Páginas

miércoles, 29 de mayo de 2024

Sherezada a título de conveniencia

De verdá os digo oh hermanos míos que el internet está de mírame y no me toques. Vengo con toda disposición ignorante de alegría a contaros mi vida plena, pero el puto interné dice que no, nanay, no esta vez, no señor, lo digo yo. Hoy no será.
Que el modem para allá, que el modem para acá, que la antena, que el pinche tubito, que si la mamá de las moscas. Uno no puede hacer nada con sus sentimientos de vieja desgraciada por el sino malvado que carga desde que Dios amanece porque todo se vuelve en contra. No pos a mi me dijeron que si me despierto temprano el día me alcanza para más. ¿Quién quiere que me alcance para más si con lo que tengo me sobran minutos y segundos ostentosos? Ve tú a saber qué dicen los distantes vecinos benditos azotando en sus desvelos el negro borde desesperado de la insurrección. Las almas de medianoche susurran desesperadas rezos de desesperanza. Los chamanes de lengua bifurcada suplican al dios en ciernes que aparezca ya la buena nueva porque psss ya van a dar las tres de la mañana.

N´ombre no empieces con tus ideas sin causa ni efecto. La mescolanza provoca la decepción. Melancolía en exceso desfigura tu rostro de beata triste, pecadora sin besos de a deveras. Besos rotos en labios delgados. Decepción contracorriente en el ocaso de la vida. Cuando dicen que la vida es alegría, volteo mi rostro al dubitativo margen del cementerio de árboles con verde follaje. Verde colorido, salvia sangrienta conmina al invierno a despejar las nubes. Muestra al sol en sus cielos grisáceos asomándose tras una nube hirsuta en velo de novia indígena. Rostro de miedo, desencanto de pasiones. Cuerpos jóvenes sin esplendorosas figuras. Curvas desdeñadas por la miseria. Tienes que comer bien pa´tener cuerpo de diosa. Contemplando la luz de tu rostro bendito, niña enajenada del miedo bordado en la piel.
Tengo un poco de deseo en mi pecho turgente no correspondiente a quién de su amor me toca. Cualquiera que eleve al cielo la memoria terminará balbuceando cánticos eclécticos. 

El infierno enciende llamas coloridas, figuras magras bailotean al compás del un dos tres. Qué importancia tiene si en el cielo también existen los malos de corazón. Absurdos negociantes comprando terrenos en las nubes tornasoladas. Me gustan los colores absurdos, negros atrayentes en el vis a vis con el otro tú. Los chillantes son mis favoritos, me hacen ver delicada e inocente. El negro tiene semblante de pájaro madrugador no así el blanco que en sus devaneos pecadores no haya la forma de conservar su buen amor.

Declino la invitación a pasearme por la piel de tu memoria. Con lo que veo basta para saber que no eres de mi incumbencia. Total para morir nacimos. Claro que si no me crees puedes preguntar al primero que te salude en las sombras del amanecer. Él sabe todo de mí.
Alborada pandemia sin problemas de respiración. Me temo señora que los pasos que vende son para atónitos de la memoria.
Culmina las palabras sin sentido, las que salen en una tarde en que el interné tiene la falda casquivana muy corta y sin mesura, viene y va como si tal cosa fuera vestirse en el redil exacto del espacio lleno de miles de ideas cruzándose entre sí. Las piernas sinuosas bajo la delgada tela tienden a separarse invitando al glorioso goce de un tacto divino.

Ámonos pa´ la chingada, al fin que ese lugar lo transito diariamente sin mesura libidinosa.
Calla  ya, contempla la corte de malandros manoseándote a placer. Oscura derrota la que cargas en esos zapatos lodosos que alguna vez fueron de charol ígnoto.
Vete ya de una vez y para siempre. Deja de buscar en la memoria los besos obscenos que nunca me diste. Soy una señorita popoff de buenas costumbres, eso sí con labiales de querubín y vestido de organdí, y medias de talón cubano de seda, con liga pa´que no se arruguen. Mira tú que el estilo no se lleva con la mala facha.

Sherezada en los límites del voyerismo. Asomada al abismo de tu mente descubre del amor pasmoso, lo que el viento te dejó.

Sí.

Se acabó por hoy.

Click!


¡Ámonos!













22 comentarios:

  1. tu verbo desbordado siempre me saca sonrisas.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace rato leí un comentario viejísimo tuyo que decía ¨que suerte conocer a alguien tan simpàtico como la MaLquEridA``o algo así :D

      Eliminar
  2. Onirismo en vena, qué imaginación, Malque.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lo de hoy es como para invitarte a celebrar en Les Seniaes, sería nuestra primera cita. Te quiero. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  4. Sherezade si viviera hoy estaría tonta perdida... con las apps del smartphone creyéndose cosas que no existen, y el Sultán igual de tonto o más.
    Ni cuentos, ni decapitaciones, ni leyendas, ni nada de nada.
    Todos tontos mirando la pantalla del smartphone.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esperemos que internet tenga a bien dejarte seguir mañana. Quedamos a la espera de que así sea.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este internet que ahora tengo es el peor de todos los que ha habido en mi vida.

      Beso

      Eliminar
  6. Buen repaso nos diste, dejándonos anonadados.
    Para morir hemos nacido, pero mientras vivamos con alegría, que es gratis.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Maaaadre mía!! ya sabía yo que esto tenía que dejarlo para degustarlo con tranquilidad y aun así, no he entendido naaada de naada jajaja Mi querida MALQUE, si en forma de Sherezade le contaras estas cosas en este leguaje tuya tan inmensamente florido a tu sultán, se le saldrían los ojos de las órbitas rebotado como canicas por el suelo jajaja eres absolutamente tremenda y eso que todo empezó con un fallo de internet, si no llega a haber fallo tu disertación hubiera descongelado los Polos… No sé cielo, que esta noche no se te haga tan larga, que tu mañana sea del color que más te guste y que mañana quieras querer un poquito a todos lo que te quieren querer ; ) Un beso graaande como tu cerebro ¡!

    ResponderEliminar
  8. Ay, Señor, sostienes que el Cielo, en la Gloria, puede haber tambien malos de corazón... Me dejas lloroso, amiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es en el cielo donde hay más malos. La corrupción también existe en las alturas.

      Saludos

      Eliminar
  9. "Declino la invitación a pasearme por la piel de tu memoria."
    Ojala fuera tan fácil aprender a olvidar...

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, ¿ves?, siempre me haces reír por cómo cuentas todo, eres muy simpática.
    Y lo de tierna es esencia en ti. Mana :)
    Jajaja, si llegamos al Cielo, seguro que malos de corazón no nos encontraremos.
    Eres una gran señora.

    Un beso muy fuerte, de tu RosaRosita.
    ¿Cómo olvidarte, Malque? Imposible :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RosaRosita, que gusto leerte.
      Tù eres de lo más simpática.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Porque siempre queda espacio para nuevas libertades.

...che madre (131) ...RKO (2) 2010 (1) 28 de junio de 2014 (1) abandono (21) abuela (63) agradecimientos (14) alucinados (90) Amigocha (1) amigos (117) amor (34) amor y desamor (14) amores y desamores (13) arrepentimientos. (7) aventuras.inocencia (19) baile (8) Barry (161) berrinche (36) besos (13) blog (70) Bunbury. (22) Calixto (4) cambio. (20) casa (14) celular (8) club (2) comida (10) complejos (22) conciencia (36) conciertos (4) confusiones (32) CristyAna Melindrosa (1) cuentos (19) cuentos cortos (69) cuentos de-mentes desequilibradas (131) cuentos para mentes desequilibradas (2) culpas (20) de película (25) departamento (2) Diagnóstico (19) dolor (36) educación (17) ego (4) emociones (48) enfermedad (33) enfermedad. (16) entrevista (2) ep (5) es hora de hablar (20) escuela (10) Familia (78) familia real (22) familia. (38) fans (8) felicidad (78) Ficciones (44) Flor (257) flores (15) fobia (12) fortaleza (14) gente (25) grande (6) grande. (6) gritos (20) guapos (8) guarreces (8) heridas (29) hermanos (37) hijos (52) historias (175) historias.MaLquEridA (165) hongo... (19) hongos (9) Hoy (10) hoy escribo lo que quiero. Desnuda. Contradicción (78) huesos (6) ilusiones. (12) impotencia (22) insomnios (2) intercambio (1) juegos (28) Kiku (41) Kiku Muny (45) la f... no mam´s (2) lado oscuro. (34) le entro (18) libros (7) libros. (2) llantos (22) lluvia (10) los 200 (1) lunares (2) malo (38) Malo. (22) MaLquEridA.sueños (47) mamá (35) mascotas (71) mchálas (6) me cae (7) mi casa (3) miedo (10) milagros (6) mudanza (3) muerte (9) Muny (10) Natalia la bella (87) navidad (6) nervios (16) niñez (17) niñez. (8) no mames (17) nueris (7) olor (6) padres (29) papis (4) Parkinson (23) Pelusa (1) pensar. (30) pensar.ilusiones (10) Pepe (6) perfume (11) pertenecer (6) pianista (2) planes (9) poesía incorrupta (3) radio (3) raros (3) real (30) realidades (70) reina hongo. (48) risas (17) Santa (6) secuestro (3) si acepto (4) sin nada que hacer (34) sin rencores (22) sobrinos (4) soledad. (9) sueños guajiros (64) sueños infantiles (13) suicidio (2) suicido.ángel (3) sustos (4) televisión (4) trabajo (8) tradiciones (9) tris (2) triste (17) unión (7) utopías (15) vas (6) vergüenza (8) vida (58) vida. (29) virtual (4) vivir (24) yo mera (12) yo mera. (4)

Ángeles de la fe

Yo traigo la verdad en mi palabra Vengo a decirte de un niño sin abrigo. Vengo a decir que hay inviernos que nos muerden, de la falta de un amigo. Vengo a contarte que hay luces que nos hieren, que existen noches sin whiskys ni placeres. Vengo a decirte que está cerca tu condena. Hoy una madre murió de pena. Déjame cantar, tengo vergüenza de ser humano como tú, en tu presencia. Descubrirme a mí mismo y en tu figura qué poca cosa somos sin ternura.