Páginas

miércoles, 23 de enero de 2019

Un diente

Las temperaturas bajas que los capitalinos manejamos hacen reír a algunos norteños. Acostumbrados a temperaturas extremas, nuestro frío les da risa y nuestro calor es cosita de nada. A mi me gusta el frío de siempre. De toda la vida. Lo que no me gusta es enfermarme. Con una tos de perro callejero nomás no duermo. Luego la fabriquita esa que tengo dentro de la nariz trabaja las 24 horas del día, acentuándose de noche. El frío de seis grados me tiene con el alma en los labios. Ahhhhhhhh así se llama una canción de Enrique. Enrique te tengo en el baúl de los olvidos. Tú tienes la culpa Mon Laferte no es así como mi ídolo pero te perdono no te preocupes. Puedes seguir con tu vida como yo con la mía. Tu amor y el mío es indestructible. Ayer estaba pensando sobre mis neuronas idas. 80% al inicio de todo. Me queda el 20% con el que trabajo a marchas forzadas. Las consecuencias son inevitables canta Enrique. Y si. De los cinco sentidos que poseía me quedan dos. El tacto. El oído comienza a despedirse. La vista, el olfato y el gusto partieron de mi y háganle como quieran. Disfruto la comida que me gustaba evocando su sabor en mi paladar. De lo demás pa' qué hablo. Se volvería eso un rosario de quejas y ya ven ustedes que la queja no se no se me da. Hace unos días quería escribir sobre lo que está pasando en mi hermoso cuerpo de ninfa adorada pero me acordé lo mal que la están pasando los migrantes llegados al país. Dije, no pos estoy reina en comparación con ellos. Se ne quitaron las ganas de contar mis cuitas de pp sin prisa. Después al paso de los días quise escribir sobre mi caída y el chichón en mi cabeza pero pasó lo de la tragedia con el combustible. Las ganas de escribe a mi estilo quejoso se esfumaron. Sin querer vi un video de cuando comenzó todo. Todavía tengo el terror agarrado en el sentimiento. No me quejo, estoy viva. En circunstancias diferentes pero viva. La rueda de la fortuna está descompuesta a mi parecer. Me he acostumbrado a casi vivir sin la virtualidad. El celular se la pasa reponiéndose de los golpes a que mi inestabilidad emocional lo orilla. Cuando no funciona le digo a quien esté cerca. ¿Lo aviento? Un ¡No! Rotundo apaga mis ansias. Gracias a eso sobrevive entre olvidos y "buenasnoches" costumbristas. Adaptarse a las circunstancias. La vida transcurre dentro de estas cuatro paredes teñidas de recuerdos. Voy a vender la computadora vieja donde nació la MaLquEridA. No tengo paciencia para lidiar con ella. El iPad lo conservaré por lo que contiene. El celular lo usaré hasta que ya no pueda hacer nada. Mientras todo esto ocurre. Hay que adaptarse. Como dijo Natalia hace unos días: Abuela ¿qué te falta para ser feliz? Tienes casa, comida, ropa, una lavadora. ¿Qué te falta abuelita? Siéntete orgullosa de ti misma abue. No sufras por tu diente. Sonríe no te de pena. Mira a mi me faltan dos y no digo nada. Tu diente crecerá otra vez. Si no vamos con el dentista para que te ponga otro, Te amo abuela, eres la mejor abuela del mundo. Te amo. Click!

domingo, 6 de enero de 2019

Ya vienen los christmas...

Este pasado año la casa no se vistió de Navidad, no hubo ni un rincón anunciando las fiestas de diciembre. La rueda de la fortuna nos mantuvo abajo. No lo suficiente porque sobrevivimos. Tampoco hubo cena navideña. Lo que tuvimos con un visitante sorpresa fue un conato, un asomo a una Navidad sui géneris. Más que cenar sandwiches preparados al vapor era irnos a dormir. Sacar plática de recuerdos añejos de una persona en común no fue suficiente. A poco todos nos mirábamos con cara de "quiero ir a dormir'. Abrazos sacados del diván de los forzados. Sonrisas raras. Y un hasta mañana. Buenas noches. Con permiso. No hicimos sentir mal al visitante. Estuvo entretenido con su celular. Una cena rara como colofón a un año visitado por la muerte. ¿Para qué recordar lo malo si con lo bueno tenemos? No hubo cena de Fin de Año tampoco. No hubo atragantamiento con las uvas, ni deseos expresados al vapor. Ni conteo del diez al cero. No hubo eso. Hubo algo mejor un día después. Paseo con la familia por las calles céntricas de la ciudad. Seis horas a puro golpe de calcetín. ¿Quién creen que se quejó? ¡Sacto! ¡Nadie! Cómo pude resistir el tanto ni yo misma lo sé. Bueno si lo sé. Estaba con mi familia. Incompleta. Los originales. Los otros miembros andaban de paseíllo por las lejanas tierras del sureste del país. Luego llega el día del último estirón. El fin de, Guadalupe Reyes es hoy. Un día antes del regreso a la vida cotidiana. Este día es el primero en muchos años que no pongo mi zapato al pie del piel navideño. Este año no habrá regalos dentro del tenis viejo. El pasado año sobrevivimos a la peor crisis de nuestra historia familiar sin una sola baja. Falta mi Alter Ego perro pero eso es otro cantar. Estuvo Guantes ña minina hermosa adoptada por Laura. De aí en fuera estuvimos todos como siempre. No concebimos la vida de otra forma. Barry, los hijos, las mascotas. Natalia, Cridsty. Todos estamos en el frente de batalla. La lucha por salir airosos del diario cotidiano sin bajas. Los amigos entrañables que no vemos. Los ángeles piadosos ayudando a sus semejantes. Las cartas dulces, los regalos inesperados cruzando océanos. Acercamirntos familiares. Los te quiero inauditos. Poemas vivos en flor.En la víspera de la rutina despierto de madrugada y dale que dale me pongo a escribir lo que me sale del alma. Escribo ahora que puedo soltando quereres, estrofas sin diseño, amores sin pulir. Escribo lo que pasa en la gloria de mis días. Y como dice Enrique "lo demás será siempre lo de menos". Buen año. Salud ante todo. Lo que se dice vivir nomás con el apoyo de todos los brazos que me rodean. Termino con un gracias como dice Emilio. Vuelvo a dormir. Hoy hay que ir a misa por la muerte de Dn Antonio. Después la vida nos espera juntos como hasta hoy ha sido. Nos leemos en otro instante de nuestras vidas. Hasta pronto compañeros. Click!

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (132) ...RKO (2) 2010 (1) 28 de junio de 2014 (1) abandono (21) abuela (64) agradecimientos (14) alucinados (90) Amigocha (1) amigos (117) amor (34) amor y desamor (14) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (161) berrinche (36) besos (13) blog (70) Bunbury. (22) Calixto (4) cambio. (21) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (22) conciencia (36) conciertos (4) confusiones (32) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (70) cuentos de-mentes desequilibradas (131) cuentos para mentes desequilibradas (1) culpas (20) de película (25) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (20) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (78) Ficciones (44) Flor (257) flores (15) fobia (12) fortaleza (14) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (8) heridas (29) hermanos (37) hijos (52) historias (175) historias.MaLquEridA (166) hongo... (19) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (79) huesos (6) ilusiones. (12) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (41) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (10) los 200 (1) lunares (2) malo (38) Malo. (22) MaLquEridA.sueños (47) mamá (35) mascotas (71) mchálas (6) me cae (7) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (88) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (17) nueris (7) olor (6) padres (29) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (3) radio (3) raros (3) real (30) realidades (70) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (22) sobrinos (4) soledad. (8) sueños guajiros (63) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (17) unión (7) utopías (15) vas (6) vergüenza (8) vida (57) vida. (29) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (4)

Ángeles de la fe

Yo traigo la verdad en mi palabra Vengo a decirte de un niño sin abrigo. Vengo a decir que hay inviernos que nos muerden, de la falta de un amigo. Vengo a contarte que hay luces que nos hieren, que existen noches sin whiskys ni placeres. Vengo a decirte que está cerca tu condena. Hoy una madre murió de pena. Déjame cantar, tengo vergüenza de ser humano como tú, en tu presencia. Descubrirme a mí mismo y en tu figura qué poca cosa somos sin ternura.