Páginas

viernes, 23 de mayo de 2014

Sinceridad





Escuchar la voz de La Bella en las mañanas y ¨correr¨ a abrazarla es lo que hago cuando llega. 
Abro la puerta, 
me mira,
la miro...
Sonríe,
yo también...
Me arreglo el pelo no vaya a ser el diablo y se asuste con mis pelos parados.


-¡Hola mi amor, ¿cómo amaneciste?, dame un besito- digo yo con la mejor de las sonrisas y mis brazos abiertos

Ella se sigue muy quitada de la pena diciendo:
-Espera, déjame saludar primero al abuelo.


¿Guau?













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales