Páginas

viernes, 9 de agosto de 2013

Hablen con ella








Tenemos la difícil tarea -Barry y yo- de hablar con La Bella, de decirle que no niña que no, que haciendo berrinches no se llega a ningún lado porque... porque... porque no.

Mira que si haces berrinches te ves fea y eso no es aceptable en alguien como tu Natalia hermosa mi preciosa.

Pero yo no quiero hablar con ella. Lo que yo quiero -corazón cobarde- es jugar, abrazarla, andar descalzas, comer nopales, frijoles. Inventar melodías con notas mágicas en el teclado. Hacer pompas de jabón, leer cuentos, ser felices con nuestra mutua presencia.
Dormir con ella.
Soñar con ella.
Vivir con ella.

Yo no quiero hablar con La Bella
para eso están sus padres.
Yo quiero comérmela a besos
para eso soy su abuela.








24 comentarios:

  1. Eres su abuela y quieres ejercer de abuela. Es tu derecho. ¿Qué no entienden? Si te ponen peros, amenázalos, diles que no estás sola. Con eso bastará. te lo aseguro. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. de soslayo: Eso haré pero si necesito refuerzos espero de verdad no estar sola :(

    ResponderEliminar
  3. Es normal lo que dices y haces, ya que es el papel que desempeñan las abuelas.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de haber entrado y de haber leído tu cuitas con Natalia, entrañable ser abuela.
    Yo me pregunto, cuándo lo seré yo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me muero con ella!!! Es tan deliciosa!!! Cómetela a besos! Estás permitida! Que hablen sus padres, se ha dicho!

    ResponderEliminar
  6. Dicen que los padres crían y los abuelitos malcrían. En el buen sentido.

    Mis abuelitos maternos, que en paz descansen, me malcriaban con amor.

    Así que yo opino que deberías hacer todo eso que sientes con la pequeña Natalia. Todo eso a ella nunca se le va a olvidar.

    Un beso, mi Malque.

    ResponderEliminar
  7. Esas son las ventajas de las abuelas, malcriar y disfrutar de los nietos. Como ya lo has dicho para lo demás están sus padres, tú ya cumpliste tu tarea con ellos.
    La Bella es bella, me encanta esa foto, la expresión, el “atuendo” jaja. Me la como a besos! Me encantan las nenas, será porque tuve varón (aunque es mi adoración)
    Un cariño grande

    ResponderEliminar
  8. Bueno aunque le riñas un poco tampoco pasa nada no les hace daño ninguno a los niños, aunque bien sé que las abuelas estamos más para disfrutarlos.
    Está muy bonita la nena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Nos toman el pelo, pero l@s queremos tanto...
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Bueno, como ya dijeron alla arriba el derecho re asiste jajajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Si pues Malque, tu estas para consentirla y apapacharla como buena abuela que eres :D

    Un beso.!

    ResponderEliminar
  12. Di que si, que para la educación están los papis, tú, disfrútala, si te dicen que la malcrías, hazle burlas y di, cuando seas abuela, lo comprenderás, jajajajja

    Un beso abuela linda :)

    ResponderEliminar
  13. Su abuela le cuenta cuentos y la niña aprende a ser cuentista. Escondiendo sus preciosos ojos tras el pañuelo, observa si sus pucheros están causando el efecto deseado.
    Un beso para la abuela y otro para la nieta.

    ResponderEliminar
  14. los abuelos para consentir, que los padres eduquemos a nuestros hijos. tu solo cómela a besos XD

    ResponderEliminar
  15. Pues tienes toda la razón del universo ellos deben de ponerle limites y tu tienes que ayudarla a romper esos límites, tienes que malcriarla y apapacharla, ser el refugio al que acuda cuando quiera escapar de sus padres! Te envío un besote!

    ResponderEliminar
  16. Ya educaste a tus hijos, ahora toca maleducar a tus nietos.

    Un beso-tote.

    Pd. Está hermosa.

    ResponderEliminar
  17. Y así se hace, Flor!!! Malcríala!!! para eso están los abuelos!!! ;-) Además es tan bonita... Cómo resistirse a semejante hechizo?
    Besos para tí y para la princesa!!!

    ResponderEliminar
  18. yo sembré en los jardines de mi casa dos pequeños árboles de poncianas que al crecer alcanzaron -para mis sobrinos- la estratosférica altura de unos cuatro metros.
    cuando estaban chicos y nos visitaban, les decía:
    "hacen una (incluyendo berrinches), y los cuelgo. hasta pueden escoger de qué árbol quieren ser colgados"
    -¿ves? el tío los cuelga. así que tranquilos. -decían sus padres.
    ¡ah! grandes recuerdos que me ha hecho rememorar tu relato.

    besos.

    ResponderEliminar
  19. Sí, Malqueeeee, mimala y amala tanto como lo hacés. Siempre los abuelos y abuelas tienen esa debilidad por sus nietos.

    Yo con la mía soy muy unida y por suerte puedo confiar en ella. Le puedo contar todo.
    ¡No sabés cuánto se valora eso de éste lado! ¡La Bella es muy bella, realmente! :)

    ¡Beso enorme, espero que estés muy bien!

    ResponderEliminar
  20. Para eso están los abuelos para malcriar

    ResponderEliminar
  21. Mis dos abuelas me hicieron ver que ellas también fueron niñas. De niño (pequeño) piensas que todos han nacido en la edad que están o un poco antes. Cuando una de ellas me enseñó sus muñecas y la otra (10 hijos) me leía el pensamiento sin apenas conocerme, supe que debía de aliarme a ellas. A la segunda te juro que le di una patada para que se callase de mis cosas malas; mi madre me zarandeó y la amona me sonrió como si yo hubiese hecho bien, pero cuidado con repetir!

    ResponderEliminar
  22. Que lindo, también engrío a mi sobrina amy, conmigo se divierte y la pasa bonito.

    abrazo

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje