Páginas

martes, 15 de diciembre de 2009

Entre dragones y quimeras.







Llevo varios días tratando de dormir. El insomnio hace presa fácilmente de mi cabeza y me mantiene despierta mucho tiempo.
Estoy durmiendo casi tres horas diarias, en el día no puedo dormir y en la noche mis ojos parecen platos de tan abiertos que los tengo.

Leo un poco para poder calmar mi mente y así más fácil llegue el sueño a mis ojitos dormilones, pero ni así.
Trato de pensar en cosas agradables que me ocurrieron en el día, pero de tanto repasarlas, ya se volvieron aburridas.
Busqué otro método para espantar al insomnio.
Anoche puse a vagar mis pensamientos entre castillos, príncipes, dragones y besos.

Veía que un príncipe muy guapo venía hacia mi en su caballo blanco, tenía una armadura que seguramente le habrá costado mucho trabajo mantener reluciente porque brillaba mucho a la luz de la luna.
Su espada desenvainada me avisaba que venía a ayudarme, ya que yo estaba instalada en el grito, porque un dragón enorme quería hacerme picadillo entre sus dientes afilados y su aliento de canal de desagüe.

Desde lo alto del castillo, en el balcón de la recámara real, veía que el príncipe nomás no se apuraba, venía con su calma chicha y yo con la garganta cerrada de tanto gritar, mientras que el dragón se relamía los bigotes... ¿bigotes?... creo que los dragones no tienen bigotes, ¿ó si?... no importa era un sueño.
El dragón me tenía al borde de la locura porque jugaba conmigo al gato y al ratón.

De  pronto ya no ví al príncipe. La escena había cambiado totalmente.

Estaba en mi cama real, y sentí en mi boca los labios suaves y tiernos del príncipe, que después de tardarse tanto en llegar a rescatarme, había llegado ¡por fin! a salvarme del dragón enorme.
Empezó a besarme los párpados cerrados, las mejillas, los labios. Me metió su lengua... ¿lengua?... ¿dije lengua?... aggghh!!!. Abrí tan pronto como pude los ojos y en la penumbra vi que mi chihuahua Babo Alejandro, me lengüeteaba los labios vigorosamente, mientras con su pequeño cuerpo trataba de hacerle hijos a mi pierna.

Tan pronto como reaccioné, lo hice a un lado, mientras que me levantaba rápido para irme a lavar la cara.

Mejor no quiero soñar con príncipes, hoy contaré borregos.







19 comentarios:

  1. no poder dormir es algo que siempre me preocupa, es algo de casi todos los días. Tenga cuidado con los dragones y con las quimeras difíciles de alcanzar :)
    Saludos!
    Fran

    ResponderEliminar
  2. me has hecho reir con el final del cuento...normalmente el principe se convierte en sapo...peor esta vez se convirtio en chihuhua...jajaja

    lo mejor para descansar relajado es un vaso de leche tibia...has la prueba...

    ResponderEliminar
  3. Guachalas! que bueno que despertatse rapido y no dio tiempo a que la escena se pusiera mas romantica =PPPP

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja vaya cierre para tan, primero, desesperante sueño, luego sesual hasta ñañaritas me dio, y luego con la lengua del perrito, jajaja ternuraaaaa.... contar borregos??? no mi soberana, mejor siga soñando principes es mas bonito aunque el despertar no sea el esperado.... yo quisiera que un perro me lengueteara la cara jaja pero mi perra noooooooooooooo agrrrr

    hoy es un excelente dia :) yla noche serà ideal para dormir vas a ver

    besosss

    ResponderEliminar
  5. Yo apoyo a Alma. Soberana siga usted soñando príncipes. Solo que deje a sus corcéles fuera de las habitaciones reales e invite al Rey Barry a cumplir sueños.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja!!!

    que bueno que te despertaste!!

    espero que esta noche si puedas descansar, no te recomiendo contar borregos, por que una noche uno de ellos me hizo la platica y ya no dormí!

    saluditos!!

    ResponderEliminar
  7. Ah que buen detalle de Babo!! estaras de akuerdo conmigo Malkerida qu hay ocasiones muy raras donde las sensaciones sobrepasan los sueños, y todo se siente muy real!!

    Un beso, pero no de Babo jajaa!

    ResponderEliminar
  8. pues tu sueña desea y viaja que de esto se alimenta la vida te mando un beso

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajajja era babo!!!!!!!! jajajajja
    hay que canijo! alomejor tenia frio jijiji
    saludos!!!
    y ojala que puedas dormir, aveces salir acaminar funciona pero con este frio y asi como esta de insegura la ciudad mejor no :S

    ResponderEliminar
  10. me robaste la carcajada del día :]
    mi perro no me besa pero si me hace compañía cuenta?

    te quiero Malque¡ :]

    ResponderEliminar
  11. aayy, que me dio como cosa el final, jejejeje, no, no puede ser, que horror, jejjej.

    No es bueno dormir tan poco, deberías intentar conciliar el sueño, una manera, mantener la mente en blanco, intentalo.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  12. jajjajaja
    esos son besos llenos de pasion y saliva
    nada mejor que un besos de lenguita
    XD

    ResponderEliminar
  13. Dicen por ahi que el insomnio no se sabe de donde.. pero no es que el desvelo la haga a una vampiro...

    pero si
    te hace tener ojeras como las de uno


    ... ah chihuahua...hay que cuidarse de ciertas lenguas

    :P

    ResponderEliminar
  14. Bienvenida al club del insomnio.

    Lo bueno que el sueño no se convirtio en sueño humedo... Lo que hizo BaboA es una demostración del amor hacia el amo...

    Un abrazo desde los ojos de plato...

    ResponderEliminar
  15. jajajaja, muy chistoso su sueño amiga, y coincido con Victor Victoria en eso del club del insomnio, yo me acabo de despertar hace media hora(11:30) y ya ando con el ojo mas pelon que nuestro ex-prsedidente salinas.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  16. jajajajajajajajjajaa, nomas de imaginarme la escena jajajaja, esos chihuahuas son los mas calenturientos jojojo, quieres un remedio pal insomnio, es en serio, toma te de valeriana, eso te bota tanto como un tafil je, pruebalo

    ResponderEliminar
  17. A mi me funciona el escuchar musica, o contar simplemente...

    Dulces sueños...

    ResponderEliminar
  18. Fran: Los dragones son los que no me dejan descansar, en forma de insomnio me atacan todas las noches.

    Saludos, gusto verte por aquí.



    Lords: Aunque este príncipe está un poco dientón, no está del todo mal.

    Tomaré en cuenta tu consejo,, muchas gracias.




    Araña: Guácala, jeje

    Besos.


    Alma: Pues no fué tan buena la noche, bueno en realidad la madrugada, desperté a las 2.25, muy mal, je.

    Besos.


    neno: Es que al rey Barry lo siguen sus corceles hasta para ir al baño, o sea, ¿qué hago?, jajajaj

    Besos.


    pekeña: Ton´s, a ver que hago, está difícil esto del insomnio.

    Saludos.


    Dayann: ¿Besos de Babo?, ni en sueños, del príncipe, pues solo que sean del Rey Enrique de Zaragoza, los acepto.

    Abrazos.


    Pao: Gracias, soñaré, soñaré, soñaré.

    Saludos.


    Ely: No sé que es peor, caminar o el insomnio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. laastroziil: Sipi, si cuenta porque está contigo aunque no te dé besos.

    Yo también te quiero Zii!!! jeje

    Besos.


    alex:¿Mantener la mente en blanco?, eso es lo difícil, los pensamientos salen en cualquier momento y a cualquier lugar, aggg!!! ayuda!, je

    Besos.


    Profe: ¿Aunque sean de chihuahua?, huac.


    Besos Profe.


    Jolie: Ah! chihuahua, hay que cuidarse de las lenguas de los chihuahuas.

    Besos, te extraño.


    Víctor: Bienvenido al Club de los Imposibles... de conciliar el sueño.

    ¿Sueño húmedo?, luego hablamos de eso niño.

    Besos de otra ojos de plato.


    Ángello: Ojalá todos los que padecemos insomnio pudiéramos estar conectados y así no habría más noches de vela, dormiríamos acompañados.


    Crudito: Lo haré, garcias por el dato.

    Y si, los chihuahuas se echan a todo lo que se mueva.

    Abrazo.


    MK: A mi ya no me funciona nada de nada.

    Besos insomnes.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje