Páginas

viernes, 6 de junio de 2014

¡Ya chole!







El médico me mandó a hacer estudios porque dice que esas dos bolitas que tengo en el cuello son sospechosas.
Yo digo que son los huevos que se me subieron a la garganta cuando me dijo que podía estar enferma de la tiroides, (hay que descartarlo con algunos exámenes). Al dios que corresponda doy gracias no ser hipocondríaca sino ya habría chafeado.

Dando por descontado que escribo puras miserias, continuaré riéndome de la vida digan lo que digan los médicos, pa´que no crean que se me va la vida en puro sufrir. 
Seguiré siendo feliz, obvio de este lado del monitor porque del otro lado seguiré contando mis tristezas que se me dan muy pero muy requetebien (según yo), advertidos quedan. Aunque digan algunas que no me quiero, si no me quisiera habría colgado los tenis desde hace mucho so palurdos. 

Total,

¿Quién dijo miedo si para morir nacimos? (Los optimistas opinan que nacimos para ser felices, no lo discuto, igual todos los que nacemos morimos y el que diga lo contrario que de un paso al frente).

Y ya me voy a reír porque se me acaba de caer una muela y perdimos (si, si perdimos aunque yo no haya jugado) contra Portugal.















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales