Páginas

sábado, 31 de mayo de 2014

Estrategias aplicables para regalar muñecas feas hechas por usted






Esta táctica sirve solamente si usted es abuela con una sola nieta -de preferencia- y tiene un día de esos donde no hay nada que hacer.

Primero:
Vea usted, sube a su recámara, baja del ropero la caja blanca que contiene retazos de tela, botones, agujas, alfileres, rellenos, todo lo que crea necesitar para hacer una muñeca. Si no cuenta con esta caja usted no puede seguir adelante o aí usted sabe, yo no sé qué tenga arriba del ropero.

Después va y se sienta junto a su esposo quien mira televisión. Él le hará el mismo caso que le hace Babo Alejandro cuando le pide que deje de ladrar o sea nulo. Igual le cuenta el proyecto poniendo manos a la obra en menos de lo que canta un gallo.


Comienza por cortar el tamaño de las patas digo de las piernas de la muñeca y de los brazos. Corta el círculo para la cabeza y un rectángulo para el cuerpo. 
Como dios le da a entender cose todo eso, después lo rellena con guata o algodón, según lo que tenga a la mano.

Despuesito une las patas y las manos al cuerpo. 

Por último busca dos botones iguales que sirvan de ojos. Si a usted le pasa como a mi que sólo tenía dos botones del mismo color pero diferente tamaño, no le aunque, usté pégueselos. Aí después verá que explicación se le ocurre para que la niña quede conforme con lo que le diga. A mi por ejemplo se me ocurrió decirle que la muñeca estaba guiñando el ojo y por eso uno estaba más chiquito que el otro.

Si usted obtuvo un Ah, como respuesta, ya la hizo, siga adelante.

Ora si por último último, haga la boca con hilo rojo y un pespunte cuidadoso como le enseñó su madre. No importa si por culpa de sus manos temblorosas se pinche y vuelva a pinchar, créame que el trabajo lo vale. Tampoco se desespere si no le atina pa´ensartar el hilo a la aguja, total prisa no hay. Roma no se construyó en un día. Recuerde también que usted necesitó nueve meses para formarse en la panza de su mamá.

Luego...

Cuando tenga terminada la cabeza, agréguele un moñito que tenga por aí guardado -seguro tiene, búsquele bien- cosa la cabeza al cuerpo y listo, su muñeca está terminada.

Ahora ponga atención porque viene la parte más difícil.

Coloque a la monita en la parte más visible de la casa para que cuando su nieta llegue sea lo primero que vea. 
No pierda de vista sus reacciones, ahí se dará cuenta si su trabajo tendrá éxito.

Si le gustó, correrá a por ella -como dicen los españoles- y con esa vocesita tan suya le dirá: -¡Gracias abuelita, te extrañé!- Usted se pondrá feliz y lanzará un suspiro tan profundo que se oirá hasta la cochinchina.

Si no le gustó, tome la muñeca y llévela a su recámara. Colóquela en la parte más alta del ropero y espere a que la niña la pida. No pierda la esperanza, algún día lo hará. Por favor no vaya a llorar eso es obsoleto, además a nadie le gustan las abuelas chillonas.

Ah, se me olvidaba, antes de todo muéstrele su obra a su bendito esposo pero recuerde no hacerlo cuando esté viendo tele porque cuando hacen eso los hombres, tienen la mirada perdida y su mente está en otro lado y nomás le van a decir:

-¿Eh?- ¿Cuál muñeca?



Cuídese, chaíto. Suerte.

















23 comentarios:

  1. Seguro que a tu nieta le encanta, ya verás.
    Besos, buen finde querida amiga

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja no le gusto jojo.

    Es que psss viendolo bien esta fea y como entiendo muy bien lo que es ser niña ni me enojo ja.

    ¡Ay! :(

    ResponderEliminar
  3. Me has chafado diciendo que tiene un ojo guiñado. Pensé que le había caído simpático y me lo guiñaba sólo a mí.
    Cuando la Bella te la pida le dices que, como no le había gustado, la muñeca se ha buscado otras amigas más agradecidas. Sería una buena lección. Yo soy muy bueno para dar lecciones que nunca pondría en práctica. Ya están los padres para educarlos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. que bueno, se lo voy a leer a mi mamá, seguro que te va a entender perfectamente.
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Jajaja! Está cabrona de fea la muñeca esa, pero considerando los pinchazos, la tele, el asunto de los botones huérfanos, que suele suceder y varias de las agravantes que tú misma nos expones... se perdona, peeeero, aquí está lo bueno...... Llegará el día en que la bella platique. Mi abuela me hacía cuando yo era una beba, unas muñecas de trapo herrrrmosas y solía sorprenderme con ellas!!! Así que siéntate y espera, para que lo constates.
    Besos
    p.d. Te quedo hermosa!!!! jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tu quoque fili mi!

      No me río nomas porque estoy llorando por otros asuntos.

      Eliminar
  6. no es que a tu nieta la bella no le haya gustado la muñeca, ocurre que las muñecas de ahora vienen con múltiples accesorios para que las niñas les hagan caso. debiste haberle agregado in iphone, un blackBerry o tal vez una tablet. ahí tu bella nieta hubiese volado a agarrar cualquiera de los accesori..., digo, la muñeca. je : )

    besos piratas.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu muñeca. Ya puedo imaginar la carita de tu nieta al entregarle tu sorpresa. Y como no tengo nenes, y bueno lógico no tengo nietos. Asumo que no me sirve por ahora tus estrategias. Pero me lo llevo anotado para cuando me llegue ese bendito tiempo. Gracias por compartir tus experiencias. Fue un placer leerte.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  8. Eres única a la hora de contar tus historias, y a mi me encanta.
    Algún día esa muñeca adquirirá el valor del sentimiento.
    Besos muchosss

    ResponderEliminar
  9. Coño, la verdad que es fea la bicha esa que llamas muñeca, pero con los niños nunca se sabe, de repente le gusta...jajaja
    En cualquier caso deberías seguir intentando hacer una que le guste...:)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Hermosa receta, recorde una muñeca que me hizo mi mamá cuando me dejaron en la escuela llevar un juguete hecho con cosas de casa y mi mamá hizo una mona pelirroja de estambre amarrado y yo la ame tanto que 27 años después la sigo conservando. Es una gran herencia para tu nietecita. Felicidades.

    ResponderEliminar
  11. He vuelo a pensar en tu muñeca. Es imposible que le guste a la niña, porque ahora las niñas buscan otra cosa. Olvídate del instinto maternal de antes. El anuncio de la muñeca favorita de las niñas de hoy dice: "Cuando sea mayor como la Barbie seré". Y la muñeca en cuestión tiene pinta de puta de lujo. Todo un ejemplo. Ni se te ocurra comprársela a tu nieta, aunque te la pida de rodillas.

    ResponderEliminar
  12. Maravillosa receta, intentaré hacerla para mi nieta, pero creo que no será tan bonita como la que hiciste !!! Tqm Florecita !

    ResponderEliminar
  13. Por fin di con tu blog
    hace un tiempo me dejaste un comentario en mi blog y no consguia encontrar el tuyo ( creo que al menos en aquel momento en tu perfil no se ve)
    De momento no te voy a comentar ( me gusta leer bien antes de hacerlo) así que ahora que te tengo "fichada" te volveré a leer por la tardenoche.
    Buen domingo
    pd/ espero que no te moleste que entre como un elefante en una tienda de decoración ( lo de la cacharrería lo dejo para otros lugares menos confortables)

    ResponderEliminar
  14. Me encantó... Debo decir que me impresionan las muñecas, pero también que es un buen dato para muchas mujeres. Las cosas con el tiempo toman otro color y seguramente, como dijiste, en algún momento la muñeca pase a ser requerida.

    ResponderEliminar
  15. Pues efectivamente Mal, cuando vemos television, el mundo al nuestro alrededor desaparece jejejeje.

    Le contare lo que narraste a mi tía, que es la única abuela más cercana que tengo.

    PS; La muñeca quedo bonita, te lo digo yo que tengo buen gusto jejeje.

    ResponderEliminar
  16. No te preocupes porque no le gustó.
    Siempre puedes hacer vudú con ella, jajajjaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Da igual si es fea o bonita. Ni siquiera importa que ahora no le haya gustado. Porque cuando sea mayor esa muñeca será un tesoro para ella. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  18. , jaja, bello entretenimiento, me hiciste reír.
    Un abrazo.

    Lindo regalo...

    ResponderEliminar
  19. Leyendo este texto, he llegado a descubrir que eres muy buena observadora de la conducta humana. Lo de no mostrar,cuando el hombre está frente al televisor, al que que la mujer quiere que apruebe, porque en ese estado el no atiende, y si atiende lo hace desentendido, es cierto. Me admira cómo sabes hacer cosas, como esto de las muñecas. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  20. jaajjajaa me hiciste reir los hombres están con la cabeza en otra cosa, quien sabe que...solo nos miran (a veces) y escuchan un bla bla bla bla
    no vayas a desechar la muñeca, para tu nieta será un recuerdo de cuanto la has amado.

    ResponderEliminar
  21. Eres demasiado Malque... jajajaja
    Beso!

    ResponderEliminar
  22. Pero la muñequita es hermosa y muy tierna, yo también coso muñequitas a mano porue nunca logré aprender ni a tejer ni a coser a máquina (lo hice y me olvido, me gusta coser a mano), yo hago muchas muñecas y animalitos (ranitas, abejitas, perritos, etc) de tela para regalar a mis vecinos, a mis amigas, no tengo nietas pero me hace bien hacerlas y regalarlas, y también me encnata que me regalen muñecas hechas especialmetne para mi, las guardo con amor, recuerdo en los últimos veinte años de mi vida (cumpliré 50 en julio) tres muy bonitas. LA HORMIGUITA VIAJERA, una HIPOPOTOMA y una LIBELULA, hermosas, hechas por señoras grandes, una sin hijos y otra con varios nietos. BUE, Nena, suerte (mercedes era tu nombre?) beso y bendiciones

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje