Páginas

viernes, 10 de julio de 2009

Imágenes.

Tengo imágenes muy claras de casi toda su vida... puedo decir que cara puso en cada momento que algo le sucedió.

Imágenes que nunca se irán.

Ayer me ha traído su tesina engargolada, para que dedique el tiempo a estudiar ya que pronto será su exámen profesional.

Y he recordado casi, si no es que todas las etapas de su corta vida.

Cuando nació, era solo una bola de carne con ojitos rasgados y pesando cuatro kilos, el más hermoso bebé del mundo.

Estaba pequeñito, apenas empezaba a sostenerse, lo sentaba y se iba de lado, no hacía nada por no caerse, ni siquiera un intento, nada, se caía como tabla, y siempre que lloraba decía buuu... buuu, así lloraba puro buuuu.

Cuando empezaba a dar sus primeros pasos, lo poníamos en su andadera y una vez, se agachó para recoger la jerga del suelo y llevársela a la boca... no sé como no se enfermó.

Al cumplir tres años, lo vestimos de Juan Diego, ( cosas que hacemos los padres) y fué tan tierno verlo parado frente al altar ofreciendo sus rosas a la Virgen de Guadalupe.

En el Jardín de niños, en tiempo de posadas, le tocó ser borrego de la pastorela junto con Carlitos su amiguito de entonces, empezaron a berrear y bueno, que se le va hacer, soy su mamá y se me salieron unas lágrimas de emoción.

Su primer diploma en la primaria- aunque fue el único de aprovechamiento, no se puede tener todo en la vida, ja!- lo recuerdo con su uniforme blanco y su sweater azul marino, con su pelo todo sin peinar, sus lentes atados con un cordoncito, sosteniendo su diploma y dando la vuelta al patio de la escuela.

Recuerdo cuando salió con Carlitos su amigo a comprar algo y tardó mucho en regresar, me angustié tanto que fuí a buscarlo y lo encontré jugando en el deportivo con su amiguito, me lo llevé regañándolo, cuando llegamos al departamento Barry lo estaba esperando, le soltó una bofetada de tal manera que lo volteó en el sillón y los dedos se le quedaron marcados en su carita choncha.
La profesora mandó llamar a Barry y le dijo que si sabía que le volvía a pegar lo iba a denunciar.

En segundo de secundaria, se destramparon tanto los chamacos de su salón que cada semana, tenía que ir una mamá a cuidarlos cuando los maestros daban clase, eran tan latosos que hasta me desmayé un día por algo que hizo.

Ya después en la preparatoria, siempre con su amigo Daniel y siempre con su carita de angustia, porque no sabía si había reprobado alguna materia y sabia que si así había sido, lo regañaría frente a todos.

Siendo adolescente tuvo una época de muchas pesadillas, era horrible que casi todos los días se despertara llorando y gritando, todo lo que hicimos para que todo eso pasara.

Al estar haciendo su servicio en algún archivo, algo pasó, se le metió algún bicho - no lo sé- de los archivos; se estaba bañando cuando su hermana oyó algo raro y entró rápido al baño, solo para sostenerlo entre sus manos y evitar que se cayera, Barry entró también muy rápido y al ver que se estaba ahogando le dió respiración de boca a boca., gracias a Barry- siempre él- tengo a mi hijo en mis brazos.

Su primera borrachera, cuando llegó oliendo a alcohol ó cerveza- qué sé yo- lo acusé con Barry, afortunadamente solo le llamó la atención.

El día que le dijeron que podría perder la vista por la graduación que le aumentó mucho y salió llorando de con el médico, y Kiku y yo haciéndole bromas de cuál perro iba escoger... solo nos lanzó una mirada que hizo que la sonrisa se quedará congelada en nuestros labios.

Cuando todas las mañanas se va al trabajo, viéndome con sus ojitos gachos me dice ¨pórtate bien, Chikis, no hagas travesuras¨y me acaricia la cabeza.

El día de su graduación, me dijo que todo el esfuerzo que él había hecho, era para agradecerme el que siempre he estado con él, en todo momento... pase lo que pase.

Ayer me ha dicho que pronto será su exámen profesional y solo sonrió al enseñarme los agradecimientos y ver que al empezar a leer, las lágrimas me escurrían de la emoción.

Lo he protegido, siempre todo el tiempo, contra quien sea, y lo seguiré haciendo. Pero igual, sin meterme en su vida.

No necesito tener fotos de él, para recordar todos los momentos que hemos pasado juntos, buenos y malos... ójala mi mente no me juegue una mala pasada y haga que mis imágenes se me borren.

Las de él menos que las de nadie.





Él sabe el porqué de la canción Spirit in the Sky.

17 comentarios:

  1. que chido tener palco principal en la vida de alguien... que padre guardar tantas memorias... sentir que se ha vivido cuando las recuerdas...

    Un abrazo querida malquerida! =)

    ResponderEliminar
  2. Vaya, al final entendí porque esa canción, te felicito Malquerdia, por tener a tu lado a ese muchachon, y por saberlo encaminar, no debe der facil saber que hacer en ciertos momentos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes? Es lo que te decía...

    Los hijos vienen a perturbar...

    Uno fué hijo alguna vez... Lo sigo siendo... A veces les saco canas verdes a mis padres (y ellos a mi) pero también les he dado alegrías...

    Y mis hijos también me sacan lágrimas de emoción a cada rato... Así como canas verdes, jajaja...

    Un abrazote!!!

    Cheers...

    ResponderEliminar
  4. Malque... enseñame a ser una madre como tu!
    Un beso grande lleno de admiracion!

    ResponderEliminar
  5. POr cierto, lei el post de la cobija cuando lo publicaste, pero no te comente porque se me subieron los colores... Me acorde de mi mama contandole a una amiga mia el reencuentro que tuvo con mi papa despues de casi un año que el estuvo de viaje! Yo no queria escucharla pero al mismo tiempo estaba tan curiosa que no podia salir de la habitacion, jajaja.
    Gracias por todo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Me ganaste, bitch!

    Quería escribir algo de eso...

    ¡Y lo haré porque yo también chillé de emoción cuando vi su librito en la compu!

    ResponderEliminar
  7. Uy, pero qué padre post... qué bonito que una mamá haga ese recuento tan emotivo de la vida de su bebé... debe estar muy contento y orgulloso.

    ResponderEliminar
  8. pero que excelente memoria y como no cuando se trata de alguien asi de especial.

    Y como crees que no quiera que me comentes, al contrario, espero que lo vuelvas intentar, de verdad espero ver tu coment ahi sale, saludos

    ResponderEliminar
  9. Pues feliciades por formar parte de un universitario, falta lo mejor así queborrón y cuneta nueva,bueno, no borron, sino abriendo un nevo capítulo al libro, saludos.

    ResponderEliminar
  10. Q emoción...

    Mama se fue a USA cuando tenia yo 9.. . se perdió gran parte de mi vida y yo la de ella...
    Ahora volvió, hace algo así 4 o 5 años... pero ahora fui yo quien se fue... aun así cuando nos vemos nos acariciamos por mucho rato... pagándonos la deuda q nos tenemos...
    q suerte tubo tu hijo de tenerte ahí Masquerida

    ResponderEliminar
  11. que chido, es ser parte de la vida de alguien y a su vez ese alguien participar en la vida de uno....
    bien por el...
    saludos cariño

    ResponderEliminar
  12. mi malquerida tienes tan fresca la memoria como una lechuga rebosante!
    y seguramente pensaras en como el tiempo tirano se ha pasado, no es necesario tener memoria fotografica si es preciso tener siempre en mente y presente lo que importa punto y nada mas...

    te mando un abrazo! ´sonrie mucho .. asi.. se feliz mi malque!

    ResponderEliminar
  13. Malque;

    Pasa por mi blog... Te comparto algo muy mio!

    ResponderEliminar
  14. Querida Malquerida,

    No sabía ya lo habías ganado pero si, según yo te lo mereces.

    Obvio, no ncesitas hacerlo nuevamente.

    Que tangas un muy buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Awww...y yo tan gandalla que soy con mi mamá...

    Pff, me hiciste sentir pistache...

    ResponderEliminar
  16. Gracias a todos por sus palabras.
    Les agradezco infinito. :)

    ResponderEliminar
  17. Uno no se da cuenta de la fugacidad del tiempo hasta que no tiene un hijo... ¿verdad Malque? Es que se ponen viejos rapidísimo (ellos), y ya sé que suena a frase super trillada, pero es así... o así semos las mamás.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje