Páginas

martes, 6 de octubre de 2009

¿Qué harías?...



Si te dieran permiso para salir del cielo hoy que es tu cumpleaños...
¿Qué harías papá?.
¿A quién visitarías?

¿Visitarías la tumba de mi madre?, ¿le dirías que lo de las margaritas era una mala broma?.
¿Que de verdad lo sientes?.

¿Buscarías a los gemelos?
¿Qué les dirías papá?.

¿Querrías a tus nietos?.
¿Querrías a Barry?.

¿Visitarías la casa que hiciste?, la casa que construiste con tanto sacrificio...¿la visitarías pa´?.
¿Buscarías a todos tus hijos?.
¿Querrías saber cuanto te recuerdan?.

Tal vez buscarías a tus hermanas, sabrás que una murió, en mi cumpleaños. Que su casa ya no existe.¿Sabrás eso papá?.

¿Serías de nuevo feliz al vernos?.
¿Estarías contento porque tus hijos son unas personas buenas y nobles?. ¿Que a pesar de tus errores nos educaste de la mejor manera?.
¿Y quién no los tiene?.
¿Te regresarías al cielo satisfecho?. Porque no me cabe la menor duda que estás en el cielo. Después de todo tu sufrimiento es lo menos que mereces.

¿Buscarías a Adriana?.
¿Qué le dirías a Marco?... ¿lo abrazarías? y ¿ a Emilia papá?.

¿Y yo padre?. ¿Te preocuparías por mi?.

¿Sabes qué te digo?, que no te preocupes, que todo está bien.

Te diría que tranquilices a mi madre, que le digas que todos los recordamos mucho.
Que los recordamos con cariño y amor. Ese amor que  nos daban sin mesura.


¿Sabes qué te digo papá?.
Que descanses ya, que todo está olvidado.

Que después de todo, he aprendido a perdonar.

Quiero decirte, que te quiero papá, después de tanto tiempo quiero que lo sepas. El rencor se ha ido.
Puedes descansar en paz padre... para que yo descanse también.

Deseo que estés bien, que todo fué una mala jugada del destino que no supiste manejar. Que después de todo, por fin puedo decir que todo está bien.
Que no olvido, pero que ya no me lastima.

Después de tanto tiempo... ¡Te quiero mucho Papá!.



Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales