Páginas

domingo, 18 de agosto de 2013

El frío de un arma es como el frío de la muerte

Luego de ver un programa sobre el narcotráfico, otro sobre las armas sofisticadas que usan los Carteles de la droga y todos los crímenes que cometen tales tipos me di cuenta que la violencia que se vive en mi país es de miedo. La delincuencia actúa impunemente. Sabia que la violencia es extrema en algunos lados tanto que la gente anda armada. Me asustan las armas. Coincido con el dicho de que estas las carga el diablo. 

Hace tiempo tuve la oportunidad de tener una escuadra en mis manos. El frío era el mismo de cuando vestí el cadáver de una inocente muerta por razones extrañas. Yo seria su madrina pero no pudo ser, entonces hubo que vestiría. Por ai tengo escrito un post sobre eso. Lo escribí en el colectivo. 
El frío de su cuerpecito era igual al del arma que un día tuve entre mis manos será que en los dos la muerte estaba presente y el frío era igual. 
Luego de ver esos programas decidí que no compraré mariguana así sea para aliviarme, prefiero -si se trata de preferir- seguir enferma (nunca pensé decir esto). 
Me da escalofríos el frío de un arma... el de la muerte.. el del silencio que no logro descifrar y llena mi mente de dudas.
Me da miedo tu silencio y el no volverte a ver.




23 comentarios:

  1. bueno, yo no creo que la marihuana te cure, pero si querès no darle de comer al narcotràfico podès cultivarla en tu casa, en algun macetòn. En argentina los proyectos de despenalizacion del consumo apuntan a eso, a la no penalizacion del cultivo.
    de todos modos no creo que te cure
    si que te haga mas potable algunas cosas
    plantita de dios

    ResponderEliminar
  2. Lo dije mal, en realidad no me curará nada más me hará olvidar, je.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No se que decirte sobre esto, Un beso.

    ResponderEliminar
  4. No dejes que nada influya en tu decisión.
    Creo que lo más importante es que tú te sientas bien y que el dolor o las molestias desaparezcan.
    No voy a aconsejarte en ningún sentido porque creo que nadie mejor que tú para tomar esa decisión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que causa pavor cada vez que sale en la televisión alguna noticia sobre las matanzas y ajustes de cuentas que hacen los cárteles y la casi total impunidad con que se mueven.
    Ojalá eso acabe pronto pero me da a mí que irá a peor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. entiendo como te sientes. Una vez senti el cañon de un arma apuntandome, pense que iba a morir!
    Lima vivio unas epocas horribles con el terrorismo! uno salia a la calle sin saber si iba a volver!

    ResponderEliminar
  7. La muerte, esa gran desconocida, yo no le tengo miedo y si una gran curiosidad por saber como será la experiencia, eso si, no me gustaría sufrir, yo tengo todos los boletos de morir en la cama con un ictus o algo parecido, pero no tengo prisa así que mientras no esté muy perjudicado prefiero dominar la curiosidad y seguir por este barrio, que no está tan mal... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. ¿Amor por qué te fuiste? Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  9. Violencia en México.. lo mismo le dije a una amiga Mexicana, y me dijo, violencia?? como en todo lado.. según ella allá no es tan violento, ahora ya no sé.. jee
    Y pues normal sentir ese sentimiento de no saber que sentir cuando pensamos en la muerte (es decir del cuando nos toque) espero lo mío sea rápido y furioso osea.. no lo note.. y si pues lo noto, dejaré estipulado me ayuden a partir más rápido.. joooo
    La mariguana... como tratamiento muy recomendable.. dicen algunos pacientes... no te cierres..
    open your mind...
    besos y abrazos Malque...

    ResponderEliminar
  10. Ojalá se legalice la droga, todas las drogas, se acabaría con el narcotráfico, y el que se quiera drogar que se drogue y se atenga a las consecuencias. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Al menos 20 veces mi mamá me ha contado la historia de como murieron sus hermanos, Jaime tenía 17 años salió de su casa y lo encontraron en un departamento vacío, sentado, con una pistola en una mano y en la otra un cigarro. Dicen que fue jugando a la ruleta rusa, la familia dice que lo mataron. El otro se llamaba Fernando, iba de regreso a su casa, nunca se esclareció si lo querían secuestrar o robar el auto, el caso es que se desvió de la ruta y le dispararon directo al pecho de un carro a otro. Mi mamá nos heredo el miedo a las armas y jamás he tocado una. Te comprendo.

    ResponderEliminar
  12. El tema de las armas me suena muy violento...
    La muerte me inspira siempre descanso, paz...

    Y ya no sé que es preferible si el frío o el calor...

    Quizás ese termino medio... que es tan difícil a veces encontrar...

    Ahora sí el miedo hay que combatirlo, es terrible, es lo que más temo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Malque, no me gustan las armas ni para colección.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Malque!

    Nunca he estado cerca de una arma pero espero no estar cerca nunca, nunca.

    Saluditos!

    ResponderEliminar
  15. Soy de los que piensan que las armas, cuanto más lejos mejor. Pero entiendo a quienes deben protegerse. Quizás algún día acabe tanta locura.

    Un abrazo, reina

    ResponderEliminar
  16. La única vez que tuve un arma apuntándome,fue en un momento de locura, fue excitante que mi pareja sexual de ese momento me apuntará con el arma, enserio fue extraño, el me decía, que no tienes miedo?, nop. jaja

    ResponderEliminar
  17. Dura descripción, y triste.
    Qué martirio la droga. Sucede en tantas partes, está tan enraizada y da tanto dinero que difícilmente se erradique. Odio las armas y todo lo que tenga que ver con ellas, siempre serán sinónimo de muerte.
    Lamento lo que has contado, deber ser muy duro (y no sé qué decir, todo sería poco)
    Un beso Malque

    ResponderEliminar
  18. Que shockeante, sin dudas es así en todo el mundo. Me resultó interesante y escalofriante esa comparación y sobre todo con almas y propósitos tan distintos, pero tenés razón, de alguna forma ambas sensaciones y sentimientos representan la muerte.
    Espero que todo cambie, y sobre la marihuana la verdad no sé que decirte... no sé mucho sobre eso, supongo que es decisión de cada uno, lo que te haga bien sin excesos y controladamente (bueno, es complicado con esas cosas) es lo que cuenta.
    Besote.

    ResponderEliminar
  19. las drogas lo único que hacen es dañar el cerebro en un círculo vicioso que no termina nunca.
    también traen violencia y muerte.
    besos.

    ResponderEliminar
  20. y no has pensado en el autocultivo???

    ResponderEliminar
  21. Fui militar en África por obligación. Allí fumé cannabideos y luego, al poco de civil, lo dejé. No crea dependencia; lo sé porque cuando me di cuenta, ya no la/lo fumaba.
    Tendría que legalizarse esta droga menor e ilegalizar la venta pública de armas en todos los países. Conozco lo que se siente teniendo un arma en la mano y te aseguro que distorsionas más la realidad que con los "cigarros", además del peligro que ello conlleva.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje