Páginas

jueves, 17 de noviembre de 2011

Tanteando el terreno

Prospecto 1

-Emmm... este... Barry... emmm... estoy embarazada

-¿Ya le avisaste el padre?

-Tu eres

-Ah chinga, ¿yo cuándo?

-Snif!







Prospecto 2

-Emmm... hola

-Hola

-Este... quiero decirte algo

-¿Estás chipil?

-No, estoy embarazada de ti

-Ah chinga, No nena tu te equivocas, yo no te conocí en la playa ya ya. Ese hijo no es mío

-Pero no he estado con nadie más.

-Eso dices

-¿Qué le voy a decir a mi familia?

-Que es obra del espíritu santo

-Snif







Prospecto 3

-Emmm... hola... este... quiero decirte algo

-Dime

-Estoy embarazada

-¿En serio?

-Si

-Tu eres el padre

-¿Yo? bueno si tu lo dices está bien, le daré mi apellido, quiero que se llame Leonardo

-Yo quiero que se llame José María

-Se llamará José María Leonardo

-¿Lo querrás más que a tus otros hijos?

-No, lo querré igual

-Gracias, pensé que no te harías cargo

-No me conoces, él será el hijo que siempre soñé tener. Tengo puras hijas ya sabes

-Si

-Gracias, te quiero

-Igual










Epílogo:

-¿Estoy embarazada doctor?

-No señora, lo que usted tiene es la presión alta por eso se marea y tiene náuseas.









-Ya decía yo que eso no era posible, aí será para la otra

-Para la otra no, usted ya no puede tener hijos, pero puede comprarse unos perros para que le hagan compañía y le ayudarán a bla bla bla...
Ande váyase con cuidado y no deje de tomarse las pastillas.

-Si, si, si, wathever... Y yo que ya tenía al padre de mi hijo imaginario.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales