Páginas

viernes, 25 de noviembre de 2011

Oye...ya ven.






¿Dónde estás? Necesito saberlo. Toque mi cama y no te encontré. Estaba tu fría ausencia. No se oye ningún ruido. No te duermas. ¿Quieres que te platique algo? Me voy a portar bien. No... no son sólo palabras. Lo prometo. Ya quiero que vengas. ¿Te canto mi canción de inglés para que te rías? Ya quiero oír el motor del coche. Me siento sola. Ya ven. La noche es muy larga. Mañana me arrepentiré de haber escrito esto. Te necesito. ¿Dónde estás? Me siento vulnerable. ¿Por qué las horas duran mucho? Hace frío. No quiero pensar. ¿Te dije que te amo? Por favor. Ya es hora. ¿Es broma? Pediré un deseo a esa estrella que pasó corriendo. Necesito tocarte. La vida se me va en tu ausencia. ¿Estás bien? Ya  quiero que sea de día. Si no escribo me volveré loca. El silencio me mata. ¿Oyes ese ruido? Son mis dientes. Ya quiero que vengas. te extraño. Pinches minutos que no avanzan. ¿Oyes otra vez? Son mis dientes de nuevo. Oye... ya quiero abrazarte. Es mucho tiempo y no apareces. No quiero pensar ¿Y si escribo un cuento? No... no tengo cabeza ahora para eso. ¿Te dije que amé el día que escribí la carta que a nadie gustó? A ti si te gustó, qué bueno, era para ti pero me da pena externar mis sentimientos. No se oye el perro solitario, aquel que le ladra a la vida. ¿Ya vienes? Quiero abrazarte.  Dormí un poco abrazando a Chema pero tu ausencia me despertó. Ya... ya quiero que vengas. ¿Dónde estás? Acaba de aparecer la nena, no quiero preocuparla. Oí un ruido en la puerta, ¿eres tu? Me voy a asomar. No... no eres tu. Una palomilla chocó en la ventana. Ya, ¿no ves que estoy angustiada porque no sé dónde madres estás? Quiero seguir escribiendo para no pensar. Pronto amanecerá. Ya no tengo letras. ¿Te dije que te amo? No me acuerdo. Te amo por si acaso. Se oye un motor, espera me asomo. No... no eres tu maldición! ¡Que ya vengaaas! ¿Eres tu? un motor... falsa alarma. Puta madre, la paciencia no es mi fuerte. Quisiera tener una varita mágica para aparecerte en este momento ¡Tarán! ¿? No sirvió. ¡Ya sé! Con una bola mágica puedo saber dónde estás, pero de dónde la saco. Alguien se va, se oye el motor de su coche. Esto ya lo había vivido. Mis dedos no tienen mucha fuerza. 2.51 lo último que supe de ti. Ya pasó mucho tiempo. ¿Estás bien? Ya no quiero oír mis dientes. Voy a caminar, la incertidumbre me está matando.  Pero... no puedo salir, es de madrugada. Hagamos un trato, voy a cerrar los ojos y cuando los abra estarás aquí, va? Shhh! se oye el ruido de una avioneta, quién sabe qué andarán buscando. ¿Por qué no apareciste? Ya abrí los ojos desde hace rato, pasaron dos horas desde entonces. ¿Por qué no llegas? No ves que mi corazón te extraña. Último intento, voy a cerrar los ojos, contaré hasta tres y apareces eh? pero de verdad porque ya quiero gritar. A ver... uno... dos... tres... ¿Dónde estás? No quiero que te pase nada. Todo estará bien, todo debe estar bien. Bruno se despertó y sabrá que no estás. Seremos tres los angustiados. Pinche palomilla no deja de estrellarse en la ventana. Cuando llegues te voy a comer a besos, es lo menos que te mereces ¿A qué no sabes qué estoy haciendo? Acompaño a la nena como si estuviera con ella. Ella en el celular y yo en la computadora, bendita tecnología.

Oye... ya ven, ¿por qué no me contestas?



Actualización: ¡Pinche Barry me las vas a pagar! A una reina no se le hace sufrir asht! ¡Esto te saldrá caro! ¿Qué horas son estas de llegar? ¿Por qué no me contestas el celular? Y yo abrazando al Chema en tu ausencia, no mamar. Pero qué bueno que llegaste, ahora te toca hacer el desayuno para que se te quite. ¡Ay no! no empieces a contarme tus pato aventuras Barry no please quiero dormir. ¡Ay no!




















11 comentarios:

  1. Hola Malque!!!! Ufffffffff... qué largas las noches, las ausencias... verás que cuando te duermas el tiempo pasará más deprisa y cuando te despiertes ya habrá salido el sol. Besos muy cariñosos desde ESpaña.

    ResponderEliminar
  2. Querida Malque:

    Cierto, a las REYNAS ni en broma se les hacen cosas feas, ay P..CHES REYCITOS, ja, y mas ja, ya la pagaran.

    Malque... Yo tambien quiero dormir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que espera más larga.
    Y angustiosa.

    No se puede padecer tanto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja eres un éxito Malque!!!

    ResponderEliminar
  5. Esas esperas hacen que se nos recaliente el cerebro, deberían de haberlo fabricado con un radiador...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  6. Pinches esperas !!!

    Vivi contigo lo que estabas escribiendo, cada cosa, cada cerrar de ojos, la angustia y el enojo de esperar, porque nosotros no hacemos esperar a la gente?

    Que buen post Ahijada!

    Y si, que haga el desayuno pa´que se le quite!

    ResponderEliminar
  7. dos chingazos por la cabeza..eso jjajajajaja

    ResponderEliminar
  8. Hahaha!

    Mal que!, tu esperando a tu príncipe azul y el echando aventura con la primera que encuentre en el camino


    Saludos Alucinógenos

    ResponderEliminar
  9. Es horrible extrañar a alguien, te entiendo bien... Bueno aunque es lindo cuando te reencuentras con esa persona y sabes que te extrañó a ti también.

    ResponderEliminar
  10. Una espera desesperante, pero ya pasó amiga, la ausencia es muy dolorosa pero el contraste, cuando el ser amado llega hace que todo sea más bonito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Jajajaja...

    Sic Transit Gloria Mundi.

    Jajajaja...

    Kss. :)

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje