Páginas

jueves, 10 de diciembre de 2009

Cachito de felicidad ( no, ese cachito no).





No sé como empezar... emm...
Poeta de ilusiones... no... está muy choteado...
emm... anzuelo para damas enamoradas... no, demasiado cursi...
escucha de reinas atolondradas... no... sabrán que me refiero a mi...
un barquito de cáscara de nuez... no, esa es una canción de cri-cri... mmm...
Poeta de mi corazón... no, esa es la frase de una reina del blog... ay, ¿cómo empiezo por dios?...
Ya sé!!!...
no... no sé.

En lo que encuentro como empezar a escribir un post sobre un poeta que se ha aparecido en el diario palpitar de una reina quiero decirles que mi querido amigo Lumpenpo, me ha regalado un trocito de alegría, ( ya les dije que ese no,  otro). Es un cachito de un número de lotería que ha querido compartir conmigo y con otros buenos amigos.
Debo hacer lo mismo, después de todo se aproxima la navidad, que es la época en donde muchas veces nos encontramos a nosotros mismos y sale lo mejor que traemos dentro, (que conste, a veces).

Así que compartiré el premio con cinco grandes personas que están cotidianamente en mi vida bloggera:
P´Pito,
Alma Rosa,
Maestro Karnicero,
Pashmina,
Cállate Tú,
Xhabyra,
Crónicas Urbanas.
Duna.
Bueno son más, pero no importa.

También pueden tomarlo quienes deseén, después de todo hay que compartir y mientras sean más, la felicidad de ganar será muy grande y será disfrutada por más amigos, así que ADELANTE!!!.
Aquí   les dicen que deben hacer, ¿si quieren?...

¡¡¡Vientos, chóquenlas!!!


Ahora debo seguir pensando sobre el post del poeta, disculpen...
emm...
er...
Poeta de versos eróticos que hacen sonrojar a la MaLquEridA... mmm... no suena mal...

Lumpenpoeta... no, así firma él... ay, pero que retedifícil es escribir de un poeta...





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales