Páginas

martes, 8 de junio de 2010

Un día que no fue ayer, que fue mañana y que pudo no ser.



la MaLquEridA se dirige a una cita con alguien extraño. Nadie ha podido acompañarla y su familia después de tantas recomendaciones la ha dejado ir sola.
Llega al lugar de la cita.
Se desespera.
Encuentra al Neno.
la MaLquEridA y el Neno se abrazan.

¿Qué más?.

Empiezan a caminar y el Neno le cuenta sus vicisitudes a la MaLquEridA.
Ella lo ve más alto y más delgado de lo que se imaginaba, no está panzón como él dice.
Van a Bellas Artes pero prefieren comer algo antes.
El Neno pregunta si le gusta la comida china  a la MaLquEridA, ella dice que NO.
Buscan otro lugar pero al fin deciden regresar a comer dicha comida con la condición de que el Neno le diga que es lo mejor y que a ella le pueda gustar. Como a ella no le gusta nada él le sugiere qué comer. 
Platican un poco mientras la MaLquEridA observa como comen unos chinos frente a ellos.

¿Qué más?.

Terminan de comer y se dirigen hacia el Zócalo, se les olvidó Bellas Artes.
En su camino encuentran un museo donde hay una exposición de pinturas y entran.
El Neno le explica cada pintura a la MaLquEridA.
la MaLquEridA se queda sorprendida de la fluidez para hablar de él.
Salen del museo. Se dirigen al zócalo donde encuentran un plantón. Se retiran del lugar.
El Neno sigue hablando, ¿o será que la MaLquEridA es muy callada?. Todas las palabras que salen de sus dedos cuando están en el msn se quedan atrapadas y no dice nada. Habla muy poco.

¿Qué más?.

Siguen caminando, el Neno habla mientras la MaLquEridA escucha atentamente.
Se dirigen a la Central de autobuses a recoger el equipaje del Neno que ha venido a presentar un exámen para entrar a la Universidad.
Tienen que usar el metro. La cantidad de gente hace que los ojos de la MaLquEridA se pongan cuadrados, luego redondos, luego en estrellita, luego cuadrados,  luego redondos y así...

¿Qué más?.

El Neno protege a la MaLquEridA con sus manecitas para que no la lastimen ni la toquen. Ella ríe de las ocurrencias de él.
Llegan a la Central de Autobuses y recogen el equipaje.
El Neno quiere ir a dejar a la MaLquEridA a su casa pero él no tiene idea de las distancias en la ciudad.
Están casi al sur y ella vive hacia el norte.
la MaLquEridA le explica que tardaría casi tres horas en llegar y otro tanto en regresar.
La energía que traía  el Neno se ha agotado por el viaje y la larga caminata que dieron. Sus ojos denotan  cansancio y sueño.
Deciden despedirse.

¿Qué más?.

Abordan de nuevo el metro.
El Neno se despide con un beso de la MaLquEridA.
Ella se aleja en el vagón con una sonrisa que dice lo grato que ha sido conocer al Neno.



Aquel joven que un día le hizo un cuento a la MaLquEridA.





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales