Páginas

domingo, 1 de agosto de 2021

Hy Hu u hy CH gg Th yno gggg

Las letras bailotean sobre el teclado repitiéndose una y otra vez, a tambor batiente dejan la huella sobre el incólume papel invisible de un computador viejo.
Ninguna palabra coherente sale de ellos
escritas bajo la sombra de la inconsciencia 
van dejando rastro de un algo que se está haciendo continuo.
La neblina del sueño cae sobre los párpados como pesadas lozas
no hay poder humano que las haga reaccionar.
Apretadas se pierden en las tinieblas del sueño inducido a deshoras.

Luego,  
después de un rato sin medida ni tamaño los ojos se abren en un movimiento preciso,
despejada la neblina pregunta ¿ya es de noche?
Recorriendo la estancia para saber si algo de lo que está dentro le aclare las ideas.
¿Ya amaneció?
Mirada ausente, dudas preñadas de más incógnitas
¿Me bañé hoy?
Varios pares de ojos mirándose entre sí  ante el silencio cortado por el filo de la desesperación.
Recobras tu nombre, el día, la hora de ese momento que debiera escribirse en el recuerdo cotidiano desmemoriado de lo que está ocurriendo pero nadie nota.

Pasan los días, 
la vida sigue. 
Nadie debe afectar el entorno en que te desenvuelves, nada mueve el mundo reducido de la memoria inmediata. 
A cualquier hora de un día sin circunstancias que disparen algún dejo de preocupación.
El teléfono tembloroso entre las manos ejecuta la primera acción
el ícono del pájaro aparece ante tus ojos,
para ese entonces has olvidado de nuevo lo que estás buscando. Las penumbras del sueño se adueñan de tu cabeza,
lees algo, 
los vapores hacen un galimatías por respuesta.
Del otro lado se habla del lenguaje de los pájaros en la selva multicolor.
el ¨me gusta¨ osado es recibido con una sonrisa,
supones por la respuesta del desconocido que marca el ¨me gusta¨ de tu ¨me gusta¨.
A todos os gusta el ¨me gusta¨ de los ¨me gusta¨ superfluos dados muchas veces a autores desconocidos.

Todo pasa como el tiempo al que nada detiene.
Un día buscas algo en el archivo de la red del pájaro azul.
Los humos del sueño han desaparecido por completo
consciente estás de lo que ves, de lo que lees, de lo que oyes.
En un momento inesperado tus ojos se abren cual plato 
¿Qué es esto? te preguntas
¿Quién lo escribió? 
¿Cuándo?

La sorpresa de ver la temeridad de haber escrito bajo los vapores del yo ausente,
te hace temblar de lo rudo que puede ser el despertar de alguien que te habita.
Hy Hu u CH gg Th yno gggg

¿Tienen algún significado esas letras desordenadas?
no se parece en nada al ¨idioma parkinsoniano¨ que has ido aprendiendo conforme el pp avanza.
Algunos saben de la forma peculiar  que te has inventado a fuerza de querer comunicarte con los seres que habitan la pantalla al otro lado del mundo paralelo.

¡Dios de los mundos remotos!
Alguien me habita durante las horas inconclusas 
Alguien dentro de mí, se expresa de súbita intención con letras sin sentido, tal como la mente está en el momento justo en el que se deja rastro de lo que nadie está tomando en cuenta.

Los tiempos perdidos hicieron extraviarse una vida en el  mundo coherente de la normalidad dubitativa de los días sin sueño.
Para cuando se den cuenta de los avisos mandados por la inconsciencia será demasiado tarde hacer algo,
porque por lo dicho ya nada se podrá hacer.

Quién me habita ha tomado por asalto mi cerebro con ayuda de la vaporosidad del sueño inducido.
Organdí cosido con escuetas puntadas de irreverencias imposibles de distinguir para alguien que no parece darse cuenta que el mundo que giraba alrededor suyo, hace tiempo ya que partió sin dejar rastro en una memoria hurtada en un mayo del año del Señor.

He aquí el antecedente de lo dicho.
No habrá un después.
Escrito queda.
Doy fe de ello.



El alguien que me habita.
















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje