Páginas

lunes, 28 de junio de 2010

Búsqueda inconclusa.

la MaLquEridA bajó del taxi quedando de frente al edificio que se alzaba ante ella atemorizante. Bah! en realidad no le atemoriza nada, más bien es insegura.
Había salido sola, cosa que se estaba haciendo habitual y encontrarse ante mucha gente la ponia a temblar - literalmente-.

Estaba frente al Auditorio Nacional.

Sin pensarlo dos veces decidió entrar. Desde hace un tiempo ya no le molesta que la gente la vea, cuando esto sucede los mira y los castiga con el látigo de su desprecio, ¡ babosos!, como si el temblar fuera cosa de verse. ¡Patanes!. ¡ Palurdos!.

En fin...
Había gente que caminaba de prisa hacia la entrada al edificio y eso le llamó la atención. De pronto recordó. Alguien había comentado que se efectuaría un remate de libros en el Auditorio. Eso estaba pasando. La gente caminaba presurosa porque quería salvar algunos libros de la guillotina de las editoriales. Les estaban dando la última oportunidad de convencer a la gente que eran muy buenos y los adquirieran, antes de que pasaran a formar parte de la estadística de libros no vendidos.

Ella entró. Lo primero que vió fue un audio libro de El Principito. Lo compró y lo guardo en su bolso con mucho cuidado.  Ha leído El Principito  tres veces y no más no termina de entenderlo. Tal vez oyéndolo podría viajar junto con él a los distintos lugares que relata el libro, se podría situar en ellos y ¡por fin! entender lo que el autor quiso decir. Si ella no lo entiende contándoselo, tal vez entonces alguien tendrá que explícarselo con manzanas.

Se acercó a otro stand adquiriendo dos libros más a muy buen precio pero ya no podría comprar otro so pena de quedarse sin pasaje de regreso a casa. Así que la mujer recordó que su hija estaba cerca y a punto de salir de su trabajo y le llamó. Quedaron de verse. Ella se dispuso a esperar  leyendo mientras tanto un libro de los recién adquiridos.
Cuando la hija llegó, el panorama que vieron ante sus ojos las asombró. Cientos de libros con atrayentes títulos les llamaban para decirles que se los llevaran a su casa.
La madre íba de un lado a otro queriéndo comprar todos pero la hija tenía el mismo problema que ella, ¡diablos!. Siendo fin de quincena el dinero había huido de sus carteras y no había mucho de que disponer. Así que tuvieron qué escojer el mejor libro - uno para cada una-  e irse a su casa con el pasaje justo. Habría que pedir a todos los dioses hacedores de libros que no pasara nada porque sin saldo y sin pasaje ¿qué harían ante un percance?.

Así que adquirieron el libro mejor elegido por ellas. En realidad la MaLquErida compró 4 pero ella se lo merece porque es reina. Más dos que había comprado antes y un caprichito de un tomo extra, se puede decir que no le fue tan mal.

Salieron contentas del Auditorio. La hija con un paquete de revistas y un libro. Y la MaLquEridA con 4 libros que le hicieron gritar de emoción.
Corazón diario de un Niño, El Viejo y el mar, El Mago de Oz y El Qujiote de la Mancha. Libros que dejaron huella en su lejana infancia y que por azares del destino había extraviado en los confines del tiempo.

la MaLquEridA íba feliz, ¿qué importaba si se quedaban varadas en algún lado?. Ella llevaba en su bolso un cachito de felicidad de su infancia.

Felicidad que aprovecharía disfrutar ahora que su computadora está enferma en el hospital. Parece ser que tiene un extraño mal que hace que se le borre la memoria y la pantalla se ponga negra. Mientras tanto,  tendrá que aprender a usar esta máquina de los mil demonios, en lo que le entregan la suya y se le está dificultando, ¡malditos inventos que no la dejan ser feliz!, ¿por qué  no sabe usar esta computadora? con un demonio.

Se le van los acentos, los espacios. No encuentra ni madres y se desespera ante la risa de su hijo que no puede ayudarla porque ya se va a trabajar. ¡Maldición! por el bien de todos será mejor que le entreguen su computadora antes de que arda Troya y eso...
está a un tris que suceda.

El más feliz de que no tenga computadora es Barry porque por fin me tendrá toda para él, pero, ¿de qué sirve si sólo ve futbol? y las películas que ve no me gustan. Tendré que subirme a mi cueva e hibernar hasta que mi adorada computadora esté conmigo, snif!, la extraño tanto.

¿Y mi imágen?, ¿dónde quedó la imágen que puse al inicio?, ¡maldición!.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales