Páginas

sábado, 19 de junio de 2010

El recuerdo de lo cotidiano.





Si al menos al cerrar los ojos tuviera la certeza de que podré dormir pero no será así. Leo un poco para ahuyentar el infierno de mantener los ojos abiertos.
Puede ser que sea un recuerdo vivo el que me tenga así, ni siquiera lo sé. Pero el tener los ojos abiertos permanentemente me deja arañando el corazón. En la noche se agudiza el recuerdo. ¿Será que no quiere que lo olvide?, ¿será acaso que moriré con ese recuerdo?.

¿Será acaso un recuerdo muerto escondido entre las hojas que cayeron en ese otoño?.

Sentada al borde de mi vida deseo que todo se aclare, que las dudas que aquejan mi mente se despejen para sentir palpitar mi corazón libre de todo daño.

Me dicen que deje ir las sombras que habitan mi espacio, ¿cómo hacerlo?.

He sentido unas pequeñas perlas en mis ojos pero no son más que gotas de rocío salidas de mis pupilas  que detienen el tiempo que se está yendo. Mis dedos no logran retenerlo., ¿y para qué detenerlo?, sería alargar la agonía que carcome mi sangre y mis venas. Mis pestañas detienen la lluvia que amenaza salir sin mesura.

Hoy estoy vulnerable.

Si pudiera dormir las ideas y que me dejaran descansar. Si al menos ellas pudieran dormir. Hoy pinto mis recuerdos de gris tristeza.
Los recuerdos agarrados de la oración de mis labios que no dejan escapar un soplo de perdón.

Mis dedos están cansados de golpear el teclado, ya no hay palabras más que escribir. Todas están  dichas  por bocas que las han ensuciado de tanto repetir. ¿Habrá palabras nuevas?, ¿dónde encontrarlas?, ¿será acaso que todo está dicho?.
Mis dedos no pueden descansar, no los dejo. Necesito sacar todas las letras que se arremolinan en mi cerebro antes que estallen y me inunden de melancolía.

¿Te dije algún día ¨Te quiero papᨠ?.

Si pudiera escribir sin que el alma me doliera. Mi espiritú ha encontrado una poca de libertad entre los bosques de mi niñez.
Arboladas que se han secado al paso de las heladas caídas del recuerdo. ¿Dónde está el árbol que meció mis alegrías de niña?.
¿Dónde el puente que nos separaba del monte oscuro y la civilización?. Los cantos de los pájaros se hacen cada vez más débiles. ¿Acaso ellos añoran nuestras risas de niños sin malicia?.
¿Dónde está el río que lavaba nuestras pequeñas desobediencias?.
¿Dónde está el columpio que me elevó hasta tocar la punta del cielo que se abre a mi paso para hablar con los ángeles?.

El convento atrapó las palabras que decíamos en los agujeritos de sus paredes. ¿Los monjes estarán acompañando las ánimas que vagan en sus pasadizos?. Un pedazo de nuestro espiritú quedó envuelto en sus pisos fríos sin que podamos salirnos de ese tétrico lugar. Las puertas con sus barrotes de madera impiden la salida de cualquier alma atormentada por los hilos de su vida enmarañada como hilos de telaraña.

El convento forma parte importante de nuestra niñez. De mi niñez.

¿Dónde está mi padre?, aquel que nos llevaba de la mano para sentir la brisa matutina. Todos agarraditos de la mano para que no nos extraviáramos. Todos con las sonrisas contagiosas pero con la mirada triste heredada de nuestros ilustres antepasados. Antepasados viendo el caminar de su vida entre caballos y milpas. Maizales que crecían libres al aire y que nos heredaron los dientes grandes y fuertes. Semillas de historia floreciendo en nuestros corazones de seres inmunes a la tristeza. Pero con la mirada capturada en el estertor de la separación.

¿Dónde está el padre que nos educó con mano dura para ser lo suficientemente fuertes y no dejar que nada nos aplaste?.

¿Dónde está el padre que nos heredó un apellido sin mancha?. Cualquier cosa que haya hecho no mereció la pena siquiera que se ensuciara. Yo lo sé.
Cualquier cosa.

¿Dónde está el padre que nos levantaba todos los domingos muy tempranito para ir a misa?. ¿Dónde está el padre que nos regañaba por escribir mal una palabra?. ¿Dónde está el padre que decía que sólo leyendo podríamos ser felices en los cuerpos de otros?.

¿Dónde está el padre que nunca fue acariciado porque decían que eso no era de hombres?. ¿Dónde está el padre que nunca sonreía?. ¿Dónde estás papá?.

Do quiera que estés padre yo te recuerdo...

Hoy estoy vulnerable. 
Los recuerdos han hecho presa de mi, mis ojos están llenos de lluvia. 
No son lágrimas, es la lluvia de junio que cae sin misericordia sobre mi corazón.












21 comentarios:

  1. Tienes un padre que recordar uno que te cuido,te educo y te quiso muchisimo.
    Eres muy afortunada donde quiera que este seguramente esta muy orgulloso de ti.
    Beso alevoso.

    ResponderEliminar
  2. Decir "Te quiero papá" no es amarlo, es una expresión y nada más.

    Tantas veces me dije a mi mismo si sería correcto un día correr y darle un abrazo como hacían mis hermanas, pero me detuve porque "no era de hombres".
    Sin embargo fue él quien vino a mi casa, cuando ya vivo solo, dejando a su familia por mi, y al verme me echó el abrazo que yo siempre quise darle.

    Y le dije "Te quiero papá". Entonces comprendí que esa frase sobraba, que no hacía falta.

    La expresión, la frase, sólo adorna un sentimiento... es como ponerle titulo a una canción.

    Tu padre te ama, no te atormentes, sé feliz, mi malque...

    saluos!!
    (cuando estés triste haz como dice el Bunbury "haz un último esfuerzo,
    espera que sople el viento a favor, ya sólo puede ir mejor")

    ResponderEliminar
  3. malquerida:

    que hermosas palabras has escrito, bellisimas y cargadas de sentimiento humedo. y siempre sera bueno estar vulnerable de vez en cuando porque eso saca lo humano que hay dentro de cada uno.

    si las pudiera leer tu padre estaria orgulloso.


    saludos amiga.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito Bienquerida.
    Recordar es vivir.

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eso de los padres es un asunto complicado porque... porque... porque los padres en si, son muy complicados.
    Yo también pienso que tu padre estaría muy orgulloso de ti.


    Saludos

    ResponderEliminar
  6. SUpongo que no todos tenemos un recuerdo agradable de nuestro padre, madre o los 2, los receurdos asi como tu son de mi Madre, con mi Padre siempre me lleve bien y lo quiero Muchisimo.

    Ayer le compre un regalo que mi hermano me regaño y encelo por sermas grande y mas caro, pero no me importo y se lo di ayer mismo junto con unca coca de dieta que feliz mente fui al oxxo patinado por ella

    ResponderEliminar
  7. Querida Malque:

    No estes vulnerable, el recordar a esa personal tan ESPECIAL en tu vida, debes hacerlo con HARTA alegria, recordar todo lo hermoso que compartieron juntos te debe hacer la MUJER MAS FELIZ DE ESTE PLANETA.

    FELIZ DIA DEL PAPA...

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  8. Me gustó el texto

    hay cosas importantes en él

    ... pero en otros asuntosas... lo vulnerable no se va , sólo se mueve y vuelve, me imagino que es así como debe ser para recordarnos quienes somos y poner los pies sobre la tierra

    los recuerdos se quedan pero según yo, con el tiempo cambian... si los dejamos pasar y fluir un día toman otra forma y menos peso

    el río que lavaba tu infancia debe ahora llevarse tus recuerdos y seguir sus curso

    nos duele lo que hoy no podemos cambiar y más lo que no pudimos evitar antes pero hay que aceptar ambas cosas

    eso y el extrañar eternamente a ciertas personas

    ni modo, nos toca seguir adelante y no es tan malo, sólo hay que aprender a hacerlo con entereza y aceptar nuestra fragilidad

    y la impermanencia

    la nostalgia está bien pues también tiene su lugar, trata de darle un poco de futuro como yo le hago.

    ResponderEliminar
  9. Difícil tema el que tratas hoy, Querida La Mal, porque en esta etapa de mi vida, estoy enmedio; no soy buen hijo, ni buen padre.
    Nada que celebrar, en esta pinche sociedad que hace de cualquier fecha un pretexto para gastar. Y yo sigo desgastándome sin provecho para nadie, menos para mi.
    Cuídate, te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso lo que has escrito. Seguramente tu padre está orgulloso de ti desde donde sea que se encuentre...

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. aLeVosía: Desgraciadamente ya no tengo a mi padre pero sé que doquiera que esté, está orgulloso de mi.

    Abrazo.

    servidor: Nunca le dije a mi padre ¨Te quiero¨ ni siquiera en su tumba.

    El viento a favro está destinada a oirse en otro tipo de situaciones en mi familia.

    Un gusto verte.

    Saludos.

    Ángello: Pero sólo por hoy estoy vulnerable, que ya mañana volveré a ser la fuerte MaLquEridA.

    Saludos.

    Mcrow: Gracias.

    Muchos saludos.

    DvD: O tal ves los compliacdos somos los hijos ja.

    Saludines.

    Ácido: Eso del regalo más grande y más caro siempre me ha parecido mal, cada quien da lo que puede y no por ser chico no valga.

    Me hubiera gustado también una coca de regalo pero no light hace daño.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Brujita: Y si me hace feliz pero vulnerable je y eso no me gusta nada.

    Beso.

    Mau: Gracias.

    Vulnerable siempre he sido, solamente que disfrazo mi vulnerabilidad con carácter recio.

    Yo quiero que algunos recuerdos se vayan por fin para siempre.

    Y acepto loq ue pasó lo que quiero es borrarlo de mi mente y eso aún no lo logro.

    Lo haré Mau y muchas gracias por estar y por tus palabras.

    Un abrazo juerte.

    Pherro: ¿Y quién determina si somos malos padres y malos hijos?.

    María Beatriz: Gracias Maribe

    Seguramente está muy orgulloso de mi, pero nunca lo sabré.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Un paso grande, un perdón magnánimo y reconocimiento del que te hizo ser como eres.

    Triste,apesumbrado y aún así esperanzador.

    Quiérelo con toda tu alma, que él agradecerá tus lágrimas en la obscuridad.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hoy yo me quedo callada.

    Te dejo besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Donde esté, esta pensando en sus hijos.

    Animo!

    ResponderEliminar
  16. no se que decir, un abrazo Malque y bueno se vale ponerse melancolica, sensible vulnerable, aveces solo aveces.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Moka: Abrazo su recuerdo que es todo lo que me queda de él.

    Saludos.

    Pinche Vieja: Gracias.

    :(

    Araña: Gracias Arañita, todo bien, tranquilo.

    Beso.

    Ely: Sólo a veces si.

    Beso.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Y quien y no, en las introspecciones de lo personal, no se vuelve vulnerable... Que linda historia sobre tu padre m,i malque... es como conocer un poco de mi malque-abuelo!


    Un abrazo mi queridísima Flor de María

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje