Páginas

lunes, 27 de abril de 2015

Turbo


Ahí estoy pero no me veo. ¿Vale como prueba? :D)


(Corre MaLquEridA corre)


... ahí fue donde me di cuenta que estaba compitiendo conmigo misma. Soy un rival duro de vencer la verdad sea dicha incluso para mi. Soy mi peor enemigo.

El caso es que ayer participé en la 6a. carrera de Pasos Lentos.

Elegida la categoría me coloqué en el lugar de salida. No quise que corriera nadie de mi familia conmigo (algunos parkinsonianos corren con sus cuidadores). En el último momento y sin pensarlo opté por participar sin cuidador. Ni siquiera quise llevarme el bastón. Era yo contra mi, los demás no existían en ese momento.

En la primera vuelta iba sin expectativas. Aplicaba sin querer esa estúpida frase de ¨No importa ganar, lo que vale es competir¨. Absurdo de lo absurdo. ¿Si no vas a ganar pa´qué chingados participas?. Eso pienso.

A la segunda vuelta empezaba a tomar conciencia de lo que pasaba alrededor. Evitaba mirar a la gente, por si no lo saben, los parkinsonianos podemos inconscientes caminar con naturalidad como si fuésemos dueños del mundo pero si vemos que alguien nos mira ¡mocos! nos convertimos ipso facto en estatuas. Los pies no obedecen, no hay manera de seguir la vida. Bueno si pero cuesta trabajo reanudar la marcha. 

En la tercera vuelta vi que una flaquita (lo digo con cariño por si acaso me lee) y una gordita (igual digo por si las moscas) iban compitiendo entre ellas. Yo era una sombra a su lado. Ni siquiera me veían.

Pensaba que por lo menos llegaría entre los tres primeros lugares. Algo es algo porque iba mermada de las piernitas por la vuelta que dimos todos para que la gente sepa que los parkinsonianos existimos pero, no hay disculpa, todas estábamos igual de cansados. 

En este país somos invisibles para las autoridades de salud sobretodo que ponen muchas trabas para promocionar eventos como la Carrera de Pasos Lentos.

En todo ese tiempo miraba de soslayo a Bruno que corría en la lateral animándome. Escuchaba los ¨Vamos mamᨠde Laura, los aplausos de Barry. Veía a Antonio tomándome fotos y a Pogh echando porras.
No mamen, yo estaba compitiendo. Yo Flor de María MaLquEridA Almaraz, me estaba poniendo a prueba el puto destino.

En la última vuelta vi que la distancia entre la flaquita, la gordita y yo se estaba acrecentando. Dije entre mi: Ah chinga ¿a poco me van a ganar?

No sé qué me pasó. De pronto empecé a oír clarito los ánimos de mi familia. Por arte de magia algo despertó en mi que me hizo liberarme de miedos y lastres sin razón. Fui libre. El plomo que cargaban mis pies se esfumó. Mi cuerpo de robot fue tan liviano como siempre he querido y la cabeza en su cotidiano si si si estaba a mi disposición. ¡Fui dueña de mi por unos instantes! Dios a veces creo en ti.

Metí turbo -dice Bruno- apreté el paso y que me chingo a la flaquita y a la gordita que nunca repararon en una pequeñita que les ganó la victoria. Hasta ahorita se han de estar preguntando de dónde diablos salí.

Llegué a la meta ¡Si señor! esta pinche vieja quejumbrosa llegó en primer lugar. 

Quise levantar los brazos como lo hacen los ganadores pero ¡maldita sea! me dio pena. Me quedé paralizada sin saber qué hacer en la meta. 
Traigo tatuada la derrota, lo mio no es ganar por consiguiente no supe qué hacer con el triunfo en mis manos. Perdiéndome en los laberintos de mis desvaríos esperé a que alguien me rescatara de la mirada complaciente de todos. Dios mio me vieron todos y yo mirando el suelo.

Entonces Laura, para siempre Laura apareció ante mi con su bella sonrisa y sus brazos abiertos. Me aferré a ella y de inmediato sentí como mi familia se unía a mi alrededor en un abrazo grupal. La familia oso me apretujó en su pecho. 

Después me dieron nuestra medalla -no la gané sólo yo sino toda mi familia. Sin ellos soy un barco a la deriva- comimos, bebimos y fuimos felices.

Me felicitaron muchos -está bien, no muchos pero si algunos que valoro en el alma- de Los Apellidos Ilustres, amigos de Laura y gente que sé que me lee gracias a que ella comparte algunas de mis vivencias en facebook.

Y ya, es todo. Flor de María MaLquEridA Almaraz triunfó en algo. 

Chdo ¿no?


















31 comentarios:

  1. Sube una fotografía... No me fío. O no te veo. Gracias por volver... Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. O levantas los brazos bien alto o no sé, no sé, qué conclusión sacar, jejeje, sin pruebas evidentes, Malque
    Besos 😘

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Me alegro mucho Flor, desde anoche que lo supe me brincó el corazón de contento!!... Te felicito, venciste todos los límites, y los propios son los más complicados de vencer. Luchaste y ganaste como una guerrera, me hubiera gustado estar allí y abrazarte muy fuerte al llegar a la meta. Qué bueno que les/te mostraste, que Malquerida no es fácil de vencer.
    Te quiero, mana.

    ResponderEliminar
  4. en hora buena!! felicitaciones!!!

    y ese es el espiritu, uno compite para ganar, para salir primero, con el fin de superarse y ser el mejor

    son patrañas eso de la idea es jugar, competir, en ese caso no lo hagas, ya que sino ganas el tipico sentimiento no ganamos pero hicimos el intento, no siempre apostar al ganador

    y te reitero mil felicitaciones en tu logro y vengan muchas carreras...

    saludos

    CARLOS

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades Mi Malque! Un abrazote!

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, Malque, tu , triunfas todos los días, no solo en la carrera.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades comadre, me ha encantado que hayas ganado esa medalla y como dices.... chido no? Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Chido, ¡muy chido Malque!.
    Un beso a la medallita jeje.

    ResponderEliminar
  9. Maravilloso Flor de María!! Eres única y la mejor. Aplausos y vítores para ti.
    Un abrazo cariñoso
    PS: Qué bien que volviste...

    ResponderEliminar
  10. :)

    Eres una crack.
    En todos los sentidos.

    Me encanta volver a leerte.

    Muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  11. Hola Flor de María, me alegro mucho leerte.
    Yo creo que has triunfado mucho en la vida. Has hecho una gran familia. Has logrado mantenerte viva. Has ganado esa carrera. A veces no importa correr, sino, llegar, y tú has hecho todo, lo has dado todo. ENHORABUENA. MUCHAS FELICIDADES.
    Saludos y abrazos a millones

    ResponderEliminar
  12. La vida te sorpresas y recompensas.

    Gracias por volver y volver ganadora.

    ResponderEliminar
  13. ¿chido? ¡súper chido! ¡felicitaciones! y que vengan más victorias.
    este pirata está súper contento.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Felicidades Malque!!! ganaste!!! que lindo venirte a leer y enterarse!!! Abrazo enorme!!! Beso beso beso!!!!

    ResponderEliminar
  15. "Flor de María MaLquEridA Almaraz triunfó en algo" dice la jodía. Si no paras de triunfar. En la competición de familias, en la de blogueros que te adoran, en la de escritoras admiradas...
    Me alegra verte de nuevo, chamaca.
    Besos. Más.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡¡Arriba!!!!¡¡Malque,si otra no!!!!!
    ¡¡¡felicitaciones!!!!
    besos miles.

    ResponderEliminar
  17. ¡Bravo!
    Fue eso, metiste el turbo, para la próxima ya lo sabes, en la vida hay que meter el turbo, en todo, para eso lo tenemos, en cualquier cosa que sea necesario, hay que meter el turbo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. Yo estuve allí (mezclado entre las masas) y vi claramente que hiciste trampa… en el último tramo de la competencia (ese donde pasaste a la gordita y a la flaquita) no lo corriste con las piernas… lo hiciste con el corazón… y así no se vale, porque tú tienes el corazón más grande del continente… (y eso es un abuso, así nadie te puede ganar).
    Bromas aparte, me encantó tu relato, me emocionó la forma como se dio la competencia y el final tan emocionante. Triunfo valioso el que conseguiste. Un verdadero premio, no sólo a tu esfuerzo físico, también a tu empeño, coraje, amor por los tuyos y esa capacidad de arropar en tus afectos a todo aquel que te rodea. Cada miembro de tu familia, es una valiosa presea de oro, que te pertenecen a ti con justicia y tú a ellos redoblándoles el valor. Eres una triunfadora en la carrera de la vida.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Me llamó la atención lo bien que hablan de ti, lo mucho que te aprecian y te estiman. Con tu permiso te tuteo y te sigo, me gustan estas inyecciones de vida en las mañanas de martes tan difíciles.
    La Abadesa

    ResponderEliminar
  20. Chdo, no, Chdísimo, Malque.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
  21. Enhoranbuena!!.

    Queremos ver esa foto triunfal de entrada en meta. :-)

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Qué alegría leerte!!!

    Enhorabuena, campeona!! Es cierto que lo importante es participar pero si uno gana, pues mejor. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. Hagas lo que hagas y llegues a la meta en el puesto que llegues, siempre serás una gran campeona por tu espíritu luchador y batallador.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  24. ¡¡ENHORABUENA!! Vencer las limitaciones propias es la mejor victoria.Me encanta cómo lo describes; he seguido esa marcha de pasos lentos como una verdadera fan tuya y, si hubiera estado allí te habría dado un abrazo al llegar primera a la meta.
    Me gusta mucho cómo escribes y describes, la ironía y la ternura de tus escritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. yo diría "volviste a triunfar" te mando un abrazo gigantesco, que bueno que has ganado.

    Te mando un abrazo de aquellos que solo los que no ganamos sabemos dar...

    ResponderEliminar
  26. Enhorabuena querida Mal que..Biennnnnnnnnnn. Besosss

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje