Páginas

martes, 14 de agosto de 2012

¿Quién dijo miedo?







-¿Barry te gustan los globos aerostáticos?

-No

-¿Te dan miedo las alturas?

-Sí, ¿Por qué?

-¿Te subirías a un globo?

-¡Claro que no! ¿Quieres que me de un puto infarto?

-¿Podremos de aniversario subirnos a uno?

-¡No!

-¿Si?

-¡No!

-¿Si?

-¡No!

-¿No?

-¡No y es mi última palabra!

-Gracias, le voy a decir a Kiku que se encargue

-¡Dije que no!

-Por eso, cuando dices No quiere decir que debo poner un poco más de empeño para que digas Si, entonces mientras que Kiku vaya reservando para no perder tiempo.
-Si quieres que sea en la noche para que no te dé miedo.

-¡No y ya!

-Pero Barry, casi nadie cumple una vida juntos como nosotros, eso hay que celebrarlo

-Pues si pero podríamos celebrarlo como la gente normal

-Por eso, yo no soy normal y se acabó. Punto final, no le saque que ahí voy a estar para que no le dé miedo tocar el cielo, chillón.

-¿Y si se cae el globo?

-Pues ya ni modo moriremos juntos, ¡Que romántico!

-Es que ya no puedo brincar acuérdate que me duele el pie

-¿Y quién va a brincar?  Si se cae el globo no vas a poder hacer nada menos brincar

-No me voy a subir y ya no quiero hablar más de eso que nomás de pensar se me suben los huevos a la garganta.

-Entonces me quedaré aburrida en la mecedora como viejita tejiendo chambritas para Natalia y agarrando manias. Si eso quieres, eso haré.

-No empieces a chantajearme porque esta vez mi respuesta final es NO... NO... y ¡No!

-Porfa ¿Si?

-¡No y se acabó!

-Chale








-Barry... ¿Te da miedo el parachute?

-¡Ay no!













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales