Páginas

domingo, 3 de enero de 2010

¡¡¡A desayunaaaaar!!!



Es domingo, el cielo está muy gris... feo, nublado, frío, feo... de plano.
Es muy temprano, no dan ganas de salir, así que pensaré en que hacer de desayunar.




Mmmm... hace frío, entonces tengo que hacer algo caldoso, que llegue el calorcito reparador a la panza.
Puede ser un pozole rojo, con rábanos, lechuga, limón, cebolla (poquita o nada es  mejor), orégano, tostadas con crema y queso rayado y... a disfrutar.




También puedo hacer panza ( bueno, ya tengo, pero no de esa), con salsa de chile de árbol con jitomate, muy picosita. Tortillas hechas a mano, recién salidas del comal y ... a comer.





También se puede comer consomé con garbanzo, cilantro y un poquitito de cebolla y salsa con chile de árbol, ( que me sale muuuy rica).
Y nos lo comemos con tacos de barbacoa, rica... calientita.

También puede ser un caldo de res, con elote, calabazas, zanahoria, papa, ejote, chayote, y también con una riquísima salsa roja, aggg! quiero comer ya.






O de perdida un caldo tlalpeño, con garbanzo, pollo, chipotle, yerbas de olor, limón  y ese como casi nunca lo como, no sé como se hace.





Todos con tortillitas ricas, hechas a mano y acompañados con lo que quieran de beber... cerveza o refresco, según con lo que se quiera... una coca fría, si con eso me la como.... mmmm... quiero desayunar.
Todo esto amenizado con una buena música... bueno, con la que se prefiera, el chiste es estar alegres... contentos...

Pero todos estos suculentos platos solo pasan por mi imaginación, porque Barry ha decidido que este año empezaremos comiendo sano, así que va a preparar hígados encebollados, agggg!!! ni que estuviera anémica, puafff!!!












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales