Páginas

domingo, 30 de noviembre de 2014

Laberinto de girasoles

Hoy domingo va de hablar puras cosas lindas. De salir a pasear o quedarse echado en la cama todo el día sin bañarse ni nada. Salir con los niños al parque, ir al cine, leer un libro, arreglar plantitas, la casa o lo que haya que arreglar. Hoy las manecillas detienen su peregrinaje en pos de la calma.

Los domingos sale el sol, ¿cuándo fue la última vez que miraste que también hay vida por encima de tu cabeza?, el cielo es muy azul, la gente es amable. Todos sonríen. Los domingos todo es felicidad. Nadie puede morirse en domingo. Prohibido es. Si los días tuvieran color, los domingos serían azules, o amarillos, o verdes o de colores. Si, eso es, los domingos son de colores. Arcoiris de color bañados de sus propias utopías. Sin ollas repletas de oro. El color como riqueza.

Hoy toca o no ir a misa -dios habrá de disculpar tu ateísmo ramplón- salir al super, jugar con los nietos, buscar cartas o papeles que deben ser destruidos por si las moscas y contra todo pronóstico se te ocurra morir y la guerra se desate en tu honor y a la memoria de tu madre y todos sus ancestros. ¡Dios salve a todos aquellos de alma negra! ¿Para qué querrían las almas nobles ser salvadas? tienen el cielo en sus manos.

Los domingos quédate tirada en el sillón, sin preocuparte por arreglar esos pelos peinados hacia ningún lado. Deja que la casa se caiga sin el cuidado de tu mano sabia.  Cierra los ojos a la realidad cotidiana. No oigas, no veas, no pienses. Vive sin existir, es domingo, todo se vale. Realidad escondida bajo las sonrisas dominicales de los vecinos de enfrente o del señor panadero con sus rosquillas de azúcar.
¿Has visto sonreír a tus perros? Tu gato tiene la habilidad de hacerte sonreír al acercarte las garras a tu hermosa cara. Nervios sonrisas.

Céntrate hoy en la tarea que te han encomendado, tan compleja como nunca en tus mejores días de escuela. Hazte cargo de tu vida sin pensar en nadie más. Sea lo que eso signifique. Tienes tu vida en tus manos, ¿qué vas a hacer con ella?
No te metas en laberintos en los que la única salida está sobre tu cabeza. Mirando al sol no se logra salir por mucho que su resplandor te infunda deseos de volar. No esperes que te salgan alas, eso déjalo que lo crean los débiles de espíritu. Sé realista, a menos que seas un ave, las alas no existen para nadie más. Ah si, los ángeles tienen alas pero recuerda igual que -en lo que a ti respecta- no tienen alas. No los tuyos, no olvides que son humanos como tú con la diferencia que ellos hacen el bien sin mirar a quien. Es un decir porque tus ángeles si miran a quien hacer el bien. A ti.

Hoy domingo gira en torno a nada. Es tu vida. Hoy toca, egoísmos al margen, pensar en ti.
Tú puedes, los sabios de twitter lo dicen, no puedes hacerlos quedar mal.
Mira tu vida en tus manos, ¿qué harás con ella?

Click!












23 comentarios:

  1. Domingo.
    LLuvia, viento y el cielo negro.
    Parece el entierro del mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido sea este Domingo... Saludos Malque y un abrazo HARTO fuerte!!!.

    ResponderEliminar
  3. Y el séptimo día descansó...ya lo hizo Dios,,,porque vamos a ser menos nosotros...De ahí viene el refrán; Los Domingos me los paso a la bartola.

    Un saludo preciosa.

    ResponderEliminar
  4. d0ios me dice que está de vuelta de todo.
    La misa le da igual de cara que de revés, jejeje

    abrazos

    ResponderEliminar
  5. Bien pintas el domingo como dual. Salir a recibir el sol de festividad que es este día, o dejarse ir en esa nave de ensueño que es la cama, y perecear en ella. Particularmente, el domingo me causa en una sensación que no puedo explicar, pero que va entre la angustia, ese afán de la inercia, y quedarme ahí, flotando como en una especie de limbo. Un abrazo grande¡ Carlos

    ResponderEliminar
  6. Buen domingo, aquí soleado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hoy es domingo y a solas conmigo y la torta de chocolate de la cual tengo un pedazo te escribo...

    ResponderEliminar
  8. Pues aquí el cielo amaneció negro, pero quizá por tanto desearlo, sobre las 14, abrió y salió un precioso sol, enseguida aproveché para calentar mi ranchito, porque a pesar del sol hacia un frío que pelaba :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Hoy día, que vivimos mejor, los domingos son víspera de lunes. Víspera de lunes lo han sido siempre, pero me refiero a que tienen esa vecindad en su contra. Han cedido el privilegio de ser lo mejor de la semana a los sábados. Incluso a los viernes por la tarde, si eres un poco privilegiado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hoy domingo un día de viento y lluvia exagerada.
    Me alegra que tu no...
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me gustan muchas imágenes en tu texto, en particular la de las manecillas del reloj que se detienen en pos de la calma.

    Es un pensamiento complejo el de las almas nobles que quieren ser salvadas, para qué, si tienen el cielo en las manos.

    Los domingos tienen la paz extraña de la calma antes de la tormenta de quehaceres el lunes, pero sigue siendo grato tener horas de ocio :)

    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. mis domingos son iguales a los lunes que son iguales a los martes a los miércoles y así hasta el sábado.
    es lo mismo que pasa con la navidad, el año nuevo y mi cumpleaños con los otros 362 o 363 días, según sea o no bisiesto.
    hay gente que ha tratado de cambiar mi rutina pensando que "sería mejor para mí", pero como ya se los he dicho: "la felicidad de una persona no puede ser endosada a otra."
    lo otro es que sólo yo puedo llevar este ritmo de vida.

    besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu comentario Malque, no soy boba como ellas, pero al menos ellas se la pasan bomba no? :)



    Saludos.









    RaWwWwWwwr!!

    ResponderEliminar
  14. si, los dias domingo deberian ser color arco iris, si es que fueran de colores los dias.
    domingos familiares, de apachurros con gente que quieres

    ResponderEliminar
  15. Tu manera de escribir "Laberinto de girasoles" me obliga a tergiversar una verdad. Me satisface, creo que lo necesitaba. Muchas gracias. Beso.

    Salud

    ResponderEliminar
  16. No hay nada como entregarse a los brazos de la vagancia más absoluta... Hoy ya es lunes así que tendré que consolarme contando los días que faltan para el domingo. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  17. Pues a descansar..que también da gusto..un beso desde Murcia....

    ResponderEliminar
  18. Hay que hacer algo bueno con esta masa de carne...

    ResponderEliminar
  19. Hola Flor María. Pues el domingo a la rutina del sábado :-) Yo descanso 5 días y trabajo dos :-) Un trabajo que hago con gusto porque me sale del corazón.
    Rutina que por otra parte bendita sea. Porque si no fuera bendita es que no sería rutina agradable.
    Yo recibo al sol todos los días, claro todos los días que sale el sol. Seguro está cansado de mí porque como abro los brazos para darle un abrazo, seguro dirá vaya pesada ésta que cada día que salgo me abraza :-)
    Yo soy muy buena así que ya me tengo el cielo ganado. No tengo que hacer méritos para conquistarlo jajajaja.
    No voy a misa los domingo porque primero es la obligación y luego la devoción.
    Por cierto, precioso el titulo que has puesto me gusta mucho, también el contenido.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  20. Yo tuve un domingo trabajando mucho.
    qué bien escribe usted señora.

    besos
    carlos

    ResponderEliminar
  21. Los domingos son sinónimos de levantarse tardr y un buen desayuno.

    ResponderEliminar
  22. Que disfrutes de muchos domingos; para mí desde luego no es de los mejores días de la semana.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  23. Santos Carlos Roberto y Pedro, yo lo pase raro, bienque me jodí la rodilla y anduve de un humor muy malito y postrado, y pensé en mí.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje