Páginas

jueves, 28 de febrero de 2013

Naturaleza muerta

Pues como les iba diciendo, el lunes me dio un ataque de ansiedad muy fuerte. Comencé a temblar mucho y a sentirme desesperada.
Cuando esto sucede me alejo de cuchillos y tijeras porque son muy peligrosos en ese estado.

Bueno.

Prendí la computadora para tranquilizarme pero fue inútil. Me sentí peor. El corazón latía de prisa y el dolor en el pecho no menguaba. Me estaba angustiando demasiado. Tum tum tum tum tum tum tum.

Así que le dije a mi hijo por facebook -bendita tecnología- que me sentía mal. También le dije a mi hija por twitter -de nuevo bendita tecnología- para que estuvieran enterados. A Barry le llamé al celular pero siempre me manda a buzón, asht!
Igual no podían hacer nada pero son las reglas del CHI, (Código de Hechos Inesperados) que debemos acatar el cual inventamos por si las moscas.

Como el malestar no pasaba fui al médico. Dijo que tenía que relajarme y bla bla bla. Todo eso que dicen los doctores pero que no sirve de mucho, bueno si sirvió porque me tranquilizó.
Dijo que me fuera a mi casita, me pusiera la pastilla de la presión debajo de la lengua y que la otra me la tomara de inmediato. Que los antidepresivos bla bla bla y que no se iba a meter con los del parkinson, que lo que había que hacer era estabilizarme y bla bla bla.

Dijo que me acostara, que no pensara en nada, cosa fácil cuando en mi cabeza revolotean ideas sobre las citas médicas que se aproximan, teniendo que pensar en cómo decirle a Barry que hay que ir con el neurólogo. Sucede que el buen Mr. Barry está cansado de las idas a los hospitales y de enfermedades temblorosas de su bella esposa y eso que no sabe que en abril tengo otras tres citas. Eso estresa oigan.

Lo entiendo más de lo que él se puede imaginar pero no puedo hacer nada. Los médicos no me atienden si voy sola.

Pensar en eso y en otras infidelidades me provocó ansiedad.
Hay que cruzar toda la ciudad para ir al hospital. Vivo en el norte, el hospital está en el sur. Siempre que vamos al neurólogo quedamos muertos, tirados en la sala hasta recobrar fuerzas y si hace calor morimos más tiempo.

No están ustedes para saberlo y yo si para contarlo pero el calor me provoca hemorragias nasales, estornudos y migrañas inacabables, pero como no puedo hacer nada porque aquí vivo, tengo que adaptarme. 
Eso si, duermo todo el día como marmota en mi sillón y en las noches sigo durmiendo. En épocas de calor duermo más de lo que debiera.

Soy una flor-zombie con aroma a alhelí o a nardo o mejor a azahar.

Pero ya, aquí le corto porque a esta hora temprana hace mucho calor y ya me estoy comenzando a deshojar.

Hoy no me quejé mucho, ¿o si?











16 comentarios:

  1. Y que te quejes! Tienes un humor y una creatividad espléndidas y todo el derecho a despertar un día, unas horas, un poco cansada.

    Supongo que aunque suene trillado o tal vez muy difícil de lograr, el médico tiene toda la razón y Tranquilidad. No estresarse demasiado por lo que viene.

    Concéntrate en lo bueno que tienes y reconfórtate a ti misma con las bellas palabras que a veces tienes para otros o para tus historias. No serán una cura, pero al menos un bálsamo.

    Una abrazo enorme desde el Sur!!!!

    ResponderEliminar
  2. al lado izquierdo de tu blog tienes una imagen de una flor que dice "Hoy elijo ser Feliz". Vamos! hay que mirar las cosas de otra manera o ver qué hacemos para que mejoren. El cerebro manda sobre el cuerpo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pobrecita mia, cuanto lo siento, de verdad, pero me siento impotente porque no puedo hacer nada, veo que haces lo que puedes, ir al médico y cuidarte...
    Lo siento tanto...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  4. Quéjate lo que te de la real gana.
    Para eso estamos, para ayudarnos
    Cuídate mucho, y toma la vida con calma.Es muy fácil decirlo, verdad?
    bss

    ResponderEliminar
  5. Me creerías si te digo que nos sentimos igual? Ayer tuve que regresar de la casa al trabajo porque me sentía mal. Como con calor, y frío a la vez, con nauseas y con ganas de llorar. Era muy extraña la sensación... hoy estoy en casa "descansando" pero sin dejar de pensar en el trabajo.

    Un beso Malque, vamos que podemos salir de esta!!!

    ResponderEliminar
  6. No me afloje, doña Flor!!! Usted sabe como s esta vida. Hay días mejores y otros peores.
    Descanse, luego se verá.
    Un abrazo porteño, linda mujer!

    ResponderEliminar
  7. ¡quejate!

    desahogate

    Es tu blog :D

    ojala y ya estes mucho mejor

    ResponderEliminar
  8. Estos médicos a veces dicen cosas de guardia municipal. El tuyo me recuerda aquél que le aconsejaba a mi padre dejar las preocupaciones, porque eran perjudiciales para la salud de su corazón. Mi progenitor se descojonaba diciendo que como las preocupaciones las tenía por capricho, que a partir de salir por la puerta de la consulta las dejaría para otro al que no le convinieran tan poco como a él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Contar lo qué nos sucede es muy sano, lo malo es guardárselo dentro.
    Mi agradecimiento, por tus palabras de ánimo en momentos qué lo necesitaba.
    Cuídate mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. sólo una vez me dio depresión. fue a los 26 años cuando estaba internado en el hospital por una grave enfermedad infecciosa.

    a la depresión la analicé y racionalicé muy bien e hice como si aquello le hubiese dado a una tercera persona.

    al doctor le comuniqué que la enfermedad me había causado depresión.

    en ese momento la definí como "el alma que llora".

    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Mi querida Malque, no es que te quejes mucho o poco, ... no te quejas, nos compartes, que no es lo mismo, como quisiera poder traspasar la pantalla y acompañarte no solo virtualmente; la ansiedad, nos da a todos en cualquier momento, esta bien que te cuides y te relajes, y que le avises a tus hijos, el tum, tum del corazón claro que lo asusta a uno!, cuando uno se toma la presión por ejemplo y se la ve alta, se le pone más alta de verlo!... se que es bien dificil, por lo que atraviesas, más lo haces con mucha valentía, y hasta en ello, considerando a los demás,... por favor cuídate miles, y has lo que te indican los médicos, eres una gran y bella persona, vales oro, animo amiga, un fuerte abrazo, TQM

    ResponderEliminar
  12. Te entiendo, ya lo he vivido. Pero haz lo que dice Marcelo.
    Un abrazo !!!
    Te quiero mucho hermosa !

    ResponderEliminar
  13. Jajaja... quejate, quejate.

    La verdad es que, leer tus quejas, como estan tan bien escritas y dejan transpirar tu sentido del humor pues, resultan entretenidas, instructivas y un puntal de aprendizaje en la trayectoria humana.

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  14. Si pudiéramos controlar esos caprichos de nuestro cuerpo que se escapan de nuestras manos qué fácil sería. Si fueras una flor mejor sé la de la Maracuyá :)

    ResponderEliminar
  15. Ah, como te entiendo, lo vivo a cada instante. Desde aquí te abrazo !!! TQM !

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje