Páginas

miércoles, 23 de enero de 2019

Un diente

Las temperaturas bajas que los capitalinos manejamos hacen reír a algunos norteños. Acostumbrados a temperaturas extremas, nuestro frío les da risa y nuestro calor es cosita de nada. A mi me gusta el frío de siempre. De toda la vida. Lo que no me gusta es enfermarme. Con una tos de perro callejero nomás no duermo. Luego la fabriquita esa que tengo dentro de la nariz trabaja las 24 horas del día, acentuándose de noche. El frío de seis grados me tiene con el alma en los labios. Ahhhhhhhh así se llama una canción de Enrique. Enrique te tengo en el baúl de los olvidos. Tú tienes la culpa Mon Laferte no es así como mi ídolo pero te perdono no te preocupes. Puedes seguir con tu vida como yo con la mía. Tu amor y el mío es indestructible. Ayer estaba pensando sobre mis neuronas idas. 80% al inicio de todo. Me queda el 20% con el que trabajo a marchas forzadas. Las consecuencias son inevitables canta Enrique. Y si. De los cinco sentidos que poseía me quedan dos. El tacto. El oído comienza a despedirse. La vista, el olfato y el gusto partieron de mi y háganle como quieran. Disfruto la comida que me gustaba evocando su sabor en mi paladar. De lo demás pa' qué hablo. Se volvería eso un rosario de quejas y ya ven ustedes que la queja no se no se me da. Hace unos días quería escribir sobre lo que está pasando en mi hermoso cuerpo de ninfa adorada pero me acordé lo mal que la están pasando los migrantes llegados al país. Dije, no pos estoy reina en comparación con ellos. Se ne quitaron las ganas de contar mis cuitas de pp sin prisa. Después al paso de los días quise escribir sobre mi caída y el chichón en mi cabeza pero pasó lo de la tragedia con el combustible. Las ganas de escribe a mi estilo quejoso se esfumaron. Sin querer vi un video de cuando comenzó todo. Todavía tengo el terror agarrado en el sentimiento. No me quejo, estoy viva. En circunstancias diferentes pero viva. La rueda de la fortuna está descompuesta a mi parecer. Me he acostumbrado a casi vivir sin la virtualidad. El celular se la pasa reponiéndose de los golpes a que mi inestabilidad emocional lo orilla. Cuando no funciona le digo a quien esté cerca. ¿Lo aviento? Un ¡No! Rotundo apaga mis ansias. Gracias a eso sobrevive entre olvidos y "buenasnoches" costumbristas. Adaptarse a las circunstancias. La vida transcurre dentro de estas cuatro paredes teñidas de recuerdos. Voy a vender la computadora vieja donde nació la MaLquEridA. No tengo paciencia para lidiar con ella. El iPad lo conservaré por lo que contiene. El celular lo usaré hasta que ya no pueda hacer nada. Mientras todo esto ocurre. Hay que adaptarse. Como dijo Natalia hace unos días: Abuela ¿qué te falta para ser feliz? Tienes casa, comida, ropa, una lavadora. ¿Qué te falta abuelita? Siéntete orgullosa de ti misma abue. No sufras por tu diente. Sonríe no te de pena. Mira a mi me faltan dos y no digo nada. Tu diente crecerá otra vez. Si no vamos con el dentista para que te ponga otro, Te amo abuela, eres la mejor abuela del mundo. Te amo. Click!

20 comentarios:

  1. Cada mochuelo, a su olivo de siempre.
    con su pan se coma uno su vida, que el frío preserve de bichos y alimañas
    No nos falte, oh fortuna, un "Natalia- mi ángel bello" con que cumplinentar la interminable lista de cosas necesarias
    Besos
    Fortísimo abrazo
    Eres un solete de mujer 😍😍😍😍😍

    ResponderEliminar
  2. Llegarán otros tiempos... No sé qué decir. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Natalia es una maga.

    :)

    A ti no te falta nada.
    Eres cada vez más perfecta.

    Besooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. No nos falta nada, pero queremos más. Hemos de saber vivir con lo necesario. El cariño de quienes nos rodean.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Que mona Natalia... Me encanta! Besos

    ResponderEliminar
  6. Sonrío.

    Piratilla con diente de menos y pata de palo...
    Mientras Natalia en su caballo, galopando, es vida;)

    Beso, mi chilanguita de ojos tristes y sonrisa tequilera!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que con esa nieta que tienes le pueden dar morcilla incluso a mi paisano Bunbury.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El otro dia vi en las noticias de las 15 de tve que ya estaba funcionando un tratamiento que reducía casi a 0 el temblor que producía el pp, no lo cura, pero controla el temblor, pertia, por ejemplo, a la gente, escribir a mano, me acordé enseguida de ti 6y me dio un vuelco el corazón, ya se está vanzando amiga, no desesperes, supongo que ya lo sabrás.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Ese amor y magia de los nietos, alimentando como pueden la esperanza y el alma, sobre todo en los ratos malos.

    Cuida ese resfriado. Un abarzo

    ResponderEliminar
  10. Mil besos para la bella. Abrazo grande para la Flor.

    ResponderEliminar
  11. No dejes de escribir en tu vieja computadora, es un desahogo que hace bien, así cansamos menos a la familia con las quejas. Yo lo vivo así.
    Y escucha a tu nieta, sabia y positiva, un encanto.
    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
  12. si 14ºc para mí ya es frío intenso, 6ªc sería la misma siberia. eres una mujer admirable ya que a pesar de todos los problemas que padeces debido a la enfermedad, te las arreglas para salir adelante.

    besos.

    ResponderEliminar
  13. Qué gran apoyo emocional esa nietecilla, llena de una inocente sabiduría natural que reconforta.
    Sigue escribiendo, que a muchos nos da ánimos en las dificultades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola hola...me ha encantado tu relato. Digo yo que lo mejor para el frío...abrigarse y punto.besicos

    ResponderEliminar
  16. Hola Bella Flor, que divina es tu nieta. Como te alegra los días y le quita importancia a todos tus males. Los pequeños dan vida con sus comentarios y sus abrazos. Disfruta de tu familia que es en realidad quien verdaderamente te ama. Me encanta leerte aunque a veces desaparezco. Estuve con mi padre varios días porque anduvo con vértigos y estuve cuidando. De nuevo en mi casa.
    Un abrazo enorme y sincero

    ResponderEliminar
  17. Hasta en el sufrimiento hay vanidad. Es cierto lo que dices: uno se siente hasta ridículo cuando se queja de las cosas cotidianas, cuando para otros las cosas cotidianas incluye vivir horrores.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar

  18. Natalia... tu mayor tesoro.

    Un beso y un cálido achuchón!

    ResponderEliminar
  19. Mucha razón tiene tu nieta, te adora y busca una solución.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué suerte en mi vida haber encontrado a Malque.
    Natalia tiene razón :))

    Un beso, Malque querida.
    Achuchones también, de ainssssss ...
    ¡Click!

    ResponderEliminar

La titular de este blog, dama exquisita, dueña de su mente pero no de su cuerpo agradece la visita a este refugio de chilanga triste.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales