feroz mueve las campanas, metiéndose por las rendijas, con un severo ulular inquieto nos trae aromas de anís y laurel de aquellos domingos relucientes.

Dime qué olvidaste del pueblo al que no volverás.

Encima mío, sentada en mi panza -su lugar favorito para retozar- retoma la niña recuerdos recientes. Me pones nerviosa abuela, dime qué piensas.

-Somos rumiantes mi niña- 

Entendida de lo que es un rumiante mueve el rabito espantando moscas imaginarias. Esa sonrisa coqueta mi niña no se la enseñes a nadie que mía sólo es.

Me veo con ella en el pasto tiradas, mirando el infinito, andando juntas el camino que nos ha de llevar a ser inseparables. Juntitas las dos esperamos a la tarde benévola, tímida de sol.

Ella tritura en sus manitas las sonrisas de sus padres. Mamá y papá... mamá y papá... mamá y papá repite en sus sueños cuando ellos no están. Acunándola en mis brazos le lleno de besos la carita de princesa. Mamá y papá no se encuentran muñeca pero estoy yo. 

-¿Hasta dónde me quieres abuela?- pregunta con su claro vocabulario de niña mayor camuflada en un ser pequeñito.
-Más allá del cielo preciosa, hasta allá lejotes, donde el fin no existe.

Somos rumiantes le digo.

Yo, una vaca pinta de ojos grandes con pestañas de aguacero miro el horizonte esperando al que ha de llegar.

Ella, becerrita tierna muge te quieros a Matías, su primer amigo con el que sueña y se divierte en la escuelita. Un beso en la nariz cura la gripe de Mati. La niña lo quiere. El niño la quiere. Tierno amor infantil.
Shhh abuela, no le digas a nadie.

Así los días, nos encuentra el que llega. Peleándonos, jugando, besándonos, durmiendo juntas. Rumiando trabalenguas y palabras nuevas. Haciendo deberes a tan temprana edad. Comiendo yerbas verdes, sanas como debe de ser. Como dicen los que saben, lechuga, espinacas, y yo qué sé nada de comer sano.

Vaquitas de ternura mirando la vida pasar. Yo echada a un lado de la monotonía. Ella abrazada a mi cuello relata cuentos que nos hacen soñar. Ambas dos a la par de juntas como dice por ahí alguien a quien no conocí. Las caracolas de su pelo negro enredadas al pelo blanco mío. 

-¿Qué somos abuela?-

Somos rumiantes de vida mi niña, rumiantes de vida nomás. Vacas tiradas al sol contando nubes de sabor a encanto, pequeña.

Te quiero abuelita. 
Yo te quiero hasta la esquina del mundo. Allá lejos desconocido donde el Sol y la Luna se besan a escondidas. Hasta allá te quiero.
¿Sabes?
Eres una becerrita tierna. Yo, una vaca vieja sin color. A blanco y negro..

















jueves, 21 de marzo de 2024

Sirenas te de Dios que de lo demás yo me encargo

Hace tiempo cuando ataviada como Cinderella Star devoraba el mundo que solita puse a mis pies, pensaba que esto jamás me sucedería. Que aquello no sería permisible en mi vida. Que eso no tenía cabida en ningún instante de mi secreta existencia. Cinderella Star se mofaba de lo ridículas que podrían ser algunas situaciones. En mi mente no fueron permitidas por considerarse abyectas pero el pez por la boca muere y yo siendo una hermosa sirena de pelo negro ensortijado caí como mensa. Soy una "pescada" mensa. Orate y circunspecta. Quién quiera que haya conocido a la "pescada" de minifalda y botas de gamuza no creería lo que ve en este momento. La soberbia me abandonó, el orgullo me traicionó, la lucidez se está yendo en el tren de las ocho. Mi sensatez se perdió en tus letras. Me acordé de una frase de Astrid Hadad pero nah! no la voy a citar porque siempre lo hago cuando hablo del corazón. Como sea, si Dios existe y se acuerda de mi se ha de estar muriendo de risa. "Me río de la risa que me da reírme tanto". Heme pues aquí pensando en la bola de tonterías que dije no me sucederían pero que el destino, la vida o el puto -perdón- karma se está cobrando. De todo ello que dije rescato el valor con que le di cada mordida al mundo. Eso me salva de al menos no morir como una tipa cualquiera. Todo serë menos cualquiera. N'ombre, faltaba más y sobraba menos. Tanto trabajar para formar mi propia e irrepetible personalidad para terminar siendo una flor cualquiera. Flor silvestre que en todos lados se da que no es lo mismo que me doy. Si hasta eso elijo bien dónde voy a quedar. Como sea, sin venir al caso -y antes que el olvido lo borre- de última voluntad pido ser incinerada para no ser banquete de los gusanos -mi némesis- devorando lo mucho que de carne tengo. Dios si existes, procura que mi familia no olvide incinerarme y tirar las cenizas al mar pa' que los peces me coman. Renacer metida en la panza de una hermosa e inmortal sirena pero, ahora -obvio- de pelo blanco y rizos escasos que sólo asome las narices -los peces no tienen nariz pero ¿o si?- en las noches de luna llena para que el poeta -alguno habrá que se enamore de mi- me dedique sus tristes poemas de amor que nunca fue. Si el karma existe, estoy pagando a precio de oro cada palabra que dije. Y si no existe ¡que alguien me explique! (Voy a buscar en mi almohada la paz que necesito para no morir en el último intento). Abur










 

miércoles, 20 de marzo de 2024

Entre líneas con diálogos entrecomillados

Historias en remanente cotidiano.

Soy un espíritu susceptible al abandono. Recelosa a decir adiós con el ¨Para siempre¨ inscrito en sus letras. Me aferro a la última de las caricias sin querer soltar nada de lo que alguna vez me hizo feliz.
Vivo, muero, duermo, camino en los retablos del recuerdo. Con un adiós implícito en la quimera de otra vida.

Llevo traumas infantiles germinados en el abandono materno al que me sometí por cuenta propia. Las estadísticas guardadas en el Yo interno están escritas con letras hemorrágicas del ¨No me dejes¨.

Cuantas veces te dije ¨No te vayas¨, y cerrando la puerta me dejabas llorando tu partida, asiendo el último rescoldo materno. ¨Volveré si no lloras´. Innato deseo de algo imposible.

Brazos adolescentes vestidos de azul marino desatan mis nudillos del alma de mi madre. El adiós me lastimaba.
¨Volveré por ti´, decían tus ojos húmedos y enojados. ¨Es lo que quisiste¨, mientras poniendo el semblante adusto, me conminabas a quedarme en un sitio non grato para mi. Tirada en las baldosas frías de la ¨Casa nueva¨ lloraba mi infantil desgracia.

¡Oh dolor que no termina!

Los adioses vulneran mis sentidos, me arrojan al precipicio del dolor. La dejadez del destino puso su firma en tres seres compartiendo la misma sangre.
Sin poder hablar, sin poder decir, el abandono toma de la mano a tres niñas uniéndolas en una cruel verdad.
Amalgama de lamentos solitarios anudados en el sexo infantil no apto para mentes angelicales. ¿Dónde estás mamá?

Crueles verdades asoman traspasando la barrera del tiempo y vienen a lastimar el recuerdo imperecedero de algo que no debió ser.
Tan pequeñas, tan desvalidas, tan inocentes en su propia inocencia. Flores rotas en un futuro imposible de retoñar.
Tan ser lo que no se es. Tan niñas, tan pobres, tan silenciosas pidiendo ayuda desde un grito jamás escuchado. Sonido sin voz.

Los adioses no fueron hechos para mi. No en esta vida, pero el tuyo quiero que se vaya. Que no lastime más a seres exentos de culpa.
Las cartas traen letras lastimosas reviviendo un recuerdo aletargado en su propio horror. 

Los adioses vulneran mis sentidos. Lastiman mi alma. Laceran mi noble espíritu vestido de dureza. 

¡Ah si no existiera el adiós! Tus ojos seguirían vivos.


Los pájaros libres del pensamiento alegrarían con trinos el amanecer de cada día. Las flores, los cielos azules, el olor del monte vuelve en el momento menos esperado. Quiero que tú te vayas, pero quiero que TÚ te quedes.

La expiación de tu alma costará menos que el dolor causado.

Tú me digas adiós, no cuando el alma siente hasta la última de sus células.
Tú puedes descansar en paz, no soy quien para perdonar.
TÚ puedes regresar para decir adiós. Estoy preparada para decir ¨No te vayas¨.
Quiero pero no puedo hacer nada por nadie ni por ti. Hablo nada más.

Soy susceptible al abandono y muero cuando me dejan.
No me digas adiós, no tengo cerca a nadie a quien asirme.
Acúsome de ser vulnerable a tu partida.
Sin ti vivo porque morir no puedo.
Porque ahora no es época de ser cobarde, muriendo por algo tan lejano ya como el Sol. Nada ya tendría sentido. 

El adiós no fue hecho para mí en esta vida, en la otra quizás sea yo la que se vaya, la que diga el adiós final. El ¨Hasta nunca¨ que no vendrá porque no nací para decir adiós.

Igual voy a morir con el alma apacible, espero, como redención por el daño que no hice. A estas alturas de la vida morir o perdonar ya no tiene sentido.

Soy libre ya, eso merece la pena vivir.
























domingo, 17 de marzo de 2024

Antes del después

Cuando alguien llega a este blog lleno de palabras gastadas, empanizadas con polvo de olvido.
Énfasis sombrío, no me hallo de otra forma.
Difuminan la entendedera en palabras sin sentido.
Ecuánime y culto lector sal de aquí antes de arrepentirte por el vacío 
inocuo de un texto surrealista quizá.
¿Eh?
Hay palabras que no se llevan bien. Me lo dijo el otro día un escribidor borracho.

¡Knock! ¡Knock! ¡Knock!
-¿Enibary jom?- pregunta el despistado que llegó puchando uno y otro link.

Nadie responde. 

Entran echando un vistazo a lo inmediato. Posts desgastados, olorosos silencios tatemados por infiernitos volubles.
Mirada perdida en un lugar del infinito.

Jai, ¿Can yu hir me?

Última fecha del texto. Uhhh huele a abandono.
El inmediato es la constante del hoy. Si no estás, no existes.
Para mi el abandono empieza en el instante mismo que huyo de aquí.
Mi segunda vida,

Si les llama la atención leen los diferentes escritos que adornan el blog en pasmoso estilo churrigueresco junto con imágenes desnudas de tanto mirar.
Temo los espacios vacíos, como que tienen un dejo de abandono.

Mirada de soslayo que enamoró a uno que otro masoquista despistado cuando no se sabía de qué color era tu alma. Incluso en letras el amor se da a desear. Pa´ que no se diga que los amorosos pululan por aquí. Es cosa diferente en la igualdad. 
Me conquista ese sentir -según tú- pero no te lo digo para que no corras peligro de caer de lo alto de tu ladrillo.
 Querencia ignorada. Amores sustentables. De amor se tiñe la calma.
Capullitos de amor. Retoños de siemprevivas.

Alueguito se mira que sencilla no es por más que las palabras dictadas por el espíritu de un escritor frustrado en las noches aciagas de plenilunio cuando el sueño se demora en otros ojos.
Si la ves amigo dile que no se corte el pelo.

¡Jelou!

Asoma la cabeza alguien cotidiano. Taciturno lector costumbrista. Don let mi daugn plis. Te lo digo a ti silencioso artista de letras pausadas. Y a ti, a ti, a ti, y a ti, y al de más allá, y al de acullá. 
¿De qué tamaño es tu infierno?
Dime

Te vas. Se van. Te fuiste. Mejor no entro, esto huele a naftalina y a miados de gato.

Después de acariciar con ojos que arden de tanto mirar del amor eterno las últimas letras. Sales de este proyecto de escribicionista un tanto desolada por los cambios de miradas. Acróbatas del desafío diario de no enloquecer ante tanto que se lee en este mundo quesque virtual. Salir airoso del vertedero de lágrimas de algunos, victimistas otros, poetas vanguardistas, heroínas de mijitos, padres amorosos, solteros infalibles, groseros victoriosos. Yo sin ti y tú sin mi sobreviviendo los viernes a la vista de un acantilado. Tan cerca... Tan lejos.

¡Hola tú!

De puntillas pa´ no despertar a los espectros cierras con sigilo la puerta con un click suavecito.

Atrás de esta, sin haber hecho el mínimo ruido me dejo caer como caricatura pegadita a la pared donde todo el tiempo estuve mirándote. Mirándolos.
Mirándonos sin ver.
 
Ojos impávidos.

Suspiro -arrojo de valor tardío- musito: No se extraña lo que no se ha ido. 
Siempre he estado aquí en obligado silencio para no boicotear la vida perfecta que afuera construyo con zapatillas nuevas. 

Presta estoy a la consigna de lo estipulado. 
Tu Dios se ha puesto de mi lado. 
Aquí sigo sin esperar la muerte que un día ha de llegar.
Amas la vida. 
Secreto de confesión guardado en las entrañas
porque no quiero que piensen que tengo corazón.
¿Aluego qué sería de mi?












viernes, 15 de marzo de 2024

Y miren, yo tan sin embargo

Amigos míos, compañeros, cuates, broders, amics, tengo la mente atolondrada. El cerebro está al full de antidepresivos. El insomnio está cabrón. Las pesadillas no tienen fin. Alguien saltó sobre mí haciéndome pegar un brinco hasta el cielo raso. Puff menos mal, es Epi el gato de Laura. méndigo cachetón me pegó un susto que casi hace recobre la conciencia.

Vueltas y vueltas, vueltas y vueltas por ti. No puedo hacer ruido, Laura duerme a mi lado. Las resbaladas de mi cama se están haciendo frecuentes. alguien tiene que cuidarme. 

Entonces...

Hago un esfuerzo tremendo por no caer. Ayuda por favor. Ayuda por favor.  Ayuda... murmuro por lo bajo. Quiero que Laura me ayude pero no quiero despertarla. ¿Cómo entonces? pues ya, se levanta de prisa ayudándome a sentar al borde de la cama. 

La mente al full. El cerebro dicta una orden. Toma otra pastilla azulita. Aí voy. Luego Les diré algo, cuando estén en destino abrumado no toquen por nada el móvil. No, se los digo yo que de eso sé bastantito.

Los dedos no aciertan a puchar la tecla exacta. ¡Barbaridad! He querido redactar una nota y el dedo ha puchado ¨borrar entrada¨. ¿Qué?  No puede ser. borré el texto hermoso de Catalina. ¡Nooo! 
No puedo ponerme en pie. Decido quedarme en la cama. Intento reponer el texto, imposible. 
Lueguito aprieto la tecla y entonces ¡Dios de los eternos catatónicos ayúdame! Publico una entrada vieja.
¡Nooo!

Tomo media pastilla azul de nuevo. Este tremor me tiene en constante movimiento. ¿Quién puede vivir así?
¿Quién muere en el inter del sosiego?

En la cabeza suenan tambores de guerra.  El corazón toca como matraca traca traca traca. Sístole y Diástole en hecatombe nuclear.

Pasado el tiempo...

Los pies han adquirido una poca de fuerza. Me levanto y me voy al sillón de la marmota. Tengo mucho sueño. Reviso el móvil. Nada. Parece que nadie reparó la cadena de errores sufridos por mi pobre blog.

Entones miren, lo que quiero decir es que no se metan tanto amansalocos so pena de quedar así meritito como yo. Con el cerebro a tope, sin saber ni como me llamo.

Quiero dormir pero es imposible. Tengo brotes de ansiedad. Después de casi dos años de locura, el pánico asomó a mi vida de niu. Veo todo el trabajo que tengo por hacer. Me desvanezco en la cama. 
Laura se da cuenta. Me atiende, me regaña, me procura. 

Así hasta el más allá del atardecer. Y yo tan sin embargo.

Por eso os digo ¡Oh hermanos míos! manténganse sanos por toda la eternidad o al menos hasta que llegue la hora de colgar los tenis, o de entregar el equipo o morir.

Aléjense de todo dispositivo sino pueden aparecerles cinco llamadas perdidas, tres suscripciones a revistas literarias y un sin fin de rompecabezas armados.

Con su venia compañeros, paso a la pertinaz e inhumana desintoxicada. Mejor ser lo que se es que no ser lo que se quiso ser.


PD: Miren ustedes, son las 21.21 pm acabo de publicar este texto, y blogger dice que publiqué la entrada hace siete horas. O yo me estoy desafanando del tiempo o Blogger se empecina en volverme como endenantes.

Aí se lo haiga.










lunes, 11 de marzo de 2024

Los habitantes

 Catalina es uno de esos fantasmas que no hacen daño a nadie. Antes al contrario, en el mundo silencioso que habita, quisiera escuchar las voces de sus hijos los que hace mucho tiempo se fueron del nido para  perderse en  un mundo de dolores nuevos.

Catalina no anda sola en ese universo de sombras. Ella lleva cargando en sus delgados brazos a Néstor -primogénito de Emilia- a la que se ha acercado en sus sueños para decirle que arregle algunas cosas que en su mundo paralelo no puede.
Catalina está cansada, tiene el espíritu adolorido y las ansias inequívocas de terminar por fin la deuda que no le corresponde, pero que debe saldar.

Héte aquí que cada noche que pasa, Catalina carga amorosamente a Néstor -fallecido en la mala hora- y con él en brazos recorre la casa donde vivió toda su vida de casada.
Muestra al niño la sala, las recámaras, el patio en el que en las mañanas trenzaba los largos cabellos de las dos Marías -sus hijas mayores- a las que amó como ellas no se imaginan.
Le dice de la barda hecha de piedras desde donde se podía ver a la gente pasar y en la que en las tardes se sentaba con sus hijos a buscar nubes de formas volubles. Le platica del trabajo que a su abuelo le costó construir esa casa a la que hoy en día pocos quieren regresar. No los juzga. hay hechos que ni las mejores acciones pueden borrar,

Y así van en el transcurso de la noche recorriendo una vida que ya no está.
Catalina no sonríe, nadie le enseñó cómo dejar volar las sensaciones de entre los dedos y los labios rositas.

Hay un momento que es el que más ama Catalina -o lo que queda de ella- y es cuando llegan a la cocina, entonces sus ojos vacíos se pierden entre recuerdos y mares de lágrimas las que mojan -sin querer- la carita del niño.

Las escenas llegan a su mente sin darle tregua en tanto Néstor la mira sin lograr entender el por qué a su abuela le pone triste la cocina.
Catalina le dice con palabras queditas -para no despertar a los que duermen en la casa- que la mayor parte de su vida la pasó en ese lugar preparando cada día sin descanso la comida que daría al tropel de hijos que como pájaros en desbandada corrían a sentarse cuando ella  los llamaba a comer.
Cada uno tenía un lugar el que nadie más podría ocupar a riesgo de iniciar una batalla campal la que era terminada con un grito o con la amenaza de ser aquietados con una cuchara de madera que ella blandía sin misericordia.
Si el padre estaba presente nadie tenía permitido hablar a menos que él lo ordenara. Incluso Catalina estaba regida bajo ese régimen que nadie aprobaba pero al que todos se sometían. La mano dura y encallecida del padre era la mejor manera de hacerse obedecer.

La mesa blanca de lámina soportaba el golpeteo de las cucharas y el peso de las risas de los niños que nunca callaban cuando el padre no estaba.

Catalina recuerda con esa mirada lánguida que la caracterizó en vida, los momentos felices que pasó con sus hijos entre aromas de café y dulce de pera. El canto de Claudio -el gallo blanco- o los ladridos de El Dandy, el perro mascota de la familia que vivió toda su vida atado a una cadena sin poder nunca  ni querer escapar.
El fantasma de Catalina cierra los ojos vacíos y comienza a hablar. Ve a través del tiempo a la hija a la que no le gustaba la sopa y siempre era la última en terminar de comer. Aunque le dijera que la castigaría, el plato intacto quedaba a la espera de otro que quisiera seguir comiendo, que en eso de tener hambre, siempre había alguien.

Amó al hijo callado que aprendió a hablar ya muy grande. Nunca nadie entendió que no hablaba porque no tenía nada que decir. Cuando algo quería se limitaba a señalar con su dedo locuaz el objeto de su deseo.
Con el tiempo ese silencio se convirtió en el sello personal. Se volvió un ermitaño encerrado en el necio silencio del que nada le parece.
Catalina cuenta de los gemelos a los que la vida separó en el mismo momento de nacer por el fallo de un corazón inhóspito.
Habla de la hija mayor, callada y hacendosa que se convirtió en la segunda madre de los hermanos menores. 
Recuerda a la hija -la de pelo claro y huesos endebles- encerrada en su mutismo devorando libros en lo alto de las escaleras. 

Todos mudos.

Todos callados.

Todos sumergidos en un silencio grande como el vacío del mar sin agua.

Las horas nocturnas se van sucediendo en hechos caprichosos del tiempo ido haciendo que Catalina pierda la noción de lo que ocurre a su alrededor, mientras Néstor sumido en un silencio hereditario, va quedando dormido ante el largo recorrido de la abuela por sus memorias.

Sin darse cuenta, la noche va llegando a su fin. Los fantasmas  deben regresar al mundo inexistente en el que habitan. 
Cansada de recordar, Catalina echa un último vistazo a la cocina. Aprieta contra su pecho a Néstor y se sienta a esperar el día, junto a la estufa que le calienta los huesos cansados de cargar tanta desazón.

Conoce -como toda madre- lo que sus hijos sufren no en vano les heredó el silencio necio de los que nada necesitan ni siquiera un abrazo.
Dando un beso salado al niño comienza la partida al mundo donde nada existe. Ni siquiera ellos que son sólo el recuerdo de las culpas de otros que no terminan de pagar lo que no hicieron.

Son los últimos recorridos que hará a la que fue su casa. El permiso concedido para volver a arreglar lo que no la deja descansar se está acabando. 
Pronto debe regresar a las sombras pero, su retorno al valle de los inexistentes no será el mismo porque le ha dicho en sueños a Emilia lo que debe hacer para que al fin pueda descansar y sin miedo sonreír como en la vida nunca lo hizo.

Tantas cosas que decir perdidas en la garganta de los habitantes de la casa paterna. Miles de risas escondidas entre esas paredes que guardan secretos que jamás serán develados para no hacer daño a los que vienen atrás y que en una ironía de la vida podrían quedar mudos.

Descansa Catalina con la seguridad de que se paga lo que se debe y por la que tu no debes llorar más.

Pronto dejarás de sufrir y no habrá nadie más nunca que te haga llorar ni siquiera esos hijos mudos e ingratos que se debaten entre sus propios demonios en el mundo que ellos escogieron vivir.
Muy pronto descansarás al lado de Néstor mientras llega la hora de reunirte con quien has escogido para acompañarte en el descanso eterno.

Chao Catalina









domingo, 10 de marzo de 2024

Altares

Se me ocurre construir un altar al desamor, a los amores rotos. Con flores disecadas, páginas en blanco, pergaminos endiosados. Botellas de tequila con cartas de amor firmadas con sangre dentro de ellas.
Vientre de papel.  Diarios a la mitad, historias truncas. Héroes rotos.

Desliz de viernes.  Dulce paranoia.

Fe circunstancial. Mercaderes del azufre atiendan el mensaje. Los manicomios como casas de venganza. Esquizofrenia en dosis perfectas. Dime el cómo y el qué. Yo diré cuando.
Aceites esenciales diseminados por mis brazos. ¿O dónde?
Sírvase lo que quiera. No está en su casa.

Bendiciones al mayoreo.

Hoja en blanco el inicio de un algo. Soy una escribidora mercenaria haciendo añicos mis letras. El idioma de los locos trenzando emociones. A nadie importa el camino seleccionado. Escribo para mi.
Aí abran de disculpar si por error caen aquí.

Seis meses.

Nomás.
¿Te piensas sola de verdad sin nadie?. Nunca nadie. No la había sentido tan cerca. Tenía los ojos gris como la abuela.

Me leo escribiendo lisonjas.
Me pienso lamebotas.
Me sé bendecida por labios sinceros.

Admiro a algunos.
Detesto a muchos.
Quiero a pocos.
Nadie ha peleado mi cariño nunca.
De amor ya ni hablamos.
Mentes inconexas.

Epílogo.

Dicen que siempre escribo igual. Renegando de mi existencia y su claroscuro desamor. Muéstrenme a uno que escriba diferente.

No es cuestión de estilo,
lo mío
es puritita necedad.












martes, 5 de marzo de 2024

Esa tu extraña forma de querer

Si por mí fuera
me quedaría tirada panzarriba viendo a qué hora se le da la gana al sol venirme a calentar estos huesos húmedos de espera.
Si por mí fuera
pasaría la vida leyéndote entre líneas para saber que existo todavía un menos más que antes.
Si por mí fuera
tomaría el primer avión que me llevara a ese sitio inconfundible del paraíso que te inventaste.
Si por mí fuera
desaparecería todas las verduras que dicen que son buenas para la salud y que para mi no son más que alimento para vacas.
Si por mí fuera
rasgaría las cuerdas de la guitarra rota para cantarte con  voz de Chavela Vargas borracha, la canción que tanto te gusta.
Si por mí fuera
aventaría estas ganas que tengo de beberme una botella de tequila sin respirar nomás pa´ver qué se siente perder la memoria de un madrazo.
Si por mí fuera
ofrecería mi amor a Enrique para saber qué es lo que se siente vivir un amor sin futuro.
Si por ella fuera
me llamaría ¨Luna¨ o ¨Estrellita¨, pero entonces no sería más que una abuelita de esas que todos quieren. ¡Cruz cruz que se vaya el diablo y venga Jesús!
Si por mí fuera
me aventaría al mar de la felicidad pero como no existe, además los mares que nos unen me son de máximo respeto. Mejor me quedo aquí contando las arenillas del mar.
Si por mí fuera
me volvería canción para ser acariciada tantas veces como tus labios me cantaran.
Si por mí fuera
acabaría con los sátrapas con tres pases mágicos. ¡Sinsalabim! Cual Madame Mim los convertiría en piedras de río pa´que queden bien limpiecitos.
Si por mí fuera
jamás regalaría un hijo aunque no tuviera más que agua con azúcar para darle de comer.
Si por mí fuera
pondría empeño en ser una digna integrante de la familia que todo me ha dado.
Si por mí fuera
sería un mosco zumbón para revolotearte en la cabeza mientras escribes frente a tu ordenador.
Si por mí fuera
a tus amigas las silenciosas y las otras les pondría un candadito en la boca y dejaría la llave a cargo del fantasma del fiel escudero Benito Tiki, mi alter ego perro. A ver quién osa quitarle la llave.
Si por mí fuera
escribiría versos de amor sin espera de respuesta.
Si por mí fuera
no asomaría por nada del mundo estas ganas que tengo de que llegue el mensaje en la botella. Pero, sin un mar cercano no veo como. 
Si por mí fuera
te haría muy feliz sin dejar de ser yo infeliz pero un poco desgraciada.
Si por mí fuera
despejaría mis dudas con la mirada serena.
Si por mí fuera
empezaría por aprender francés y esperanto y seguiría aprendiendo catalán y turco y lenguaje con las manos por si el futuro que no espero llega.
Si por mí fuera
desearía saber que no fuiste tú y que todo fue un juego.
Si por mí fuera
me empeñaría en ser una escritora famosa y no una mala escribidora de pasquines sin futuro. La flojera de no ser nació conmigo.
Si por mí fuera
mi camita sería de nubes de algodón. ¿Te imaginas? Tú y Yo saltando de aquí para allá tocando el arpa con nuestras alitas de ángel y almohadazos de oropel. Qué cosas digo.
Si por mí fuera
te olvidaría de un jalón y no poco a poco como tú.  ¡Arráncame de ti de una vez! o no o lo que sea pero nomás sin lastimar. En mi piel-corazón ya no queda espacio para más heridas.
Si por mí fuera
estaría durmiendo y no diría tanto que dentro de mí siento.
Si por mí fuera
la MaLquEridA no debía haber existido.de forma humana. Ser sólo un imaginario
Y eso querido no hay manera de cambiarlo.







 

domingo, 3 de marzo de 2024

Onomatopeyas en círculos discordantes



Érase que se era un tiempo en disyuntiva. Saciadas las formas se hunden en el hoyo de los sinsabores. Amores en cuarentena. Quien ose repetir esta costumbre, será flagelado por mis besos. Los domingos nadie encuentra excusas creíbles. 

¡Tarán tan tan! 

Si me dices: "Te quiero", digo: "Yo tambor dijo un corneta". Pájaros en el alambre desoyendo las notas discordantes del maestro ejecutor con traje de levita y sombrero de alcanfor. Hay quien te trata bien, después vuelve a ser el hombre. 

Las mujeres nunca dejan de ser madres. Para mí, el amor existe en un plano descendente. Préstame tus letras o pásame un poquito de tu gloria, anda no seas así quien sabe cómo. Los embustes sutiles son paridos en los labios delgados. Bibliotecaria en bar de ilusos. Los amores excéntricos son afán del olvido. Luego me dices que sí con los ojos de no. ¡Ay! 

Los gatos presumen los excesos en la perfección de su mirada. Olvídate de mí, si puedes. Nena Daconte me echó un vistazo en la mañana. Ya llegará el día de resanar entuertos. En virtud de lo antes expuesto, le doy mi más alegre pésame. La felicidad en lucidez circunspecta. A veces mi corazón tiene latidos de desamor. Los No son vertientes de un  acomplejado. 

En la cabeza trae un chip encantador. ¿Eres tú la muerta? Quisiera que de querer ya no quiera. Zarzamora en un París adormilado. Los dioses escatiman perdones. Los poetas dejaron de suspirar versos el mismito día que las musas aprendieron a desnudarse con una rapidez pasmosa. Nada a la imaginación ni un gramo de pureza con que solventar un verso. Las musas quedaron dormidas. Los poetas, pues ya no son. Tengo miedo de las miradas color de cielo.

Los hombres primero son hombres. Después siguen siendo hombres. No todos claro. 

No te vanaglories que de un halago no cojas fama. Dechado de virtudes. Amores de ocasión pa' no casarse. No tuviste suerte, los valientes no eligen perdedoras. El día de la salvación vendrá cuando el botón rojo grite una onomatopeya de alarido. ¿Auuuu? 

Sigues tratándote mal. Obvio, que al que nace pa' maceta del cielo le caen las hojas o, ¿Cómo era? Me quiero llamar Tristeza Ignota o Nena Daconte o Jesusa Palancares o Medusa en Ciernes o Anáxagoras Fecunda y así. Cocoroco co. 
 
Para alias los míos.

El problema de las querencias es creer que son problema.







 






viernes, 1 de marzo de 2024

¡Mañana te corto ese greñero!


La niña ha asumido bien el rol de madre.  
Hija-madre, madre-hija.
Se toma el papel muy en serio. Me cuida, me llama, me vigila, me procura, me regaña, me... En un descuido me baña, me viste. Limpia mis decadencias si acaso me faltara valor.
Me sueña.
Come, come, come. ¡Dios que madre tan ella! 

Vamos por la calle...

Cúbreme con tus brazos mi alma. 
Nadie te hará daño. 
Tira bastonazos mamá, dice enojada cuando en la calle la gente presurosa me empuja sin querer -o queriendo- ciega a su entorno. Insensible a su propia mediocridad me arrumban al sitio mismo del desprecio por el ser humano enfermo. Este mundo  no está hecho para los errores de dios. Como todo, los desatinos hay que esconderlos debajo de la vergüenza. Este mundo está hecho para seres perfectos y sin embargo nada me creas como te lo digo.

Ella habla fuerte para que la gente sepa que este aprendiz de quijote femenino lleva un escudero de pelo rojo y cuerpo delgadito como el querer de los poetas. Mi causa está perdida. Mente sana, ¿quieres más? Los molinos de viento ya no se mueven. Se han convertido en realidad. Moles de piedra de una sociedad decadente. Te mereces un novio poeta ¿Aún no lo olvidas? Falta poco.

La niña ata las cintas de mis zapatos -Espera mami no te agaches- haciendo nudos en mi desesperanza, las agujetas no me son obstáculo gracias a ella. No te ates a mi, sé libre como las letras de una canción de amor que me escribieron hace tiempo. Tú madre fue musa mi niña. De Abril y de todo el año. Suerte te de dios o el diablo. Las musas inhiben los esquemas.

Pone un poco de rubor a mis mejillas pálidas. Arregla el pelo rebelde de una madre cada vez más dependiente. Intenta poner orden al cabello peinado para ningún lado. Mañana te llevo a cortarte ese greñero, dice con esa voz de suyo tan mandona mientras los mechones disfrutan sus manecitas. Te voy a comprar pasadores, te enseñaré a ponértelos. Olvida que mi cabeza no admite adornos ni sujeciones. El pelo es sinónimo de mi vida. Barquito al garete. Tuyo es todo el mar que no poca cosa es. No te lo tomes de un sorbo, te puedes ahogar.

Y las rastas -¡a la vejez viruelas!- oh esas rastas como nidos de pájaros mandones sobre mi cabeza. Nidos de petirrojo muriendo de amor. Sangra corazón, te toca sufrir. Nidos de colibríes revoloteando rápido rápido rapidito que se acaba el viento. Libando mieles volubles. Estática vives sin existir. Nidos de pájaros de alas negras, plumaje brillante, pico lacerante en el vaivén de una vida tan así. Graznando en lo alto del tejado no dejan de mirar a su presa. Nido de pájaros balbuceantes exterminando un poquitín las ideas. Pájaros en el alambre. Pi pi pi ¿Pio?

La niña me mira, me acaricia, me defiende. Acompaña mis locuras con besos que al fin y al cabo esos nunca se acaban. ¿Me quieres mamita? Mañana te doy un masaje dice cuando se va quedando dormida. ¿Quién soy para merecerte?

La niña no quiere ser madre. 
Hay tanta miseria, los niños sufren, lloran, mueren. 
No seré verdugo de inocentes. 
Elegido ya un futuro sin hijos. Los príncipes se extinguieron dando paso a los patanes. ¿Este cuento se acabó? 
Modifica tu destino.

La niña se niega a ser madre. 
Niña reacciona, eres ya madre de tu madre y yo no sé qué hacer para cambiar tu suerte.














Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (132) ...RKO (2) 2010 (1) 28 de junio de 2014 (1) abandono (21) abuela (64) agradecimientos (14) alucinados (90) Amigocha (1) amigos (117) amor (34) amor y desamor (14) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (161) berrinche (36) besos (13) blog (70) Bunbury. (22) Calixto (4) cambio. (21) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (22) conciencia (36) conciertos (4) confusiones (32) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (70) cuentos de-mentes desequilibradas (131) cuentos para mentes desequilibradas (1) culpas (20) de película (25) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (20) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (78) Ficciones (44) Flor (257) flores (15) fobia (12) fortaleza (14) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (8) heridas (29) hermanos (37) hijos (52) historias (175) historias.MaLquEridA (166) hongo... (19) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (79) huesos (6) ilusiones. (12) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (41) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (10) los 200 (1) lunares (2) malo (38) Malo. (22) MaLquEridA.sueños (47) mamá (35) mascotas (71) mchálas (6) me cae (7) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (88) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (17) nueris (7) olor (6) padres (29) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (3) radio (3) raros (3) real (30) realidades (70) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (22) sobrinos (4) soledad. (8) sueños guajiros (63) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (17) unión (7) utopías (15) vas (6) vergüenza (8) vida (57) vida. (29) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (4)

Ángeles de la fe

Yo traigo la verdad en mi palabra Vengo a decirte de un niño sin abrigo. Vengo a decir que hay inviernos que nos muerden, de la falta de un amigo. Vengo a contarte que hay luces que nos hieren, que existen noches sin whiskys ni placeres. Vengo a decirte que está cerca tu condena. Hoy una madre murió de pena. Déjame cantar, tengo vergüenza de ser humano como tú, en tu presencia. Descubrirme a mí mismo y en tu figura qué poca cosa somos sin ternura.