Páginas

miércoles, 20 de noviembre de 2013

De cosas inmerecidas y familias felices

¡Listo!

Tres meses durará el protocolo. Debo firmar un documento comprometiéndome a seguir paso a paso las indicaciones de los médicos para que todo salga bien.

Laura es la encargada de llevarme paso a paso en esta aventura que hoy comienza. Si todo sale bien seré muy feliz y sino por lo menos lo habré intentado.
Laura, siempre conmigo.

Tres meses en los que me han advertido que los primeros días serán de muerte pero después todo irá bien. 
Tengo nervios.
Recordaré este día especialmente porque hoy es cumpleaños de Bruno.
Bruno, siempre conmigo.

Debo ser muy metódica sino nada habrá valido la pena. Eso es un tanto difícil porque soy un caos en cuanto a tomar la medicina se refiere. Soy muy indisciplinada. Las horas se me juntan, me salto medicamentos, me faltan días, en fin, soy un desastre. Barry dice que parezco su hija porque debe andar tras .de mi para la toma de las pastillas.
Barry, siempre Barry.

Es hora de comenzar a ser ordenada. Dicen que nunca es tarde para nada, espero que no sea tarde para comenzar de nuevo.

Laura, Bruno, Barry... Yo. Como cuando empezamos todo, siempre juntos agarrados de la mano. Como cuando dijimos que nunca nadie nos separaría, ni siquiera nosotros mismos.

Puede ser que no merezca la familia que tengo pero también pienso que si están conmigo es porque lo merezco de alguna forma.

Y bueno ya, como ansiosa que soy, ya quiero que sea 15 de febrero y volver a ser como antes pero con una experiencia de vida que habrá dejado en mi la certeza de que los milagros existen.

No temo despertar.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales