Páginas

jueves, 4 de octubre de 2012

Favor de no reírse porque de verdad me duele






la MaLquEridA está muy triste, tanto que ha pensado suicidarse ella solita tapándose la nariz para no respirar. Y es que hace unos instantes acaba de recibir una noticia impactante. El amor de su vida se ha casado.
El golpe recibido la ha dejado pendeja. No, por favor no se rían, ella es muy lista y hermosa pero una noticia así acaba con cualquiera.

Tomará un receso de unos minutos en lo que mengua su dolor. 

Como muchos saben Enrique Bunbury es el amor de su vida y se ha casado. ¡Cuánto dolor! 
La noticia la dejó patidifusa y con los ojos en blanco. Hace unos días Enrique se casó con Jose Girl, su novia y madre de su hija. ¡Una hija! ¡Tiene una hija y yo ni enterada! Estaba ciega de amor. Es con el único que le he sido infiel a Barry porque sabe que es más guapo que él  y lo acepta. 

¡Oh Dios por qué me haces esto, si yo tanto tanto tanto que te quiero!





Para olvidar mi desdicha voy a leer El Libro de los seres no imaginarios en el que aparece un cuento de Jesús Olague del blog, Lo que es no tener que hacer y del que siempre he dicho que me gusta mucho como escribe.





El libro me lo regaló Kiku el domingo. Le costó trabajo encontrarlo pero ya lo tengo en mis manitas. Lo único que me faltaría es que Jesús me lo firmara pero eso está en chino.

¡Snif! Se casó Enrique, ¡Snif!





Cuando termine de leer investigaré porqué Benito Tiki se quiere echar a Babo Alejandro si los dos son machines.
Alguna extraña razón debe haber pero no la sé, entonces investigaré.

¡Enrique! ¿Por qué me traicionaste con otra? Y yo que fui a todos tus conciertos para que me vieras lo fiel que soy y así me pagas, ¡Snif!

¡Adiós mundo cruel!

Y no se rían de mi por favor, que yo también tengo mi corazón tontito.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales