Páginas

sábado, 24 de octubre de 2009

Una musa que no es musa pero que quiere serlo.






Es la una y veinte de la mañana.

Estoy en penumbras. Es la cuarta vez que se va la luz en mi casa, pero ahora no puedo hacer nada.
Sé resolver los problemas de fusibles y contactos, esta vez no he podido. Es de noche ya y la luz de mis ojos ya no alumbran como debieran, solo veo sombras.

Hay ruidos extraños, que hacen que cada vez me hunda más en el sillón... no me muevo.

No he podido arreglar el desperfecto, así que he tenido que esperar a que llegue alguien a auxiliarme.
Tres horas y media me quedé sin energía eléctrica. Las sombras me acompañaron durante largo rato. Sigo sentada en el sillón, frente a mi ventana. Oigo las risas de los niños que revolotean como mariposas nocturnas en la calle.

Hay mucha gente fuera a pesar de que ya es tarde, sus risas me dejan pensando cual es la razón de su dicha.

Mis párpados cada vez se hacen más pesados, no quiero dormir...aún no.

Un escuadrón de mosquitos ha aterrizado sobre mi pierna, se han nutrido de mi sangre, sangre de musa adormilada.

Ya quiero que llegue Barry.
Barry,¿dónde estás?, ¿por qué no vienes?...

Cada vez me hundo más en las sombras, en mis pensamientos, en mis temores. Tengo los pies entumidos. Cambio de posición, estoy cansada, el frío en mi espalda hace que mis dientes choquen y produzcan un ruido extraño.

Barry, por favor...¿dónde estás?

Nunca como ahora he sentido tal soledad en mi alma.

Es viernes.
No me  gustan los viernes, nunca hay nadie para platicar en el msn. Creo que todos tienen vida, porque no hay nadie conectado.

Los hijos no están, se han ido a divertir después de una semana de trabajo agotador.

Yo...
yo estoy en las sombras.

Barry, ¿dónde estás?... ¿por qué no me llamas?.

Mi celular se ha quedado sin batería y el teléfono de casa no sirve sin energía eléctrica, por dios! ya quiero que venga alguien.

Tenía una cita con un poeta a las 11 de la noche.
No llegué.
No hay luz.
No hay computadora.

Lo voy a subir a las 11 me ha dicho, para que te puedas dormir temprano.
Planes, no hago planes, nunca me salen bien.

Barry, estoy preocupada, ¿dónde estás?.

Los ojos me pican, se quieren cerrar y no los dejo. Llevo más de veinte horas despierta...estoy cansada, quiero dormir.


Poeta, perdóname no he podido llegar a la cita como acordamos, pero he leído el poema.
Estaba triste por la cita perdida, no suelo ser descortés...lo siento.
Después de leer lo que has escrito,  me voy feliz...  por fin...
por fin, alguien me hizo un poema,
por fin fuí musa de alguien.

Gracias Lumpempo, poeta de primera para una musa de cuarta.

¿Recuerdas?...el mundo es tan pequeño, que cabe en la computadora.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales