Páginas

martes, 9 de marzo de 2010

¿Y de qué color te lo vas a pintar?.




Mi cabeza cambia constantemente de color como dice mi perfil. Colores serios como corresponde a una reina, jamás colores extravagantes porque esa edad ya pasó, pero si colores que disimulen un poco el lunar de canas que se ha extendido ya por la mayor parte de la cabeza.
Lunar de canas que tuvo a bien heredarnos mi madre a las mujeres de la familia.

Ir a la estética es un dolor de cabeza literal porque tendré que quedarme varias horas ahí. No sé quedarme quieta y como niña chiquita me empiezo a desesperar muy pronto.

Agarro el celular, busco revistas, le hablo a Kiku, la atosigo diciéndole que ya me quiero ir, en fin no me quedo quieta.

Por eso no entiendo a Barry que no ve el sacrificio que hago por estar siempre linda je. Claro que una reina como yo no necesita mucho que arreglarse, acudo más bien a aplicación de tinte porque mi pelo crece como el pasto y hay que estarlo retocando cada rato. Son precios que tengo que pagar por la belleza, ni modo.

Después de quedarme ayer casi 4 horas en la estética por todo lo que me tenían que hacer, bueno tampoco era tanto solo me tenían que poner dos tintes y hay que dejar pasar tiempo entre uno y otro. 
Cuando terminaron, Kiku  me dijo que el tinte y el corte me habían quedado perfecto, no podía ser de otra manera.
Te quedó bien mami, ella no me mentiría aunque tuviera que pintarme otra vez el pelo si es que acaso no se me viera bien el color.

Cuando llegó Muny me dijo que el color me había quedado muy bien y lo sé porque si no hubiera sido así él no me mentiría y me lo diría de inmediato.
Te quedó muy bien mamá me dijo y le dí un beso de recompensa.

Pero al llegar Barry...

me vió, me saludó y me dijo: luego se te compone.

¿QUÉ?, por dios, ¿luego se te compone?. en fin.

Pensé que eso era todo lo que me diría pero faltaba más.

Chiky, ¿y de qué color te lo vas a pintar?.

Toing!!!
Toing!!!
Toing!!!

¿QUÉ?, pero si ya me lo pinté Barry.

¡Ah! fue todo lo que dijo.

O sea... casi cuatro horas en la estética que me han dejado un tremendo dolor de cabeza y me preguntas, ¿de qué color te lo vas a pintar?.

No cabe duda Barry ya no se fija en mi, snifff!!!.





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales