Páginas

martes, 13 de mayo de 2014

No no no no

Uno no se levanta los martes 13 pensando que algo malo le va a pasar. No no no no no. Uno va por la vida como quien no quiere la cosa. Según dicen este día es de mala suerte, no creo en eso. No atribuyo a la mala suerte que la lavadora se quedara a mitad del ciclo como esperando algo que nunca llegó y yo ni en cuenta o que el coche se quedara parado a mitad del tráfico infernal de esta ciudad con nosotros dentro sin poder hacer nada y que Barry haya explotado por su mala suerte con ese coche. Tampoco que por eso La Bella siempre tan buena niña, haya hecho un berrinche de órdago y que no hubiera modo de calmarla, de tal modo que tuve que subir unos cuantos decibeles el tono de voz para que entendiera que hay cosas que nomás no se pueden hacer.

No creo que por mala suerte de mi gato, este se haya mojado por la lluvia torrencial que cayó y no estuviera como siempre para protegerlo de los granizos del tamaño de una canica que lo asustaron. Perdón Calixto.
Tampoco es mala suerte que debido a esa lluvia se inundaron lugares que ni remotamente se habían inundado y que nos dejara varados un buen rato. No es mala suerte que no tenga agua ni para bañarme. No es mala suerte que haya tenido un accidente en la mañana y que nadie se diera cuenta, ni es mala suerte que mi teléfono deje de funcionar precisamente hoy, ¡Maldición! Tampoco es mala suerte que el iPad se haya caído y que esté vivo a pesar de eso.

No es  mala suerte que la lluvia haya roto el techo del jardín trasero ni que el coche no esté donde lo dejamos. No es mala suerte que Barry le haya atrapado la cabeza a Babo Alejandro con la puerta porque este insiste en buscar la calle cada que tiene oportunidad ni tampoco es mala suerte que yo haya agarrado precisamente hoy una infección en los ojos. No es mala suerte que La penosa haya muerto ni que se hayan cambiado a mi calle unos vecinos con mala pinta. Tampoco es malo que hoy a Bruno se le olvidaran en mi casa sus zapatos de mañana, ¡Chin Bruno!

Nada de eso es mala suerte, no no no no son circunstancias que están en nuestro sino y que se nos juntaron el mismo día. De mala suerte nada. Sólo espero que no tiemble como estos últimos días porque si no... pues nada. Si tiembla me echo a correr al fin ya me acostumbré y tengo muy estudiado el caminito de salvación.

Como sea ya quiero que acabe este día porque si pasa otra cosa muero y eso si será de muy pero requete muy mala suerte para mi.
Pensaré seriamente en ir a darme una limpia -y por aí a mi familia- de pirul y yerbasanta por aquello de las dudas malditas de mi destino que no sepa si hacerme feliz o llorar conmigo. Mientras, ¡Alabado sea el señor!, agradezco que todo fue leve y no hubo nada que lamentar.

Hasta mañana, ora si como dicen en mi rancho, ¨Si dios quiere¨ y si no, pues no. Aí se lo haigan, yo hago mutis.

Abur









29 comentarios:

  1. no, nada de lo ocurrido ha sido mala suerte, sino, tan sólo ironías del destino para ponernos a pensar.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto pero que bueno que ya se acabo el dia.


    Besos DRACO pirata

    ResponderEliminar
  3. Es para no salir de casa eh...
    No soy supersticioso pero da que pensar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco creo en esas cosas pero este martes 13 me regañaron en el trabajo sin venir a cuento, me dio alergia y se estropeó el ascensor de mi casa. No digo más... Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  5. pensándolo un poco... las mismas cosas malas nos pueden ocurrir cualquier otro día del calendario...

    o no?

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Sólo fueron casualidades que sucediese en un Martes y 13.
    No soy supersticioso, que dicen que da mala suerte. :-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. No soy para nada supersticioso, ya que cualquier día puede ser malo para que a uno le ocurra algo, y no tiene porque ser martes y trece, aunque hay un viejo dicho castellano que dice: Trece y martes;, ni te cases ni te embarques.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  8. Por suerte ya es 14, y te espío por una cerradura, estás vivita y coleando...

    ResponderEliminar
  9. jajaja Pues yo la pasé muy bien, ni sabia que era Martes 13... :)
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  10. Yo no me enteré que era martes 13 más que me iban a pagar y el muy cabron jefe no depositó

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  11. "No no no yo no me resignare no
    a perderte nunca aunque me supliques
    que amor ya no insista y me vaya de ti."

    No, no, no....

    Lo siento, cada vez que leo tres "no seguidos" se me viene a la mente dicha canción.

    ResponderEliminar
  12. Esa palabrita debería ser el tantra de muchos en muchos momentos... no no no y NO!
    No hay mala suerte mi Malque! Es solo un día en el calendario! Ya pasó ves!
    Beso!

    ResponderEliminar
  13. No llevo un buen día tampoco. :(
    Y sí, soy muy supersticiosa y yo sabía que la cosa no iba a ser hoy fácil pero no hice caso a mi intuición y pasó lo que pasó :(
    Besazo

    ResponderEliminar
  14. osea ya no se, es martes 13 o viernes 13? los dos son de mala suerte?
    jaja, no no son dias normales, que pasen casualomente cosas malas es pura coincidencia, si señor jaja

    ResponderEliminar
  15. La mala suerte si existe. Y a pesar que no tiene una explicación lógica y racional, si se cree ella seguro que es real. El único guerrero que puede contra ella es el positivismo! =)
    Que tengas una bella y exitosa semana laboral.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Yo me confundí, pensé que el día malo era el viernes 13, pero ya no estoy muy seguro, lo pase sepultado por el trabajo! Harta chamba! Uuuf cuando Salí llegue al marcador corriendo! Y que si hubiera demorado un poquito más hubiera sido atropellado frente a mi trabajo! Eso si hubiera sido mala suerte!

    ResponderEliminar
  17. vos lo dijiste bien...circunstancias del sino.
    me alegra de estar en tu país de los hongos!

    ResponderEliminar
  18. Hay días así, raros, todo se junta y no creo que tenga algo que ver el número, al menos igual sigo en esa negación...Saludos

    ResponderEliminar
  19. Demasiadas cosas, si, pero no ha pasado nada grave, eso es lo importante.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  20. Existen las malas decisiones, saludos Malque, besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  21. La mala suerte no precisa de días concretos para saludarnos, pero en estos estamos un poco más pendientes y siempre viene bien tener a quien cargar la responsabilidad de nuestras decisiones.

    besos

    ResponderEliminar
  22. A mí, como no me he dado cuenta de que era 13 y martes, no me ha ocurrido nada. O me ha ocurrido lo mismo, pero no lo he mirado bajo ese prisma y todo me ha parecido normal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Causalidades y no casualidades,cariños ya pasó el día.

    ResponderEliminar
  24. ¿Y todo en el mismo día? Qué fuerte, Malque. Sí, mejor es pensar que todo eso fue producto de una conjunción cósmica adversa y no del martes 13. Bueno, y como decía Escarlata O'Hara: "Realmente mañana será otro día", aunque suene a perogrullada, jeje. Que tengas un feliz día. Flor. Besos.

    ResponderEliminar
  25. me gusta el sentimiento que le has puesto a tu magnifico escrito

    ResponderEliminar
  26. Intensidad!! día intenso, nada de mala suerte. Ufff!
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. A veces en un día nos pasan cosas increíbles. A mi me suceden sean 13, 20 o cualquier fecha del calendario.
    De todas formas, ya pasó,
    besos

    ResponderEliminar
  28. Una serie de coincidencias que simplemente se generaron por ser martes 13.

    Besos

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje