Páginas

domingo, 21 de junio de 2009

Ritual.

Cada tercer día había que hacer lo mismo.

Estaba hecha con láminas negras y troncos delgados de la leña que íbamos a juntar al monte, no tenía puerta ni ventanas, aunque si los huecos donde debería de ir cada una. En el centro estaba el fogón, hecho con tres pilas de tabiques y arriba un comal que servía para cocer las tortillas riquísimas que mami nos hacía y que devorábamos siempre; en ese fogón también ponía un bote grande con agua para bañarnos a María grande y a mi.

Era la cocinita de humo.

Nos levantábamos muy temprano para sacar la tina de lámina en la que mamá nos bañaba, la poníamos al centro del patio, preparábamos las toallas y el jabón Palmolive o Colgate que era el que usábamos, no comprábamos shampoo, no se usaba para nosotros.

Mamá metía primero a María grande para que se fuera ¨remojando¨ y luego me metía a mi, entonces ya tenía preparado otro bote con agua templada para empezar a lavarnos el pelo.

Lo teníamos hasta las corvas ( que es la parte de atrás de las rodillas) nunca nos lo cortaban, solo despuntaban para que no se nos hiciera feo, entonces mami empezaba a tallar mi largo pelo, me lo enjabonaba y enjuagaba dos veces para que quedara bien limpio, María grande mientras se iba tallando el cuerpo, cuando terminaba de bañarme, me secaba y me sacaba de la tina, me subía a la cama y ahí me quedaba secándome mientras mamá bañaba a María.

Siempre era el mismo ritual.

Tuve el pelo largo hasta tercer año de primaria, resulta que a un piojo extranjero se le ocurrió que mi pelo tan largo, era un buen lugar para poblar y como siempre he tenido mucho, pues no encontró mejor lugar para quedarse a vivir y crear una nueva colonia.

Me lo cortaron hasta la mitad de la espalda, después tuvieron que hacerme un experimento bárbaro para que los piojos se fueran de mi cabeza y es que para que se murieran me peinaron con una embarradita de petróleo, lo bueno que me mantuvieron lejos del fuego porque sino ahora mismo no estuviera contando esto.

María grande si lo tuvo largo más tiempo, hasta que un día no teníamos para comer y mi hermanita decidió vender su pelo, mamá se lo peinó con una sola trenza y lo vendió en un salón de belleza, en donde ocupaban el pelo para hacer pelucas, fin de su pelo largo.

Mamá nos dejaba casi con el pelo suelto todo el día para que se nos secara y después nos hacía dos trenzas con las cuales éramos presa fácil de nuestros hermanos cuando teníamos que ponernos fuera del alcance de sus manos ya sea por juegos o por peleas, que en nosotros eran frecuentes pero muy divertidas, auch! todavía me duelen los jalones que nos ponían.

Me gustaba mi pelo largo, pero era un martirio porque me dolía la cabeza cuando mami me peinaba y es que siempre lo he tenido crespo, entonces si se me enredaba era una hazaña desenredarlo.

Lo mejor de todo fué cuando me lo corté hasta los hombros porque como lo tenía chino, entonces lo tenía casi negro y ensortijado entonces fué cuando Barry se enamoró de mi...por mi pelo...

Me salió el lunar característico de la familia M... un lunar de canas en la frente.

Cuando llegamos a vivir al departamento, las vecinas como no me conocían me decían ¨Tongolele¨¡ jijas de su madre! hasta que supieron como me llamaba, pero siempre ¨Tongolele¨fué referencia para saber de quien hablaban, bah! pinches viejas.

Por el mismo pelo chino mi cuñada me decía ¨Amanda¨ por Amanda Miguel y cuando me lo corté más me decían ¨Rarotonga¨la ubican? una muchacha de una pelicula de cuarta que tenía el pelo a la afro, así lo traía yo merita.

Creo que ya me estoy haciendo vieja...solo hablo de cosas que ya pasaron...

Cuando vivía en el departamento tenía amigas y decíamos entonces que cuando nos hiciéramos viejas íbamos a tener perros para cuidar, no íbamos a salir de la iglesia, tendríamos plantas con las que hablar...y querríamos nietos.

Ahora no tengo amigas, tengo dos chihuahuas, no voy a la iglesia y tengo muchas plantas que riego todos los jueves y no... aún no tengo nietos...

Ahora solo tengo recuerdos...



Mamá ya no existe...

La cocinita de humo ya no existe...

Mi pelo ya no existe...

Solo van quedando los recuerdos que se hacen más vívidos con el paso del tiempo...

23 comentarios:

  1. Casi pude verlo así como lo contaste. Y ahora que lo has puesto aquí, muchos seguro lo disfrutarán... para eso sirven los recuerdos. Gracias por compartirlo, Malquerida.

    ResponderEliminar
  2. recordar es vivir!!!!

    gracias por compartir un pedazo de tu vida....

    sabes a mi me mandaban al Nixtamal para la masa para tamales,

    tenia el pelo a la afro , tenia porque ya se me cayo jajajajaja

    y cuando teniamos piojos mama nos hechaba tequila y arena....asi los piojos se ponian bien pedos y se empezaban a apedrear y se mataban unos a otros!!!!!

    jajajajajajajajajaj

    buen domingo ciber-amiga

    ResponderEliminar
  3. Que historias tan conmovedoras.
    Yo siempre he tenido el pelo largo y sin el, la verdad es que siento que falta algo, me siento desnuda.

    Saludos desde mi camino

    ResponderEliminar
  4. Mi abuela tambien tenia una cocinita así.. y hacia unas tortillitas deliciosas.. Recordé eso mientras te leía..

    ResponderEliminar
  5. cuantos dias tienes de vida??
    en donde suucedio eso?

    ResponderEliminar
  6. MasQuerida:

    Me has hecho acordarme de un monton de cosas. en realidad, cada vez que te leo me pasa lo mismo, jeje
    Yo tambien tuve el cabello largo hasta las corvas cuando era niña, y tambien lo tengo chinito... Pasaba los mismo dolores que tu cuando intentaban peinarme, y mi lindo cabello se acabo un dia que -como tu- coji piojos... A mi me los curaron con una botella de alcohol que llevaba dias preparada con unas venas de hojas de tabaco. Estuve dos dias enteros con la cabeza llena de alcohol!
    Que interesante lo de la cocinita de humo! Esos son los detalles que nos ayudan a conocer otras culturas. Gracias!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. hola malquerida, me has hecho recordar que a mi también me pasó lo mismo con los piojos en el colegio y mi madre me hechaba petroleo igualito que a ti, que recuerdos esos,es increible que haya cosas que nos calen tan hondo,y a seguir recordando que eso es bueno, mantiene nuestra mente en forma.

    ahhhh, BUENISIMA MUSICA!!!,esa edith piaf, saludos.

    ResponderEliminar
  8. querida malquerida:

    si es verdad que a veces recordar es vivir.

    saludos desde mi pequeño bosque.

    ResponderEliminar
  9. cuantos dias tienes de vida por que dicen qeuno se debe de preguntar que cuantos años tienes a una mujer, por eso pregunte dias XD, y ya aparecio tu tigre hongo!!! si se ve

    ResponderEliminar
  10. Recordé Masquerida cuando niño me bañaban, recordé q mi padre no tenia el cuidado de preparar agua caliente para bañarme así q solo habría la ducha y me metía en el agua fría. Yo me atrincheraba junto a la delgada pared de pizarreño q separaba el baño de la casina, justo detrás de la casina a leña, el único lugar caliente del baño... un buen lugar para pasar un baño frio

    ResponderEliminar
  11. gracias por compartir tus recuerdos como siempre haces!! y muchas gracias por la felicitacion la acabo de leer, me sonrojas!!!! te mando un besote cuidate mucho!!!!

    ResponderEliminar
  12. Pero gracias a esos recuerdos nos regalas estas experiencias... y por eso eres la BIEN QUERIDA del blogbarrio! ¡Qué vivan tus recuerdos!

    ResponderEliminar
  13. Que preciosos y precisos tus recuerdos Mal Querida. Dicen, que los recuerdos le regalan vida a los años. Yo estoy convencida de eso y sí son como los tuyos, con mucha mucha más razón. Disfruto asomarme siempre por aquí. }
    Un abrazo humeadito de recuerdos.

    ResponderEliminar
  14. Malque:

    Yo entró y ya no sé que decir... esto es como una montaña rusa de sentimientos. de nuevo gracias por compartir estas historias tan cálidas y tan llenas de sentimientos, además por ser de un relato tan copioso y rico, gracias malquerida...

    Algunas cosas se van, pero su escencia no!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Tus letras son siempre un alimento tan importante, los recuerdos alimentan la mente y qu emejor que esto se complemente con la diva de Edith Piaf fondeando.

    peace morrita

    ResponderEliminar
  16. Ps yo también he estado hablando mucho del pasado últimamente, y no me digas que me estoy volviendo vieja!!!!!

    Se me hace que andamos recordadoras porque el clima se presta, se presta...

    A mí también me jalaban las trenzas cuando mi mamá me peinaba, pero no era mi hermano porque él ni nacía entonces... era el gandalla de mi papá.

    ResponderEliminar
  17. y como traes el pelo ahora ya de mayor...
    como rarotonga?
    ese pelo estaba muy padre.
    que buena historia...

    ResponderEliminar
  18. Adoré tu historia, mi hicistes recordar mi infancia, cuando yo también tuve ese cabello largo(me sentaba en el)... Era caotico lavarlo, ni hablar en las mañanas de colegio.

    Hasta que un día, unos visitantes extraños(piojos)invadieron mi cabeza. A la no despreciable edad de (15 años). Fue entonces cuando los conocí, quién los trajo, fue mi hermana menor. Terminó contagiando a toda la familia. Adios cabello largo....

    Cariños,MaLquEridA!!!

    Pd: Gracias por compartir tu experiencia de vida, con nosotros...
    Mil gracias!!

    ResponderEliminar
  19. Jajaja que paso mi tongo..digo, eehhhhhmmm, bueno tu sabes, como te llames, jeje, aahhh que onda con tu colonia de piojos, no maaa que tranza, pero que manchada los cambiaste por dos chihuahuas, ppfftt, mala onda, jejej, saludos.

    ResponderEliminar
  20. te he imaginado con ese cabello al viento…y me ha dado por juntar algunas palabras en intento de poesia…..un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Excelente post!! me acordé de cuando mi mamá me peinaba de trenza y me jalaba el pelo y clro luego me dolía la cabeza.

    Esos son bonitos recuerdos!!

    ResponderEliminar
  22. Ivanius:Gracias a ti.

    P´Pito:No quise usar la palabra nixtamal, porque pensé que muchos no sabrían a que me refería,
    a mis hermanos y a mi nos mandaban a las cinco de la mañana por el nixtamal, ja!

    Lucecita:Gracias

    Min:Gracias min.

    Alex:Muchos y sucedió en mi infancia.

    Pelusa:Así le decíamos porque utilizábamos leña y carbón.

    margarita:Gracias.

    Duna:Igual para ti.

    Alex:A ver...mmm...365 x mmm...uy! tengo muchisísimos,ja!
    Si ya encontré a Mushroom, gracias.

    Pancita:Haces que se me haga un nudo en la garganta...

    Manto:Gracias, no te pongas colora´o

    Mara:Que vivan!

    mariposa:Coff! coff! gracias.

    Potter:Potteeeeeeeeeeeeeer, gracias por venir,
    te quierooooooooo!!!

    nb:Gracias mambrú.

    Betza:Al menos no creo que tu papá te jalara las trenzas tan fuerte, ó si?

    Profe:Del pelo ni sus luces,
    ya no soy ni la sombra de lo que fuí.
    Saludos.

    saqysay:Pues gracias por tus palabras saqysay.

    Mister M:Los chihuahuas no hacen que me de comezón en la cabeza.

    tnf25:Y dónde está el intento de poesía?
    puedo leerla?
    si?

    Mau:Smack! smack! smack!

    Angie:Gracias.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje