Páginas

viernes, 20 de junio de 2014

¿De gatos dice usted?

No mire, yo de gatos no sé más que lo que he aprendido de mi gato Calixto que más bien es muy poco. Mire usted, mi gato que no es mi gato pero si porque vive en mi casa llegó un jueves. No me pregunte de qué año ni que día porque en cuestión de fechas como de amores soy más bien una piedra tirada al mar. ¿Qué significa eso? No sé pero suena bonito.

Como le iba diciendo Calixto me ha enseñado que a los gatos no les gusta bañarse. Lo supe un día que preparé su agua calientita y mire, hasta le compré su champú del gato mimado pero nada. Cosa fue de ver el agua y el champú cuando patas pa´ qué las quiero. Corrió por el patio pasando encima de la hoja elegante quien quedó más bien como vil arrabalera con el vestido hecho jirones. Luego saltó sobre El árbol de peces, rompiendo la maceta donde se encontraba plantado y se fue hecho la cochinilla por los tejados no volviendo hasta la hora de comer porque eso sí Calixto estará muy asustado pero nunca deja pasar la hora de los sagrados alimentos, ´tonces -como le digo- de ahí supe que los gatos no se bañan.

Cierto es que ellos se relamen todo el cuerpo, según ese es su baño pero bueno, sea por dios. No imagino yo relamiéndome el cuerpo, acicalándome los pelos y andar como si nada con la baba de ayer como perfume y encima de todo caminar garbosa como si el mundo fuera mío.

Sé que son muy limpios. Hacen de la pipí y de la popó no sé dónde porque mi Calixto nunca ha hecho sus gracias en mi patio. Bueno está bien, si sé dónde hace del baño. En el patio del vecino que no vive en su casa  pero ¿a poco no él tiene la culpa? quién le manda tenerla abandonada.

También con mi Calixto aprendí que son muy territoriales y de eso pueden dar cuenta otros gatos que han llegado por casualidad. Han salido corriendo por su vida con rasguños y golpes pero con ganas de no volver.

Pero -siempre hay un pero maldita maldición- llegó hace unos días un gato amarillo que si lo pienso bien es una gata oxigenada. Toda flaca y con los pelos mojados tomaba el escaso sol en el techo del vecino de atrás, merito el de la esquina.

¿Qué porqué digo que es gata? mire y dígame si no.

Una noche que llovía como si fuera la última vez, salí a ver que Calixto no se mojara y cuál va siendo mi sorpresa cuando en vez de mi gatito, veo a un minino todo desabrido, flaco y hambriento echado en la camita de Calixto y a éste muerto de frío en el lavadero.

¿Qué? pegué el grito en el cielo, ¡ámonos a la chi! le dije al gato intruso quien salió disparado como alma que lleva el diablo tirando todo lo que a su paso encontró.

Me quedé pensando en la actitud de mi gato y deduje que el intruso debía ser una gata, de otra manera no veo por qué Calixto aceptó dejarle su lecho. Siendo macho, Calixto se pierde tras los pelos rubios oxigenados de una gata casquivana.

Pero oiga usted  no lo voy a permitir. Siento mucho que esa güera no tenga hogar pero fíjese, en casa dicen que me quede con ella pero mire, ya tengo un gato, dos perros, un pez, un marido, varios hijos, una nieta. Súmele a eso el Parkinson. ¿A poco no es mucho para un cuerpo tan débil y pequeño como el mío? ¿Verdá que si. Dígame, ¿cómo chingados voy a poder con otro gato? ¿Y si es gata? Tendrá sus gatos, obvio no de mi Calixto porque a él le quitaron toda posibilidad de tener herederos pero ¿y si la gata oxigenada le enjareta los hijos al Calixto y este los acepta para que la casquivana no se vaya? Voy a tener una familia gatuna de un día para otro. Oigame no, pos de qué se trata.

La rubia vino de nuevo anoche pero Calixto no estaba. Se comió su cena y se fue. Mi gato ha de haber amanecido entre sus brazos porque es hora de que no llega y yo con el Jesús en la boca. Como madre aprehensiva no pude pegar el ojo, eso no se vale ¿o cómo ve usted? pero pus qué le hago, es mi hijo gato y como tal debo cuidarlo aunque él ni se entere.
Voy a ver si ya llegó, darle de desayunar y ver si está completo. 

Eso es todo lo que de gatos sé, como verá es nada.












24 comentarios:

  1. Pobre Calixto... esa gata oxigenada lo va a dejar en la ruina.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ya dice un viejo refrán, que "gato escaldado del agua caliente huye. Ya te veo haciendo los preparativos, para ese feliz enlace de Calixto, y hace muy bien con cagarse y mearse en el patio del vecino. Al vecino hay que darle, pero nunca quitarle.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  3. Nunca he tenido un gato por eso sé menos de ellos incluso de ellos que tú! Pero los amo! Me encantan como los perritos!
    Un beso mi Malque!

    ResponderEliminar
  4. Cómo poco ya son amigos, no se yo si ya te la quitarás de encima, todo depende de Calixto.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Espero que a esta hora ya haya regresado Calixto. Vaya dilema, Flor, una nuera rubia y con cuatro patas. Si estuviera enamorada de Calixto se le notaría muy alterada, ya se dice eso de "estar como una gata en celo". Bueno, habrá que esperar en qué queda esa aventura. Pues te cuento que yo pensaba que a ningún gato gustaba el agua, porque yo tuve algunos que era imposible bañarlos, y me dejaban todo rasguñado. Pero una vez tuve uno que, para mi asombro, se dejaba bañar, daba sus maullidos de queja, pero no ponía resistencia, y después se dejaba secar, cosa también rara, porque otros van directos a echarse tierra encima. También se puede intentar pasarles un paño húmedo, igual que ellos hacen con su lengua, no quedarán impecables, pero algo es algo. Bueno, yo también adoro a los gatos. Besos, Malque, y saludos a la rubia.

    ResponderEliminar
  6. pobre Calixto las rubias son su debilidad
    y veo que la flaca rubia de aquella no es nada de tonta, quitandole su comida y cama...
    es mejor que se acostumbre, ya que veo que Calixto esta enamorado hasta las patas...
    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Realmente, me asombra, lo que sabes de los animales. A veces te pienso como una bella etóloga, que disputa el conocimiento de los animales y su conducta, con Conran Lorenz. UN abrazo

    ResponderEliminar
  8. Dices que no sabes mucho de gatos, pero a mí me has enseñado. No sabía yo que un gato castrado seguía teniendo esas debilidades por el sexo opuesto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pinches gueras oxigenadas oye jaja aguas calixto aguas!

    ResponderEliminar
  10. Ja, son hermosos. Si, aún castrados conservan el instinto.

    ResponderEliminar
  11. Lo que no entiendo es que sacará Calixto de la gata esa, ahora que es un gato eunuco, eso es lo que deberías mirar, a lo mejor han inventado una forma de sexo revolucionario... :)
    Salud y besitos

    ResponderEliminar
  12. A mi me gustan todos los animales, los gatos,lo perros e incluso algunos humanos...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta tu texto, con amor y humor, sí señora, porque cuando se quiere a un animal, después de conocerlo, ya no hay quién se quite de encima la preocupación...Como debe ser!
    Besos,
    P.D. Espero que Calixto esté ya en su casita y bien.

    ResponderEliminar
  14. si ni el mundial de fútbol distrae a calixto de la gata es que ya está hecho.
    ¡pobre!, je.

    besos.

    ResponderEliminar
  15. Y bueno, cuando un gato se enamora, se enamora.. :P
    no sea celosa!

    ResponderEliminar
  16. De gatos es difícil saber mucho. Son muy reservados (por eso me gustan) Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  17. Como madre mexicana, piensas lo peor de las nueras jaja...

    Salu2!!

    ResponderEliminar
  18. jaja... me has hecho reir (gracias)
    Yo de gatos no sé ni quiero saber ( no es manía es puramente alergia :P)
    un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  19. Es nada y es mucho, muchísimo para montar una preciosa historia gatuna que nos ha hecho pasar un rato estupendo.
    Mi cariñoso abrazo Malque. ¡Qué buena contadora de cuentos eres!

    ResponderEliminar
  20. No sabes cuanto me ha gustado y reido.
    Y es que de gato se poco, lo suficiente de uno que se me murio con seis años, de la noche a la mañana...bueno en realidad se puso demasiado enfermo y me lo tuvieron que dormir para siempre...
    Y lo que si sé de el, es que es un amor como de reojo, pero que están, que notan si te pones enferma y no te dejan. Su perdida para mi, muy dolorosa.
    Disfruta mucho de Calixto.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Algunas cosas se aprender mejor de los gatos que de los propios animales que se dicen humanos...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  22. Suerte que haz tenido, porque cuando las gatas andan sueltas, no duermo en toda la noche con el aullido de los gatos, tu Calixto es un Caballero, va tras su gata sin causarte muchos desvelo, el problema es que un día amanezcas con toda una camada de Calixtos Rubios Besooooos me gusto¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  23. Jajaa jjaaa eres auténtica¡
    No sabes nada de gatos, eh? jejeje
    Qué risa con Calixto y la gata rubia....
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  24. Para mí que el Calixto le ha fanfarroneado a la rubia el cuento de la comida caliente y la casa propia.
    Me ha sucedido con dos gatos.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje