Páginas

martes, 10 de marzo de 2020

Políticamente correctos

La política a veces es interesante, pero lo más delicioso, es la diplomacia. Devolver una pelota y conseguir que nadie la vea, salvo el portero, es una pelota que llega a su destino sin hacer ruido. El culmen de la educación sofisticada. 






13 comentarios:

  1. La política nunca fue interesante. Ni el fútbol. La diplomacia no sé, imagino que es algo parecido a barrer la acera y buenos días: hoy hace un día estupendo si no lleve. Gracias por escribir. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Opino lo mismo. Ahora hay que no confundir los gestos banales de los importantes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Los políticos son cualquier cosa menos desinteresados. Antes de dar un paso están calculando si va a acarrearles algún beneficio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy acertada tu observación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Prefiero ser políticamente incorrecto, partidario de las 3 Fs (feo, franco, frontal).

    ResponderEliminar
  6. La diplomacia es el arte sofisticado de la hipocresía, pero opera. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  7. Sin duda, Flor. Es fascinante lograrlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Ni me gusta la política ni los políticos. Si hay políticos y políticas no es vocacional, si no, porque tienen muchos privilegios y un buen sueldo.
    Abrazosssss

    ResponderEliminar
  9. Todos mis respetos para la gente sutil, a mi cuesta serlo, yo escupo toda la verdad a la cara sin que me pregunten. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Mandar al diablo, pero con estilo.
    Siempre.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Nunca a un ser extraño le llamé mi familia