Páginas

lunes, 4 de febrero de 2013

Luces de ciudad






En silencio miran pasar a la gente caminar a sus pies. Apagadas, en el día pocos les prestan atención. Son uno más de los adornos urbanos.
Algunas de ellas están  locas, siendo de día están encendidas para mostrar su rebeldía. Quieren ver si la gente es igual de alegre que en las noches.

Hay algarabía en las calles, es domingo familiar y de novios. De paseos y  compras. De vendimias y arriar banderas.
Las luces están somnolientas a la hora que la tarde comienza a caer.

Transitan por las calles del centro camiones llenos de soldados camuflados.
 Las luces están dormidas.

Camionetas con policías de azul autoritario y escudos transparentes miran entre asustados y burlones a la gente feliz. No saben cuando los van a agredir para conocer la tolerancia a ellos. 

Los de azul maltratan a vendedores ambulantes. Empellones y gritos se oyen por doquier.
Asidas a los postes las luces miran calladas lo que ocurre, cómplices del autoritarismo.

A la hora en que el sol esconde los rayos, se encienden para iluminar la alegría de la gente que parece no terminar.
Una de ellas fija su silencio en una familia que batalla con una pequeña que llora porque su madre la lleva en brazos. Quiere caminar el mundo.

Agachada sobre ellos, la lámpara les roba un poco de alegría para alimentar el poste de concreto que tiene por cuerpo y que nunca sabrá lo que es ser feliz porque tiene corazón de piedra, parecido al de la policía pintada de azul.






21 comentarios:

  1. Los de azul, en todas partes son los esbirros de los pequeños caciques que ostentan el poder.
    Cada día escribes mejor...:))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Que impotencia sentirán esas farolas...

    De acuerdo con Genín, escribes de maravilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Malquerida!!!! un panorama un poco desolador el que nos describes... la policía es necesaria...pero siempre en su medida. Bess mil.

    ResponderEliminar
  4. Corazón de piedra, por desgracia muchos lo tienen, solo hay qué ver lo qué está pasando en el mundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hasta la farola iluminaría más alegre —a pesar de su corazón de piedra— porque se reflejaría en su luz la alegría de la gente en fiesta, si no existiera esa policía pintada de azul.
    Cariñoso abrazo:)

    ResponderEliminar
  6. Esas farolas que no han de ver en la calle

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. De todo lo que esas lámparas son testigo, yo creo que la felicidad se contagia así que al ser cómplices de eso son felices, aunque sea corazón de piedra no deja de ser corazón.

    Saludotes

    ResponderEliminar
  8. Hola Malque tu entrada de hoy es un poco triste, pero la vida no siempre es alegria
    Esas farolas son testigos de todo ello
    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Me gustan estos finales, me erizan.

    ResponderEliminar
  10. Ayyy si las bombillas hablaran!! Bonita semblanza de un día en tu ciudad o una ciudad cualesquiera.
    Muchas gracias por u visita y comentario.
    Besiocs muchos.

    ResponderEliminar
  11. yo odio a los de azul en prepotencia

    ResponderEliminar
  12. No podemos comparar a la policia con las farolas. Veamos porque:

    Las farolas, son un servicio publico.
    Los policias, son un servicio para el poder.

    Las farolas, alumbran a las personas.
    Los policias, las abollan.

    Las farolas, acogen con su cuerpo a modo de soporte, a mas de una persona.
    Cuando el cuerpo de policia te acoge, te acosa.

    Las farolas, poseen luz propia.
    La policia solo obedece y responde ante las luces ajenas.

    Las farolas son de naturaleza tolerante y, si un perrillo se acerca,... pues... se acerca.
    En cambio, si un perrillo ve un policia ni se le ocurre acercarse.

    Claro que, quizas todo esto mude el dia en la policia se humanice y deje de estar al lado del poder para venirse junto a quien les paga -nosotros- a disfrutar de la luz y el fresco de las farolas. Quien sabe...

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  13. Me gusta lo que has escrito.
    Si las farolas hablasen¡
    Bss.

    ResponderEliminar
  14. Da gusto leerte.
    De verdad que si.
    Cada vez más corazones de piedra por todas partes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Luz..salida.libertad,optimismo,vida...todo es luz. Hasta cuando nos enamoramos tenemos luz en nuestra mirada....

    ResponderEliminar
  16. Abuso de poder, así de claro.
    Un abrazo, Malquerida.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta salir de casa por las mañanas antes de que apaguen las luces.
    A mis sobrinos también.
    Besitos Malquecita hermosa.

    ResponderEliminar
  18. una ciudad para progresar debe eliminar toda traza de informalidad y es ahí donde el orden público es tan necesario.
    conozco alcaldes que conviven muy bien con las mafias de todo tipo (ambulatorio, de transportes, etc), que lucran a través de ellos permitiendo que nada cambie para su propio provecho personal, pero una ciudad con visión de futuro, merece más que eso.
    un beso.

    ResponderEliminar
  19. Esas luces de ciudad, quier pensar que son complices de mas cosas buenas, que malas.

    =)

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje