Páginas

jueves, 6 de octubre de 2011

Llueve sobre mojado*

.





Las horas pasan tan lentas que pienso si es que de verdad el tiempo está transcurriendo.
Quiero que sea ayer, así no me habría quedado abrazada a tu fotografía.
Como novia de pueblo me quedo esperando que llegara alguien, el que sea... pero nadie llegó.
Y héme aquí oyendo a Sabina que me tortura diciendo que ¨uno y uno son demasiado¨ si al menos fuera uno pero no hay ninguno.
Esperaba un rey... esperaba un príncipe... esperaba un sapo... esperaba un dios.
Y el sapo no se convirtió en príncipe porque era rey.
Y el rey tenía alas pero no sabía volar a menos que fuera sobre el lomo del unicornio de alas doradas que escogió irse con el príncipe porque le pagaba más.
Ni el sapo, ni el príncipe ni el rey llegaron ni a las diez ni a las once ni a las doce, sucede que el príncipe se quedó atorado entre explicaciones inconclusas y tráficos de lluvias rezagadas.
¨Dormir contigo es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado¨ insiste Sabina y como un dios hago que se calle porque su canto me confunde.
El sapo se fue tras los huesos de una rana saltarina de pechos apetecibles y el rey... el rey... ah el rey... si tan sólo estuviera el rey.

Ya quiero que sea ayer y que Sabina deje de cantar.











*Joaquín Sabina y Fito Páez.

30 comentarios:

  1. Asi suele pasar mi MalQue, pero es mejor querer que sea hoy y siempre hoy.

    Saludos!


    PD. Primeras!

    ResponderEliminar
  2. Vamos, vamos... quizá el príncipe no tenga la puntualidad suiza, pero de que llega, llega. :)

    Un fuerte abrazo, "Bienquerida." :)

    ResponderEliminar
  3. ánimoo, ánimoooo que a veces el Príncipe azul se vuelve gris pero con una bañada se le quita ;)

    Saludos Malque!!

    XD

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo con lo que dice Pashmina :D

    Además, recuerda, con una lavadita y se le quita, nomás échale un pelito extra de suavizante :D

    ResponderEliminar
  5. El principe llegará pronto... y por lo menos lo estás esperando con buena música.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Inmediatamente que lo vi me dije: Dormir contigo es estar solo dos veces, es la soledad al cuadrado!

    excelente rola!

    ResponderEliminar
  7. Hola, que bellas tus letras. Te dejo un beso, cuidate.

    ResponderEliminar
  8. Es mejor no esperar nada de nadie y ni vivir en el ayer ni en el mañana VIVIR AQUÍ Y AHORA.

    Saludos Malque...

    ResponderEliminar
  9. Me encanta este blog, ya mismo lo linkeo en el mio.

    ResponderEliminar
  10. Una música preciosa la que te acompaña para escribir como lo haces!!!!! BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría ver esos pechitos de rana...
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  12. Esperaba un sapo... :D

    Uf, la de sapos que hay que tragar, Malque. Ay la melancolía, qué puñetera es, jo!

    saludos

    ResponderEliminar
  13. Ahora quien se te va a acercar si el barry anda rondando.....a lo mejor ya te los espanto!!!!

    ni Dios, ni principe, ni sapo, ni rey.....el unico que estara a tu lado y esta desde que naciste hasta que te muueras soy Yo.

    ResponderEliminar
  14. Siempre estupenda amiga.

    Saludos y buen viernes.

    ResponderEliminar
  15. los princips llegamso cuando tenemos que llegar , ni antes ni despues...siempre a tiempo.

    ResponderEliminar
  16. como siempre, muy lindo lo q escribes

    ResponderEliminar
  17. Querida mia, el que tiene que llegar, llegara, aunque sea un poco atrasado, pero llegara, te lo aseguro.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Que Barry no lea eso, Malque, o estarás en serios problemas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Y hablando de Sabina, ¿Tampoco llegó el príncipe ni a "La una y las dos y las tres"?
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. malquerida, sí, justo eso te iba a decir; que cambies de cantante, jajaja, un beso.

    ResponderEliminar
  21. Cuando menos buscas es cuando aparece mi malque, deje de esperar y que llegue cuando sea necesario! (: aqui me tendras de nuevo jaja
    nos estamos leeyendo, cuidate mucho, un beso.
    Dhano.

    ResponderEliminar
  22. SIp me faltó Gaviotica...
    ya lo incluyo.
    Tal parece que los días nostálgicos nos llegan a muchos al mismo tiempo....
    Sabina es buen compa.
    De nada, mi Malque, ya sabes que las gaviotas vuelan y llegan a donde se les necesita.
    Besotes y ánimo!

    Nota: con las canciones de Sabina se me antojó un tekis derechito derechito. Así que...
    Saaaaaalud!

    ResponderEliminar
  23. A mí también me pasa: Cada vez que escucho a Sabina yo también quiero que sea ayer...
    Todavía no han inventado cómo hacer que mañana sea ayer no?..
    Avísame cuando lo hagan.
    Un besito...

    ResponderEliminar
  24. por que los cuéntos cuéntos son y la realidad tiene su maldita forma de retorcerse hasta que al fin llega al lugar del que nunca quisimos salir.
    MAÑANA SEGURO QUE HABRÁ LUZ PARA TI y tu compañero (dejemos a los príncipes para los cuentos)
    mordaz tu humor.
    ME ENCANTO
    saludos para ti

    ResponderEliminar
  25. Yo también y no calles a Sabina , siempre dice la verdad! :)
    Bss mi niña ! :)

    ResponderEliminar
  26. Auch Malquerida, pobre de la protagonista, y me parece que hay muchas doncellas que se identificarían con su historia, esperando a ese ser especial para ellas, ya no un principie, un dios o un rey, tan sólo un sapo que les reconozca como las personas especiales que son, pero bueno :(

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje