Páginas

martes, 25 de octubre de 2011

A un paso de Dios






¡Vamos rebaño
queremos la copa
la hinchada está loca
y yo quiero verte campeón!

Una de las cosas que me divierten mucho es ir al estadio a ver jugar a las Chivas, el equipo de los hombres de mi familia. 
Llegar al estadio, comenzar a oír los gritos de la afición, ver la gente correr hace que uno se contagie y cuando menos lo esperas ya estás gritando y corriendo con ellos.

¡Yo te voy a alentar
como todos los años
esa es mi ilusión
quiero verte campeón!

Escuchar las mentadas de madre con el claxon de los americanistas hace que uno responda como gallo giro a la agresión provocando que las mujeres- en su mayoría- se asusten o sean más prudentes -algunas pero yo no.
Portar la playera del equipo, sentir como si fueran parte de la piel, estar orgulloso de los colores que hacen sentir que el corazón va a estallar. Rayados corren por doquier y yo con mi sombrero cuki se me inflama el pecho de emoción porque voy al lado de ellos.

Y corremos a buscar nuestros lugares, mi familia se turna para jalarme porque mis piernas no dan más hasta que pido tiempo porque voy limpiando el suelo con la lengua.

¿Por qué será
que te sigo a todas partes?
¿Por qué será que no puedo vivir sin ti?

Y de pronto las autoridades deciden que se cierren las puertas a la afición y no podemos llegar a nuestros lugares. Desolados, como almas en pena vagamos entre túneles buscando alguna puerta que nos lleve a ver el partido que ha comenzado.

No hay.

Mi familia corre, ¡Corre Chikis! y Barry me arrastra entre gente que sube y baja escalones buscando un sitio. Hay lugar en las escaleras, no hay más remedio nos sentamos a ver el primer tiempo.

¿Cómo se ve mi sombrero? pregunto pero nadie responde.

¡Carnaval toda la vida
rojiblanca la pasión
si no te veo se me parte el corazón!

Al terminar el primer tiempo buscamos con la mirada algún lugar que tenga asientos, que no sean las escaleras porque los vendedores no dejan ver nada. Mi playera blanca muy mona se ensució de algo que no pienso adivinar. Saboreo un rico helado de limón mientras pajareo mirando todo menos el fútbol, igual da ni siquiera sé cual es la portería de las Chivas.

Caminamos, subimos, bajamos, ¡QUIERO IR AL BAÑO! grito pero nadie me oye. ¿Por qué será que en el estadio hay dos baños de hombres por uno de mujeres? Kiku dice que porque son más y beben mucha cerveza.

¡Ah!

Subimos...

Subimos...

Subimos hasta lo más alto. Pido permiso a Dios sentarme a su lado, los lugares que encontramos estaban cerca de la chingada pero al menos podíamos sentarnos.

¿Me tomas una foto para el blog?

El aire responde volándome el sombrero y me alborota el pelo.

Unos tipos pronto se hacen amigos de los hombres de mi familia, ¿Cómo le hacen? Yo con trabajo sonrío a los conocidos.
Beben cerveza, gritan, mientan madres, se abrazan como si se conocieran de hace mucho. Yo mientras tanto le mando besos a Luis Ernesto Michel que está bien papi. Me dan ganas de apapacharlo, recargarlo en mi pechito y darle besitos maternales pero está tan lejos como yo de la cancha.

¿Me veo bien?

¡La chiva no tiene mujer
la chiva no tiene marido
pero tiene un hijo puto que se viste de amarillo!

La vista del estadio es impresionante, se cimbra ante los gritos y brincos de las porras que gritan ¡Putos! mutuamente.
Un niño sin playera aguanta el aire frío que se llega de todos lados. No se ve la mamá cerca sino seguro estaría tapado hasta las manitas.

Llega a su fin el partido, emocionados esperamos que terminen de aventar vasos de cerveza o de líquido amarillento que vi que un señor depositaba en un vaso, ¡ASCO! Distraigo a mi niña para que no vea semejante bochorno.

Y me tomo fotos y las quiero subir al blog y quiero que las vean mis amigos y... no puedo subirlas, mmmta, me doy de topes contra la pared.
Las porras brincan ondeando las banderas, ¡El que no brinque es puto! y brincamos sintiendo la emoción de tener todo el estadio a nuestros pies mientras el piso vibra peligrosamente.

¿Qué cuánto ganaron las chivas?

No sé, llegamos cuando habían metido todos los goles, ¿A quién se le ocurre anotar en los primeros minutos sabiendo que vamos tarde?

Eso no es de bien nacidos oigan.

¡Tómame una foto antes de irnos, ándale!

A la salida unos americanistas gritan ¡Arriba el américa! yo les digo ¡Chinguen a su madre! pero quedito para que mi familia no oyera.
Buscamos entre un mar de gente una playera rosita nena de chivas pero no hay mñeh aí será para la otra. Siento satisfacción al ver sonreír a mi familia, divertirnos como hace mucho no lo hacíamos y pasar un domingo de pocas-pocas-pero poquísimas pulgas.

Y ya, ganó Chivas y lo demás será siempre lo de menos.













40 comentarios:

  1. Querida Flon,

    "Pero tiene un hijo puto que se viste de amarillo!!!"... jaja con la porra =D

    De mas chavo me gustaba ir al azteca cuando se llenaba, es en verdad impresionante el ruidajo, ahora ya no mas panbol, prefiero los juegos de mesa, jaja!

    Que tengas un lindo dia chivita!, abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Pues sivolabas un poquito mas alto llegabas al cielo si...
    Que marrano el tipo que meaba en el vaso...jajaja
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  3. Bonita crónica futbolera, yo igual me contagio cuando voy a ver el equipo de mi región , el Santos Laguna... ni me gusta el fútbol, pero ya allí uno se contagia de la emoción.

    Saludos Malque!

    ResponderEliminar
  4. Querida Flor:
    Me encantó esta entrada!!!
    Toda mi familia es de Boca Juniors y yo soy fanática de Velez Sársfield. Y todo lo que relatas me recuerda cada vez que vamos a ver los partidos!
    En Argentina la pasión por el fútbol es enorme!
    Larga vida al balónpie!!!
    Besos porteños, bella flor!

    ResponderEliminar
  5. No soy de soccer, debo confesar. Pero me entró el localismo cuando viví en el DF y hasta la camisa de mi equipo me regalaron. Grité, maldecí y me divertí, aunque mi adrenalina se dispara con el football americano!

    ResponderEliminar
  6. Que horror mujer...!!
    como se te ocurre asistir a una barbarie de ese tipo?...jajaja la verdad yo sencillamente no lo soporto.
    En aquellos tiempos cuando llegué a asistir forzada a algun juego ( creo que he ido solo 2 veces en mi vida) me he quedado dormida!

    Haa..por cierto...estoy en Tlalnepantla, de nuevo por acá haciendo corajes..jajaja

    Besos y apapachos pal frio...
    oye, no aguanto nada, hoy amaneció bastante fresco he? pero hay gente que exagera, con botas, gorros bufandas y guantes! no es para tanto!

    Diana

    ResponderEliminar
  7. ¿le vas a las perr... chivas?... córtalas, naaaah! no te creas, yo le voy a los pumas
    y no sabes el gusto que me da que haya perdido "El Ave" jajajaja,
    el américa ya no le gana ni al Atlético Caguamas de mi barrio

    que bueno que te divertiste en el "clásico de clásicos"

    saludos

    ResponderEliminar
  8. la hicnhada esta alocada!!!! y la cabra
    te deja algo aunque sea para recordar.

    http://cerrandoporderribo.blogspot.com/2011/10/caminos-distantes-y-distintos.html (brigada numerica y mesa de regalos) te tocan dos

    ResponderEliminar
  9. ¿Fútbol soccer? ¿Qué es eso? ¿No es el deporte escolar que en Estados Unidos ponen a jugar a las niñas de educación elemental y media? XD

    Jajajaja, genial entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto tu post!!!

    Arriba las Chivas Chingao!!

    ResponderEliminar
  11. Amo estosposteos tuyos!!! un beso...

    ResponderEliminar
  12. Mirá vos! Yo, como don Ramón, la voy al Necaxa. O según las circunstancias al Monterrey Monterrey ga-na-rá!!!

    ResponderEliminar
  13. Nunca le entendi al fut jaja
    pero me encantan tus post. es casi como estar viendote.

    ResponderEliminar
  14. Pido permiso a Dios sentarme a su lado, los lugares que encontramos estaban cerca de la chingada pero al menos podíamos sentarnos [sic].

    Me encantó y si, me ubiera encantado también haber estado allí.

    Salu2!

    ResponderEliminar
  15. jejejeje bueno, son de esas anécdotas que se acumulan en función de la afición, es divertido cuando las escuchas relatar pero no cuando las está viviendo uno ¡¡pero lo bailado ni quien lo quite Malquerida!! jejejeje :D

    ResponderEliminar
  16. Chivas! Chivas! Ustedes si saben.
    Que mal que llegaron tarde me imagino la gritadera con cada gol, algun día veré a las chivitas jugar algún día.
    Que buen post sobretodo porque ganó el rebaño sagrado.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  17. A mi tambien me molestan los goles madrugadores, especialmente aquellos que se hacen mientras uno busca unos asientos...


    Besos

    ResponderEliminar
  18. No me gusta mucho el futbol, pero si me identifico con el desprecio colectivo hacia el Ámerica, jajaja es casi innato.

    Saludazazazazo!

    ResponderEliminar
  19. ¡vaya! desconocía esa faceta de fanática futbolera de tu parte mientras que yo sólo me emociono hasta las lágrimas frente a un buen vaso de ron. desde aquí un brindis: ¡qué viva el chivas! un beso.

    ResponderEliminar
  20. ah! lo mas espectacular que dejen tomar cerveza dentro del estadio, me quiero ir a MEXICO!!!
    aca se prohibe!!!



    saludos!

    ResponderEliminar
  21. Las Idas al estadio podrian llamarse un viacrucis por todas las cosas que hay que pasar, pero al fin del partido todo lo que nos pasó queda en nuestra memoria para siempre,y eso hace que dejemos de llamarle viacrucis y decir que nos la pasamos a toda madre.

    Bien por las Chivas!

    ResponderEliminar
  22. Hola Malque!!! Yo prefiero que me lo cuentes tú en lugar de ir al estadio porque tu visión me hace sonreir y sé que escribes exactamente lo que ves!!!! BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  23. No me digas, no quiero, esas cosas, no quiero...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Así son las cosas... Aunque yo le perdí todo el respeto al fútbol desde que mataron a un jugador (y sí, Colombia es pasión), recuerdo las idas al estadio con mucha emoción. Eso sí, nunca pude entender la "hermandad" que se formaba entre tipos que pocas antes habrían peleado por un puesto en el Transmilenio. Y también "(...) con trabajo sonrío a los conocidos."

    ¡Saludos sonrientes!

    ResponderEliminar
  25. ¡No le hagas caso al DRACO! que diga lo que diga, el otro día subió un post sobre futbolistas, cuando dice que el fútbol no le gusta. Lo del ron es otra cosa, je; ni te imaginas cómo lo pillé hace unos días por internet (ni podía escribir...) Dice que después de esa se pasará a los refrescos de cola, pero yo no me lo creo, jajaja

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  26. Buen relato aunque no soy de disfrutar el fut =(


    Buena semana

    ResponderEliminar
  27. ¿Yo como futbolero que te puedo decir?. Muchos no entienden lo que un simple equipo puede generar. Con tu post recordé muchas tardes y noches que viví en la que prácticamente era como una segunda casa -o sea, el Azteca-.

    Eso si... el rojiblanco bueno no son las Chivas :P

    Besos!

    ResponderEliminar
  28. Como el futbol no me va, entonces te dejo un saludo.
    =)

    ResponderEliminar
  29. Cuando empece a leer estaba listisimo para escribirte algo por tus pesimos gustos de futbol, pero al leer tu día y saber que fuiste inmensamente feliz ..me importa poco a quien le vayas mientras podamos compartir contigo dias así !!!
    un saludote y un abrazo :)

    ResponderEliminar
  30. Cuando empece a leer estaba listisimo para escribirte algo por tus pesimos gustos de futbol, pero al leer tu día y saber que fuiste inmensamente feliz ..me importa poco a quien le vayas mientras podamos compartir contigo dias así !!!
    un saludote y un abrazo :)

    ResponderEliminar
  31. el futbol no es lo mio... pero vaya que me he divertido con tu post, aunque me imagino que no tanto como tu con tanta porra...
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  32. Malquerida, nunca pensé que entraría a tu blog y me toparía con una entrada que hablara de futbol... y como no me gusta y menos lo tolero... la vdd no sé qué comentarte :S

    Saludos Malque!!


    XD

    ResponderEliminar
  33. tu familia es de ir a los estadios, yo no he ido a ninguna, no nos gusta mucho.
    aunque si vemos los partidos de la selección xo tampoco tan fanáticos.
    Chivas, aqui en casa comprabamos las sodas en lata del chivas por el omnilife que mamá compraba xa mi

    ResponderEliminar
  34. QUe no subas las fotos no tiene perdón de Dios, querida...

    ResponderEliminar
  35. ¡Que bueno!!.. buenísimo ir al estadio y disfrutarselo como tu.
    Un abrazo colombiano
    P.D...me encanta tu manera de escribir...sencilla, descomplicada y jocosa..jejejejeje

    ResponderEliminar
  36. La chiva no tiene mujer!
    la chiva no tiene marido!!

    pero tiene un hijo puto que se viste de amarillo!!


    XD

    ResponderEliminar
  37. Hace mucho que no entro a un estadio, me gustaba ir con mi hermano, el es fanático, tal vez en el futuro lo lleve a mi hijo, pero no me gustaría que sea fanático.

    Saludos

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje