Páginas

miércoles, 18 de agosto de 2010

El Tren del Olvido.





La habitación está en penumbras. Es la única forma en la que puedo dormir. Las cortinas oscuras. La puerta semi cerrada sin ninguna luz que ahuyente al sueño. Es la manera que tengo de asustar al insomnio. Mi recámara completamente a oscuras.
Las sombras que habitan mi cuarto caminan de un lado a otro sin dejarme dormir. Ya no me asustan. En algún momento se cansarán y se irán dejándome en la quietud de la noche que tanto busco.
Abrazo al sueño no dejándolo escapar. Quiero dormir arropada en el cansancio.
En las tinieblas de mi cuarto habita el recuerdo que se va. Las lágrimas en mi almohada han dejado de fluir dando paso a la tranquilidad del reposo tanto esperado.

Son las 4.30 de la mañana. Un grito de hombre se oye a lo lejos. Me saca del letargo en el que me encuentro. Abro los ojos buscando en el techo algo que no encuentro.

¿Oíste?- pregunta Barry.

Si- respondo. Nos quedamos callados aguzando el oído. No se escucha más.

Mis ojos abiertos siguen buscando. Se escucha de nuevo un grito- esta vez de mujer-. Ya no decimos nada, nos quedamos callados tratando de adivinar qué pasa.
Empieza el llanto de un niño.
A lo lejos se oye el silencio que dice que algo está pasando en algún lugar de la noche.

Se escucha el ladrido de un perro que ahuyenta al conejo de la luna sin lograrlo. Los chihuahuas se han ido a refugiar entre mis piernas, asustados de algo que no logran saber que es. No ladran, algo extraño sucede y ellos lo saben. No quieren atraer a lo extraño con sus ladridos. Paran las orejas alertas a cualquier ruido. No se mueven. Tienen miedo.
Se escuchan pasos en al escalera. Pasos presurosos que se dirigen a ningún lado. No tengo miedo. Un ruido en la protección hace que Barry me pregunte de nuevo si escuché. No respondo. El corazón me late muy rápido queriendo salirse de mi pecho. Pongo una mano encima para detener su loca carrera.

No se oye más. Todo queda envuelto en la penumbra de mi cuarto. 4.30  de la mañana, hora en la que el Diablo debe estar ya en el infierno renegando de no haber podido llevarse un alma al menos no de nuestra casa.

Se oye a lo lejos el silbido del Tren del Olvido. Ese que lleva en sus vagones a la gente que va derecho a borrarse de la mente de las personas que conocieron.

Sé que en el primer vagón van los Don Nadie, esos que pasaron por la tierra sin haber hecho nada que los recordara. Pasaron sin dejar huella en el tiempo. Personas que serán borradas de la memoria en el mismo instante que les echen la última palada de tierra. Sin lágrimas de por medio.

En el segundo vagón van los Amados. Esos que se hicieron querer por la gente y que pasaran unos años antes que su recuerdo muera junto con la última generación de sus buenas obras. Se les puede ver pensativos pero tranquilos. Saben que serán recordados sólo por un tiempo y después desaparecerán como desaparece el ruido que hacen las ruedas del tren en las vías.

En el tercer vagón van los Personajes Ilustres. Esos que pudieron comprar un cacho de cielo y una memoria viva que pasará a través de las generaciones contando todo lo bueno que hicieron. Aunque de bueno no haya nada.
Héroes fabricados para hacer creer a la gente que dieron la vida por sus semejantes. Los que se quitaron el pan de la boca para dárselo al hambriento pero que en su casa tenían un frugal banquete esperándolos para compensar el mendrugo de pan que regalaron.

Héroes de pacotilla.

En el cuarto vagón, van los Buenos. Los que sin importarles nada dieron la vida por aquellos que lo necesitaron. Los que fueron por la vida siendo buenos porque si. Porque su corazón les indicaba que debían serlo sin esperar nunca una recompensa.
Ser buenos porque la vida así lo decidió y ellos quisieron serlo. Se les nota alegres. Saben que por mucho tiempo serán recordados por alguien a quien si le importaron. Saben que el olvido tardará en llegar... pero llegará.

En el quinto vagón van los Desalmados. Van alegres. Riendo y cantando. A ellos no les importa el olvido. Saben que no llegará por mucho tiempo. El daño que causaron fue tan grande que pasaran generaciones y generaciones recordándolos no importa que esas generaciones cada que los recuerden los maldecirán hasta que no haya más rencor guardado si es que eso puede ser.
A los Desalmados los dejará el tren en la última parada. La séptima puerta del infierno. Ahí quedarán presos de sus crímenes y errores cometidos. Ellos lo saben. Saben a donde van y no les importa. El olvido para ellos no llegará y eso los alegra.

En el sexto vagón van los Inocentes. Aquellos que tuvieron la mala fortuna de no nacer. Los recordarán sin recordarlos. No tienen cara. No hay sonrisas ni llantos. Ni alegrías ni tristezas. No hay nada. Sólo un recuerdo imperturbable de alguien que no llegó a nacer. Un ser que no llegó a ser.

Los gritos que escuché no logro ubicarlos en el tren. No sé en que vagón van. No los oigo más.

En el séptimo vagón...

En el séptimo vagón voy yo. Viendo el camino que se abre ante mi. No tengo miedo, ha desaparecido. Mi memoria y mi recuerdo están vivos y así permanecerán hasta que alguien decida que es suficiente. Que lo hecho por mi no da para más.

Dejaré las letras que mis dedos han juntado. Mi libro se vida se leerá pasando de generación en generación hasta que pase a ser obsoleta.
Hasta que a las nuevas generaciones ya no les diga nada mi nombre.

Sabré entonces que el  Tren del Olvido llegó y debo abordarlo.










41 comentarios:

  1. por eso yo viajo en carro, que miedoooo toda esa bola de gentes que van en el tren? haaargh por eso jamas me he subido en ninguno jojo.


    si yo oyera esos gritos en mi colonia pensaria, otra ves mis vecinos se estan agarrando a fregazos y me volveria a quedar dormido jaja, saludos bonita, que gusta como escribes

    ResponderEliminar
  2. que que queeee?? fui el primerooo?? que raroooooooo

    ResponderEliminar
  3. se que no tiene nada que ver pero me recordo a la cancion que dice...

    " la barca en la que ire lleva una cruz de olvido"

    ay malque este relato del tren no me lo sabia, tengo una vecina doña Carmen o Carmela que nos contaba historias como esas, de encantos.

    Saludos y buenso dias!!!

    ResponderEliminar
  4. Wow! Haces que se me ponga la piel chinita. Espero yo ir en el cuarto vagon.

    ResponderEliminar
  5. El Tren del Olvido también debería llevarse las equivocaciones, las envidias, la desesperanza, el orgullo, las culpas, la desconfianza...y todo aquello que alguna vez nos hizo daño...

    Hermoso texto, Malque!
    Te felicito
    Maribe

    ResponderEliminar
  6. A mí sí me dió miedo al principio.. bueno, yo soy bien miedosa de por si... si yo escuchara gritos, me metía abajo de mis cobijas con los ojos cerrados!!

    Pero lo del tren del olvido, me gustó mucho, hasta te lo voy a tomar prestado pa contar cuentos a mis sobrinos.. cómo ves?? claro, que no les voy a decir q tú vas en el último vagón.. o si??

    Yo creo que el olvido es proporcional a la huella q dejaste en la gente, tmb creo q a muchos les da más miedo ser olvidados que morir. A mí no me da miedo, pero me da curiosidad.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Querida Malque:

    Yo tambien deseo ir en el cuarto vagon, y no ser olvidada jamas.

    Un beso enorme.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  8. Lastima que el boleto lo compramos con nuestras acciones, espero ir ganando poco a poco uno pero para el cuarto bagon, yo creo que es donde todos queremos ir, solo amando al resto del mundo y siendo felices por aquellos que nos amaron.

    Gracias por el viaje comadre, espero que en la primer parada vendan gorditas de nopalitos, gelatinas y champurrado.

    ResponderEliminar
  9. Wauo que buena entrada...un camino triste para estar vivo ....el tren de las caras fachas que fingen estar vivos...

    Un boleto para vivir sin preocupaciones y nunca regresar.

    ResponderEliminar
  10. aqui a las 4:30 de la madrugada pasa un wey gritando tambien y dice....
    "(sibato)ffffffffffiiiiiiiiiiiiii
    son las 4:30 y todoooooo serenoooooooooooo!!!!!
    ffffffffffiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii"

    oye cuado no tenia oficio ni beneficio....mi mama me decia que yo hiba a trabajar en los ferrocarriles.....
    yo le pregunte :"porque?"
    y me dijo:" porque ahi hay mucho Vagon....hay mucho Vagon!!!"

    ajaaaaaaaaaaaaaa pense yo....

    saludos

    ResponderEliminar
  11. That train won't be stopping with you!

    ResponderEliminar
  12. Todos tenemos que abordar ese tren, ya eso si , cada quien se compra el boleto según lo vivido, bello relato, muy reflexivo..

    ResponderEliminar
  13. Crudito: Es lo que yo pensé pero a esa hora de la mañana me dio un poco de temor que fueran a soltar balazos o algo.

    Me da gusto que estés de regreso.

    Besos.

    Ely: No te lo sabías porque yo lo inventé en la mañana que me despertaron los gritos que escuché.

    Beso.

    Micky: Te buscaré para platicar un rato.

    Saludos.

    Maribé: Debería llevarse todo lo malo pero ya sabemos que eso no se puede.

    Besos.

    Cuetzpallin: Puedes tomarlo.

    Y también puedes decir que voy en el séptimo vagón es lo que le da emoción a la historia.

    Estoy en la etapa que no quiero que me olviden je.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Mariposa: Ahí nos encontraremos pues.

    Saludos.

    Ángel: Yo espero también eso porque sino no aguantaremos el viaje jaja.

    beso.

    Caló: de que no regresamos eso es seguro je.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. P´Pito: En mi pueblo también pasaba el velador que gritaba eso y nos asustaba tanto que nos metíamos bajo las cobijas porque mi santa madre decía que iba por nosotros ja.

    Que bueno que estudiaste eh?.

    Ajaaaaaaaaa que bueno leerte después de tanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. 7 words 7: Oh how nice you are 7.

    Kisses.

    Toñito: Yo tengo mi boleto en primera clase, no sé a donde voy pero de que lo tengo es seguro

    Besos Toño.

    ResponderEliminar
  17. Y yo voy operando el tren A HUEVO! XD

    Nah... ps espero no ir en el primero, eso si...

    Los demas suenan bien...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Una amiga indígena me comentaba que no debíamos llamar tanto a los muertos, cuando yo le contaba todo lo que extrañaba a mi abuelita y pensaba que ella me cuidaba, porque al ponerla a cuidarme, la llamaba y no la dejaba descansar.

    Por eso, mejor que no me recuerden tanto, así descansaré tranquila y dejo descansar a otros y otras.

    Hermosa y terrorífica historia, mucho que reflexionar

    Gracias!

    ResponderEliminar
  19. Wow malquerida, qué buena historia y reflexión la que nos compartes, es interesante la división que haces en cada uno de los vagones, me puso a pensar en cual de ellos iría yo y la importancia de ello en mi vida, me dejará reflexionando esta noche.

    ResponderEliminar
  20. gracias por tus comentarios. y en honor a la verdad No te recomiendo ese libro de Joaquin sabina. a menos que seas Española porque esta lleno de referencias ideologicas y politicas que lo hacen muy cansado y aburrido...gracis nuevamente y bienvenida seas

    ResponderEliminar
  21. .. tu tu ... . tu tu .. quiero un trencito. pero no el de tu historia!!

    JOjooj!! y menos el sexto vagón ...!! me dejo!! . friki!!!!

    ResponderEliminar
  22. mi ultimo viaje en tren fue muy didactico, no sabia que la cerveza, los nopales, el pescado frito y las habas se mezclaban muy bien con el atardecer.

    saludos amiguita.

    ResponderEliminar
  23. Hola MAlQ..
    Que bonito relato.....
    A mi tambien me gustarái ir en el cuarto vagón... pero creo que por mi pasado me va a costar corregirlo...... Si al caso.... no me gustaría estar en el ultimo pero quien sabe..

    Como sigue tu peque?....
    Ojalá se curará como cuando eramos niñitos.. con un sana-sanacolita de rana... pero cuando ya somos más grandes ... no es suficiente...

    Cuidate y un fuerte abrazo...=)

    ResponderEliminar
  24. ¡¡Chido texto, Querida La Mal!!
    Me hizo recordar la canción de Emmanuel, "La última Luna" creo se llama.
    Laneta yo prefiero ser un Don Nadie y que mis acciones, buenas y malas queden registradas en mi propia conciencia, tal vez en la gratitud o desaprobación de unas pocas personas y cuando me lleve el tren, me ire en paz, sin que nadie lo lamente. Bueno, eso espero.
    Cuídate, Escritora, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  25. chin me gano el comentario Crudo XD
    besos florecita!
    ahi vamos todos en el tren XD

    ResponderEliminar
  26. Oye muy bonito, y descriptivo... por cierto,ya hice un resumen respondiendo tu pregunta jajajaja..

    Saludos

    ResponderEliminar
  27. hola Malquerida!!
    a veces ese tren da miedo, pero será el último lugar donde estaremos... de eso no se salva nadie... en distintos vagones, pero en el mismo tren.
    Besitos y abrazos ... me gusto su post..

    ResponderEliminar
  28. Espero poder viajar en el Cuarto vagon .....

    Un abrazo siempre que pueda me tendras por aqui

    No se si ya te invite a mi Blogg333
    si no lo hice te invito cuando tu puedas ir a darme una vueltecita

    ResponderEliminar
  29. Karnicero: Mejor ven conmigo en el último tren, nos vamos a divertir mucho jaja.

    Besos.

    Amaranta: Cuando llamas mucho a los muertos es cuando no los dejas descansar pero acordándote de mala manera de ellos, es lo que sé.

    Nunca lo sabremos.

    Saludos.

    Gabriel: Espero que puedas dormir je.

    Saludos.

    Minotauro: Gracias pues, descartado de mi lista entonces.

    Gracias por la visita.

    Saludos.

    Tito: No pasa nada es solo una historia de terror.

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Ángello: Lo probaré para saber, gracias.

    Saludos.

    Comisionada: Si no vas en el cuarto vagón te vas conmigo en el séptimo jeje.

    Sigue mejor ya te contaré.

    Gracias por preguntar.

    Besos.

    Pherro: Por eso me ubiqué en el último vagón, ahí voy solita según como me haya portado, aggg! sola buaaaa!

    Cada quién se ubicará en el tren que le corresponda.

    Besos.

    Profe: Chin! ya ni modo, te entendí profe.

    besos.

    Quejumbrosa: Gracias, ya pasaré de nuevo a tu blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Madame: El último viaje que haremos pero en realidad será el primero porque estaremos muertos.

    Por ahí nos veremos.

    Saludos.

    Patricia 333: No recuerdo, pero ya te visitaré muy pronto.
    Lo prometo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Me gusto mucho tu relato segun yo ya había comentado pero creo que no se guardo.
    Entre otras cosas te decía que el vagón en el que vas tu se ve muy solito cuando menos lleva a los chihuahuas para que te hagan compañía.
    Beso.

    ResponderEliminar
  33. pONE LOS POROS DEPUNTA, ME HA GUSTADO TU POST. NO SE NI COMO LLEGUÉ A ESTE SITIO TUYO.
    MUY INTERESANTE TU BLOG. TE SEGUIRE VISITANDO. ESPERO NO TE MOLESTE.

    "LA VIDA ES UN GRAN CIRCO, PERO SIN ESPECTADORES"

    TE SALUDO DESDE UN EFÍMERO LUGAR DE MÉXICO Y TE INVITO A VISITAR MI BLOG

    CIAO

    ResponderEliminar
  34. Hola Mal. Seguramente yo iria sentada a tu lado, con mis esporadicas visitas a otros vagones. Yo he escuchado esas voces a la mitad de la noche...perturban la vida, no solo el sueño.

    ResponderEliminar
  35. Me gustó mucho la estética del sitio, muy colorida!
    Y además, las palabras interesantes al leer.

    TE LEO!

    ResponderEliminar
  36. Me encanto el post, no sabes como me llego en verdad, porque sabes? hace tiempo incluso creo que lo hable en un post, mi preocupación en este mundo es ser lo suficientemente capaz de dejar un recuerdo en alguien, no ser una don nadie, ni pasar desapercibida, soy de las personas que quieren dejar huella en el camino de los demás, quizá podrán subirse al tren del olvido e iran olvidandome pero al menos sabré que lo estan tratando de hacer y no que lo hicieron en un 2x3.

    A mi la verdad si me gustaría subirme a todos los bagones, porque de todas esas personas me he topado en la vida, y muchas ya han sido olvidadas y quisiéra verlos para recordar que algo me hicieron aprender en la vida mientras esta transcurria.

    ResponderEliminar
  37. aLeVoSía: Voy solita pero me estoy consiguiendo acompañantes y uno de los chihuahuas va conmigo.

    Saludos.

    Visión del Arlequín: Muchas gracias pronto visito de nuevo tu blog.

    Un gusto,

    Hecate: Aí stá ya no voy sola, no me dará miedo.

    Gracias por la compañía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Fabián: Muchas gracias que bien que te gustó mi blog.

    Espero regreses.

    Saludos.

    socias: Yo también quero permanecer en la memoria de mis seres queridos por un buen rato y que lo bueno que haya hecho les impida olvidarse de mi.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Con este texto, he hicvioste recordar La Divina Comedia de Dante. La conducta humana, expresad en cada círculo del purgatorio, el infierno, el limbo o el cielo. Un abrazo siemprevivo. Carlos

    ResponderEliminar
  40. y que serían los gritos??

    Da miedo oir en la madrugada que alguien grita. Mucho mucho.

    ResponderEliminar
  41. Crei que habian asaltado tu casa Reyna, ya me habai asustado :\

    Sin presumir, creo que voy en el vagon de los buenos y no es un vagon con mcuhas recompenzas mas que el de saber que hciiste bien y era l correcto, los demas vagones suelen burlarse de ti...

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje