Páginas

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Algo que soñé para quien nunca soñé





Debido al accidente de mi hijo La Bella debía quedarse en casa una semana. Tendría tiempo para convivir con ella y que se acostumbrase más a mi pero algunos sucesos lo impidieron y debieron marcharse anoche pero tuve la fortuna antes de eso de cuidarla casi todo el día.

Dado que está aprendiendo a caminar hay que andar tras ella todo el tiempo. Ha aprendido a subir las escaleras así que me he convertido en su guardaespaldas.
Estamos viendo hacer algunas modificaciones a la casa para que no haya algún accidente.
Ayer sin más en un parpadeo agarró camino a subirse. Pude detenerla a tiempo pero el esfuerzo hizo que me saliera sangre de la nariz.

Y aí estoy con mi tapón sanguíneo y mi muñequita en brazos. Lo bueno que fue poca sangre y pasó rápido el susto porque La Bella ya no se queda quieta. No hay tiempo para lamerse las heridas. Ve mi nariz y en su lenguaje japonés me dice algo que no descifro pero le contesto y queda conforme.

Para mantenerla un rato tranquila, me puse a leerle un cuento. Con gran asombro vi que se quedaba muy atenta a lo que decía. 
Cuando hablo gesticulo mucho, modulo la voz para mantenerla atenta y pude lograrlo. Le leí Los 3 cerditos y El traje nuevo del rey pero ella quería mantener abierta la página en el cuento de Jorge y el Dragón. Con su consabido grito ¡Ahhhh! supe que debía esperar.

Seguí leyendo y entonces pensé en que no se me había ocurrido leerle uno de mis cuentos. Sé que no me entiende pero el mantenerla atenta es muy emotivo para mi.

Lo que debo hacer es elegir qué cuento. Se me ha venido a la mente el de las hormigas. En fin, buscaré algunos.

¡Qué emoción!

Nunca pensé que llegara el momento en que le leería a alguien a quien nunca soñé contarle los cuentos que siempre soñé.

Tal vez tenga palabras nuevas pero muchas lo son para ella. Quizás no sepa quienes son los bichitos de los que hablo pero los conocerá de mi mano.

Quizás los cuentos no le gusten o quizás si.

¿Y eso qué importa? El público estará muy atento y eso ya es más que suficiente para mi aunque ese público sea sólo una niñita geniuda como su abuela.











26 comentarios:

  1. Q suerte tiene tu nieta de que le leas "tus" cuentos, que envidia le van a tener.

    La Bella: Pues mi abuelita me lee unos cuentos que ella escribe <3

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso! Serán los mejores cuentos que escuchará en tooooda su vida!

    El mejor público Malque... te ganarás al mejor público!

    ResponderEliminar
  3. Vaya valentía comadre, ese publico que tienes es el mas dificil de complacer :D un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ternurita va creciendo bien pronto. Y entonces te enseñará a entender ese lenguaje para que nos compartas y entenderle a todos los bebés :P

    Y habrá de entender después todos y cada uno de esos cuentos que le compartes. Espero que pronto haya otra oportunidad de que sigan conviviendo.

    ResponderEliminar
  5. en ella tienes a una espectadora selecta de tus cuentos a la que harás feliz escuchándote y que al mismo tiempo te hará feliz con su más bella sonrisa.
    besos.

    ResponderEliminar
  6. Que belleza, imagino que la ternura de la abuela a logrado que geniuda niña este a la espectativa a los cuentesillos.

    Saludos Malque :)

    ResponderEliminar
  7. Qué felicidad y orgullo más grandes, linda Flor!!! Te das cuenta??? El privilegio es para ambas! A ella por tenerte como abuela (que ees una escritora genial) y a tí porque te recuerda que la Vida es maravillosa!
    Muchos besos para las dos!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué suerte tiene la Bella, mira que tener una abuela que le cuente cuentos escritos por ella misma...

    Imagino lo emocionada que debes estar :)

    Saludos, Malque... Peace&Love

    ResponderEliminar
  9. yo escribiré cuentos para mi hijit@ también! :D que lindo y... a tener parches a mano para que no te sangre mucho... beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  10. Antes de lo que piensas le gustará descubrir lo que escribías de ella cuando estaba dando sus primeros pasos. Más tarde vendrá su propio blog, porque además del genio de la abuela sacará su habilidad para transmitir por escrito sus sentires.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. He llegado hasta tí casualmente, y me alegro de que la deriva de la navegación virtual me haya llevado a tu playa. Qué suerte tiene tu nieta contigo. Qué orgullosa estará, algún día, de que su abuela le haya leído cuentos propios en su propio idioma...

    ResponderEliminar
  12. ¿Verdad que la vida nos depara sorpresas alucinantes?
    Definitivamente, merece la pena vivirla a tope...
    Salud

    ResponderEliminar
  13. Conozco esa bonita sensacion de descubrir que slguien con tu sangre posiblemente comparte un nuevo vinculo contigo que nunca sospechaste que podrian tener...esos relatos, esos puntos de vista o la forma de relatar que ahora piensas tal vez puedas pasar a la siguiente generacion...

    ResponderEliminar
  14. Ese público vale más que una multitud esperando el baile del caballo.

    ResponderEliminar
  15. Con tus cuentos y tu voz, seguro que a la Bella (que por cierto está bien linda), seguro que la mantienes quieta durante un buen rato... y eso quieras o no, te ayudará a descansar un poquito, porque caminar detrás de ella tiene que ser agotador, está en una edad muy bonita y graciosa pero cansan un poquito. Besos mil amiga.

    ResponderEliminar
  16. Mire usted, la mía también habla en japonés...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. leele el de la mosquita. fue el primero que lei de vos y me quedo en la cabeza.

    ResponderEliminar
  18. estoy en las mismas, leyendo cuentos a mi hijo de casi 2 años. Una cosa que es infalible es la música... con eso se queda quieto... o biala solo.

    ResponderEliminar
  19. Los niños a esa edad no entienden nada y por eso les encanta que les lean.


    Besos

    ResponderEliminar
  20. A esa enana, yo me la comería a besos...

    Nada como lograr la atención de un niño, y disfrutar de sus expresiones, es magia pura.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  21. OOOh que suerte que tiene tu bellísima (que si esta tan buena como tu hija!!! Jejeje te pido me anotes en lista de espera! Jejejejeje)
    Yo no recuerdo que mi abuela me leyera algún cuento. Y mucho menos uno escrito por ella!
    Cuando mi sobrino aprendía a caminar , tuvimos que modificar la casa, l decorado se fue al carajo, todo lo que tenia puntas o esquinas desaparecieron de la sala. Crecen tan rápido! Y hay que estar atentos!! Unos segundos pueden hacer la diferencia entre un momento agradable y un accidentillo!
    Que le paso a tu hijo? Ya esta mejor??? Espero que si!
    Un besote para ti y tus bellas!!!

    ResponderEliminar
  22. Los pequeños se ensimisman con los sonidos de la voz. Aprenden a reconocernos por su sonido; aprenden a reconocer su terciopelo y su ruda aspereza, y se embelesan con los cascabeles de las palabras, los fonemas. Todo es nuevo. Y, la atencion, es su herramienta mas natural, esta sujeta al interes del aprendizaje del mundo exterior y su universo interno. Podrias hablarle sobre como se pela una patata y, si lo haces con amor y cariño, pondra la misma atencion que si le recitases Shakespeare. Son esponjas que absorven todo su alrededor; por eso hay que andar con sumo cuidado en uso de mosos y lenguajes: lo copian , lo calcan, TODO. Jajaja...

    Asalta el castillo del teclado, refugiate en el papel, armate de artilugios escribidores y,.. ¡Adelante!... escribele un cuento a La Bella, uno que sea solo para ella. Veras que experiencia.

    Bss.

    sarva mangalam. :)
    Namasté

    ResponderEliminar
  23. Por cierto; deseo que el accidente de tu hijo quedase en la advertencia y el susto, nada mas.

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje