Páginas

miércoles, 6 de febrero de 2013

La Calle de las Novias







He intentado mil veces decir cosas bonitas pero no se me da, al contrario, las hago tristes. No sé si de verdad soy así o mis dedos lo son pero no sé hacerlo con palabras alegres.

Por ejemplo:

El domingo fuimos a caminar a La Calle de las Novias y me fijé en lo sucio que estaba todo. Había basura por doquier. Policías, soldados, alboroto, gente drogada, etc. Esto es lo feo.

Lo bonito fue que iba con mi familia y fuimos muy felices.

Lo feo tiene más palabras.

Ese día La Bella  quería caminar y caminar. Se enojaba si la cargaban o la metían a la carreola pero si la ponían a andar era muy feliz, sonreía y saludaba a todos, hasta a los perros que veía les decía ¨Hola¨.

No sé describir la extraña sensación que me provoca que me quiera. Me da mucha emoción que me de besos. No puedo contar la alegría que me causa tenerla en mis brazos. Es bello pero no lo sé decir.

Puedo hablar de que mi familia está unida pero eso es lo único que digo.
La felicidad que me causó verlos caminando tomados de la mano por las calles del centro, no sé describirla. No sé cómo.

Me alegra la mañana escuchar a una familia de pájaros madrugadores que viven en la azotea. Imagino que todos andan apurados porque tienen que ir a trabajar o a la escuela, así como los humanos.
Su piar es escandaloso pero no me molesta. La música para el alma que son sus trinos no tiene descripción.

Cuando Barry estuvo enfermo, me sentaba en las mañanas a escribir. Estaba serio porque se sentía mal,  entonces me metía a las páginas de chistes y le contaba muchos para que se riera. Lo lograba pero más por la forma que los cuento que por la gracia del mismo.

La cosa es que no puedo describir lo que me causaba verlo sonreír gracias a mis bobadas. Haberlo hecho feliz en esos momentos no tiene manera de escribirse. Lo hago simple, ramplón, sin chiste.

Hace poco Barry dijo que soy rara. Tal vez sea por mi forma de vestir o la música que escucho. Por mi soledad intrínseca o por mi forma de ser tan dura y seria.

No sé.

A veces esa forma de ser hace que vea cosas malas donde no las hay. Que entienda lo que no es y que de forma disparatada despotrique contra el mundo.

¿Cómo cambiar una forma de ser inherente a mi desde pequeñita? 

Intento cambiar la forma de ver la vida pero se queda en eso, un intento vano que no ve la luz porque mi propia tristeza -que no sé de donde saco- lo sepulta bajo toneladas de melancolía.

Sin embargo dentro de lo malo me doy cuenta que tal vez no pueda escribir sobre todo lo bello que hay, pero me fijo en los amigos que me hacen ver el error de vivir instalada en la mediocridad de decir lo triste y malo cuando abriendo muy pero muy bien los ojos puedo encontrar la razón de mi existir.

¿Cómo agradecer a la vida la buenaventura de tener amigos que me hacen reflexionar pero que no sé escuchar?

Quizás sea dejando de hablar de mi misma y empezando a hablar de otros.

Pasaran muchas lunas para que encuentre verdaderamente la razón por la cual estoy en esta vida que me encargo de matizar de colores grises como los que nunca me han gustado.
Ser gris aunque serlo también es bello.

La lucha interna entre mis múltiples personalidades no termina, tal vez sea porque la verdadera Flor de María nunca ha existido, por eso la razón de no encontrarme.
O puede que me haya construido tantas personalidades que me perdí en un mundo creado por mi y la verdadera Flor de María es un vago recuerdo del principio de los tiempos o soy una historia inventada por alguien que no tenía nada que hacer pero si mucho que decir.

Nunca lo sabré.












17 comentarios:

  1. Esa mi Malque!
    Hay que enfocarnos en lo bueno y no tanto en lo malo. Sé que lo malo no se puede quitar, que siempre existe y que no debemos idgnorarlo. Pero también hay que ver las cosas buenas!

    ResponderEliminar
  2. Lo que somos hoy, es el resultado del que creímos ser - de hecho alguien dice sin demasiada firmeza que de adultos nos comportamos vengándonos de la primera infancia, y sin embargo profundamente conectados.

    Buena introspección y muy reveladora: castigo inherente de todo artista.

    ResponderEliminar
  3. MaLquE:

    Pienso que la felicidad no necesita de explicaciones, la sola palabra lo dice todo.

    Intenta disfrutarla el máximo y no busques porques...

    El intentar cambiar nuestra esencia como nos traerá frustraciones.
    Se como eres con virtudes y defectos, sólo se tu.

    ResponderEliminar
  4. A mi me encantan esas caritas medio enojadas de las fotitos en blanco y negro, las contemplo y se me cae la baba de gustito...jajaja
    No seas tonta, ¿Te parece poco lo bien que lo explicas todo? jajaja
    Aquí México está en todas los medios de comunicación con la violación de las españolas y una mexicana el otro dia...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Tienes ojos de melancolía Malque...y eso no es malo...

    Hay un poema de Gracía Lorca que me gusta mucho, quizá porque describe en el esa manera melancólica de ver el mundo. Empieza así:

    "El cielo es de ceniza
    los árboles son blancos..."

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. ¿por qué cambiar tu forma de ser? es lo que te hace única y especial, que flojera ser como los demás quieren que seas.

    ResponderEliminar
  7. Parece mentira que quepan tantas sensaciones adultas es una cara tan niña. Apetece gritar que no le den la madurez tan pronto, que es solo una niña. Que ya le saldrá poco a poco la inteligencia que se le vislumbra, para darse cuenta de las cosas de la vida. Déjenla disfrutar de las cosas de niña, que ya tendrá tiempo para sufrir cuando crezca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. has gozado de un buen paseo con tu familia y son todas esas bellas experiencias las que debes aprovechar en el futuro.
    me alegro por ti.
    un beso.

    ResponderEliminar
  9. supongo que lo bueno se goza y lo malo se narra, dicen que es el origen de toda literatura

    besos,

    ResponderEliminar
  10. QUe venden en la calle de las novias? Vestidos de novias? O solo se llama así porque por ahí se veían muchas novias?
    Me causaste curiosidad

    ResponderEliminar
  11. La felicidad más grande y sincera es aquella que no se puede explicar.
    Disfruta de eso un abrazo Malque

    ResponderEliminar
  12. La belleza, no tiene canones, ni tablas o normas; la belleza es un objeto variable. Variable a los ojos de cada quien: lo que para uno puede ser aberrante, para otro es bellisimo y, a la vez, para otro solo es algo pasable.

    Lo importante es la intencion, el corazon que se le pone a la obra y, compi, tu corazon es bien bonito. Como tu estilo.

    Si tu corazon, si tu pensamiento, si tu obra, no perjudican a nadie, no veo porque has de disculpar tu modo de escribir.
    En la musica, por ejemplo, hay compositores melancolicos y, otros, no; algunos directores son muy circunspectos y, en cambio, otros son mas cercanos, mas sencillos. Unos interpretes gozan del Al.legro y, otros del, ma non troppo. Jajaja...

    Y, el caso es que asi es la vida y asi somos los seres sintientes:
    Todos iguales, Todos diferentes.

    No te lamentes; tu punto de vista sobre la vida y sus elementos es muy valioso. Compartelo.

    bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  13. Hola Malque,
    me gustó mucho encontrar en estas líneas a la verdadera reina del país de los hongos, tu forma de ver la vida, de sentir, incluso de resentir. No tienes que esforzarte por decir cosas bonitas, en la vida no todo son cosas bellas (acuérdate de la canción de Silvio Rodrigo: ... no soy siempre primavera...), lo bonito es plasmar lo que uno siente, su particular prisma de la vida, compartir con otros la felicidad que experimentaste ese día con los tuyos. Yo me alegro mucho por ese gozo tuyo y me alegro también por tu gentileza al compartir con los demás tus vivencias, ya sean enojos, tristezas o alegrías, la cuestión es que a ti te sirva hacerlo, lo demás no importa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Malquerida, por qué crees que los cuentos acaban con "fueron felices para siempre". Porque no hay nada más que contar. Sólo se puede describir las cosas malas, las desviaciones, las malformaciones, las depresiones, los problemas. Si haces un repaso de los mejores escritores te darás cuenta que ninguno es una "persona normal" generalmente son depresivos, solitarios o tiene personalidades extremas (En el Perú Julio Ramón Ribeyro, Bryce Echenique, José María Arguedas, César Vallejo etc. por citar algunos).
    Cuando se es feliz, no hay nada que escribir, sino sólo disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  15. pues quedate con la mascara que mas satisfacciones te deje

    ResponderEliminar
  16. Vamos viendo lo positivo para poder seguir viviendo en felicidad. Lo mereces!

    ResponderEliminar
  17. Belleza, solo belleza encuentro en este escrito.
    Si necesito nutrirme, corro a tu blog para leer y reconfortarme con tus letras y con los comentarios de tan hermosas personas que te siguen.
    Tienes el don de escribir maravillosamente.
    Un abrazo, querida Flor !!

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted
la MaLquEridA.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje