Páginas

martes, 16 de junio de 2009

El destino ya nos alcanzó.

Mi hermano Miguel está trabajando en Torreón, entonces le pregunté como estaba el ambiente por allá y para no preocuparme me dijo que todo estaba bien.



Después me mandó un mensaje por el Hi y me dijo que en realidad había dicho eso para que estuviera tranquila, pero que literalmente tienen que andar sorteando los balazos, no sé exactamente por donde esté, pero entonces si se me pararon los pelos de punta y le dije que se cuidara mucho.



También me dijo que cuando fué a Sonora, en la colonia donde vive mi sobrina, había habido una balacera cerca de su casa.



Sobra decir que me quedé más preocupada que antes, él es mi consentido, y siempre ha andado solo por toda la república, sabe cuidarse, pero de cualquier forma me entra la angustia de no saber como está.



He oido en las noticias todo el tiempo que hay balaceras en tal lado, que si agarraron a no sé cuantos narcotraficantes, que si encontraron laboratorios de droga, en fin un sinnúmero de malas noticias.



Pero nunca pensé que lo viviría de cerca, y es que en el fraccionamiento donde vivo se ha desatado una ola de violencia brutal, de tal manera que ya no sabemos como vivir aquí.



El sábado pasado cuando la nena salió a trabajar, se regresó para decirme que no dejara salir a los hijos porque no sabía que había pasado, ya que había muchas patrullas y gente por todos lados.



Salí a acompañarla y si, era una persecución policiaca a plena luz del día, con gente saliendo de todos lados, las patrullas pasaban como rayo no importando que hubiera gente, coches, nada, ellos pasaban hechos la cochinilla incluso estuvieron a punto de llevarse a un muchacho entre las llantas.



Conté cinco patrullas y una camioneta de un judicial, no tengo idea de donde salió tanta gente, por lo general mi calle siempre está sola, así que no me explico de donde salieron.



Dicen que hubo balazos, yo no los oí y una tipa dijo que había un muerto, que tampoco vi, han matado gente en el día, a mi ya van tres veces que me asaltan aquí mismo, nos abrieron el carro hace como quince días, y seguido pasan las patrullas persiguiendo a alguien.



Barry fué con un cliente también el sábado y tenía un pleito con su esposa ese cliente porque se le habían perdido dos mil pesos y con muchas groserías le estaba diciendo que tenía que recuperarlo, tenía que ver como le hacía pero que él quería su dinero.



La esposa le dijo que la única que había entrado era una niñita de siete años que es amiga de su hija de tres, entonces fueron a buscar a la chamaca y resulta que si, ella los había tomado los dos mil pesos, me quedé perpleja, no puedo creer que una niñita sepa ya el valor del dinero, porque si se lo robó es que lo sabe.



Hicieron que regresara el dinero, en realidad mil seiscientos porque les fataron cuatrocientos pesos que no supieron donde quedaron.



Y después de eso la niñita de tres años les estaba diciendo a sus papás que ella no había sido- cómo puede ser? que no debería estar jugando a las muñecas?-



Entonces la mamá le dijo que le iba a dar una santa madriza y la niñita - de solo tres años- corrió a encerrarse en su recámara y no le abrió a su mamá, me pregunto ¿ cómo es que le pega, para que la chamaca se esconda en su cuarto?, no sé en que mundo estamos viviendo.



Ya no quiero vivir aquí, la tranquilidad nos duró apenas cuatro años de los seis que llevamos viviendo en este fraccionamiento, y no sabemos a donde irnos porque Barry dice que en todos lados es igual.



Mejor me quiero ir a Guanatos, o a Colima, ya de perdida a Querétaro, pero creo que intentaremos buscar algo, si es que logro convencer a la nena, de irnos a vivir al DF.

Creo que ahí estaremos más seguros, jajajajaja!


Si tan solo los políticos, la policía y todos hicieran su trabajo, yo no tendría porque estar pensando en mudarme a otro lugar.

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales