Páginas

sábado, 20 de diciembre de 2014

Yo y mi otro Yo

Tienes razón, me frustro rápidamente cuando las cosas no salen como quiero. Ella lo dijo, soy como una niña, berrinchuda y caprichosa. No son horas para estar despierta. No tengo nada qué hacer. Duérmete. No puedo, tengo hambre. Come algo. Nomás hay pastel pero no quiero. Cierra los ojos y piensa en mi. No puedo, me duele la cabeza. Hace un año que todo empezó. No pienses. Es como si fueran unas por otras. Yo hago algo por ti y a cambio disfruto la vida... sin ti. Quiero a mi mamá. No mames pareces chiquita. ¿Qué tiene de malo querer a mi mamá? Nada pero no puedes querer algo que no se puede. Ni modo que reviva nomás porque tú quieres. Pues no pero si digo "quiero a mi mamá" es como si la llamara y con eso ella sabe de mi y ora por mi allá donde está. Estás bien pinche loca. Me duele la cabeza. Duérmete. ¿Ya viste que ya sé poner acentos en el iPad? Blah, ¿a quién le importa? A mi. Tengo sueño. Cuenta borregos. No, mejor canto. ¡Ándale, buena idea! Todos todos se divierten menos yo... Esa canción es tan vieja como tú. Pos si pero es la única que se me viene a la mente. Bebe un vaso de leche. Nel, soy intolerante a la lactosa. Y yo soy intolerante a la latosa o sea a ti. Me duele la cabeza. Ya me lo dijiste tres veces. Pos así me duele. Tengo hambre. Ya deja dormir. ¿Tú crees que esté con ella? ¡Yo que sé! no preguntes estupideces. Pos no pero... Pero nada, ya cállate. No me calles. Si te callo. No me calles. Si te callo. Me callo porque quiero. Si si güerever. Oye, estaba pensando, ya estamos a veinte y no ha habido ninguna posada. ¿Y de qué te preocupas? No, si no me preocupo lo que pasa que no he oído nada de letanías ni los madrazas a la piñata ni las tertulias decembrinas. La gente está pobre. Acabas de descubrir el hilo negro, ahora duérmete o no te levantarás mañana. Si. Descansa. Igual. Oye. ¿Qué? Nada, nada. ¿Has soñado con tu mamá? Nel, ¿por? Por nada, duérmete. Todos todos se divierten menos yo... ¡Shhht! Oye. ¿Qué? Tengo miedo. Tú siempre tienes miedo. Si. Yo te cuido, no tengas miedo. Ya quiero que sea mañana. Deseo concedido, ya es mañana.

8 comentarios:

  1. Ahora me duele la cabeza a mí!!!

    Te voy a demandar!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Tú tienes la culpa Toro, pa' qué me lees cuando no puedo dormir.

    Tómate medio vaso de jugo de limón y se te quita. Y ya no me distraigas que ya me estaba durmiendo y me espantaste el sueño. Estamos a mano.

    Chido mi Toroloco

    ResponderEliminar
  3. jajaja
    Malque vaya par de patas para un banco
    Toro y tú , y tus letras me habéis sacado una sonrisa
    Es lo que tiene el insomnio y que la otra parte te diga que duermas que que que que y mas ques... si una cuando no puede dormir lo que menos le apetece es escuchar
    -duerme .. ya se sabe que un@ quiere dormir

    me quedo con la frase final... está repleta de ternura

    Espero que a estas horas estés durmiendo como una bebita

    besos grandes :)

    shhhhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pus no MaRía, sigo despierta. Me da gusto hacerte sonreír eso es un halago.

      Te mando un besote tronado

      Eliminar
  4. La próxima vez que haya diálogos lo pones en lineas una debajo de la otra, según hable uno u otro personaje, como haces otras veces, de lo contrario pasa lo que dice el Torito, se marea uno...jajaja
    Pero de todas maneras me gustó mucho :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. No puedo Genin, escribo en el iPad y no encuentro la forma de hacerlo.


    Igual te quiero


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nunca te compongas, que nos perderíamos de tus mejores escritos.
    Otro abrazo, mi Honguita.

    ResponderEliminar
  7. jajaja no se quien es mas critico si tu o tu otro yo
    Abrazos

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje