Páginas

viernes, 2 de octubre de 2009

A veces pienso... y no digo nada... o digo mucho.





María, con cara de sol
y cachetes de manzana
teje sus sueños con dedos rápidos
dejando que la luz
de sus ojos zarcos
ilumine su cesto de amor.




(27).


Esto se me ocurrió, después de ver a una niña indígena tejiendo un petate para ayudar a su mamá y lo tejía mientras estaba platicando con sus amiguitas sobre el idioma náhuatl que ellas hablan además del español y su mamá no sabe hablarlo.
Y se me ocurrió, para entrar a un concurso...obvio no gané, no soy poeta.




Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales