Páginas

miércoles, 30 de junio de 2010

Rústica y aburrida.


El día de ayer fue por demás aburrido. Desde las 8am nos quitaron la energía eléctrica y así nos quedamos hasta las 6pm y después llegó un rato y la volvieron a quitar cerca de las 7.30pm o sea, todo el día.

Me doy cuenta de todo lo que se mueve con la energía y es que sin esta no pude hacer nada.

No tengo computadora de todos modos no podía encenderla pero podía usar la de mi hijo. Mi teléfono aún no lo cambio para que no sea inalámbrico y siempre me quede incomunicada.
Mi celular se descargó. No pude poner a trabajar la lavadora, ni pude hacer  una rica salsa para acompañar los taquitos dorados que hice de comer ayer.

Fuí a la escuela y no tuve clase porque sólo llegamos un compañero y yo, tuve que regresarme enojada porque eso no puede ser posible.

Llego y aún no hay luz, así que me dispongo a leer un rato pero como no acostumbro a leer en la tarde no podía concentrarme. No tenía música porque no pude poner a cargar mi aparatejo.
La única música que escuchaba era la de los pajarracos negros que abundan en el techo de las casas y a esos ni como quitarles las pilas. Me gusta como cantan pero algunas veces ya no quisiera oirlos, por un rato nada más.

Tampoco podía lavar a mano como las mamás de antes, eso no se me da, se maltratan mis manecitas de reina.
Además tampoco tenía agua. No sé qué pasó pero ayer me sentí muy pobre y desprotegida sin todos esos servicios a los que estoy acostumbrada.

Ni siquiera podía ver la tele aunque no me guste hacerlo.

¿Planchar?... emmm... no, eso no lo hago, de cualquier forma no hay luz.

Podía hacer la salsa en molcajete porque como no puedo usar la licuadora sería la única forma. Pero los molcajetes y metates han pasado a formar parte de la historia de aparatos rudimentarios usados en casa por mi madre.
Si les pregunto a mis hijos si conocen el molcajete o el metate se reirán de mi y me preguntarán en dónde leí sobre eso.
Én algunas partes  siguen usando estos utensilios o los tienen como reliquías como en la casa de la abuela pero no tengo uno a la mano porque creo que con tal de quitarme lo aburrida habría hecho una rica salsita verde que hubiera sabido más rica que la que hice... chin! acabo de recordar que no la molí, chispas debo hacerla terminando el post, primero es lo primero así que debo terminar de escribir.

La luz llegó y se fue, llegó y se fue, llegó y se fue y así hasta cerca de las 10 de la noche en que ya no la quitaron.
Debí entonces irme a dormir porque mis hijos usaron la compu y ya estaba muy cansada de no hacer nada, así que subí a dormir pero no pude.

Mi hijo me prestó la compu cerca de las 11 de la noche. Hacía tanto calor que me puse a contestar algunos comentarios, sólo que esta compu me cansa y no pude hacer mucho.

Y hoy que puedo escribir debo irme a clases.


Ya pude poner una imágen!!!

No encuentro mi firma, snif!... nche computadora.










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales