Páginas

viernes, 9 de marzo de 2018

Testigos rosas

Hola niños. Vi un reportaje recién de una mujer enferma que falleció sin dar una molestia a su familia durante toda su vida. Mchalas de lo que no hay. La hija hablaba de como desde que recuerda, su madre estuvo enferma. La fallecida como suele suceder fue un dechado de bondad. No lo pongo en duda, no conocí a la mujer en cuestión. Si su hija lo dice no soy nadie para cuestionarlo. Los muertos sin excepción son un dechado de virtudes como -sin poder remediarlo- seré cuando muera. ¡Oh! Adiós mundo cruel, si te vi ni me acuerdo. Me niego a ello pero es algo que se saldrá de mis manos, advertida estoy, Me niego a aceptar gente en mi funeral que en su vida me tragó. Si nomás quiero a los que quise y me quisieron aceptándome como fuí. Mi carácter de los mil demonios no hizo amistades zonzas. Detesto critiquen mi carácter. no voy ni me da la gana cambiar. A estas alturas de la vida no he hecho más que parir tristezas. Lo escribí hace tiempo y lo sostengo. No es lo mismo la vida triste que la triste vida. No lo es. Estoy enojada niños por algo que leí y no deja de repapalotearme en mi cerebro de mosca. "No debe ser prioridad para el cuidador el enfermo sino él mismo". A mi forma de ver ya me chingué. Quería tener a toda costa a alguien a mi lado por ser pp. Estoy molesta porque es verdad, no debo ser prioridad para nadie por el hecho de ser una pp renegada. Mi cuidador principal lo sabe y aún contra sí mismo lo lleva a cabo no dejando que mi "situación" le afecte de más. Lo admiro. Admiro la lucha constante entre sus remordimientos por alejarse un tiempo de mi y su vida emocional digàmoslo así. No deja que le afecte aún cuando sabiendo que a su regreso va a encontral el terreno hostil en el que habito. ¿Algún día se cansará y no volverá? no lo sé de cierto. Todo tiene principio y final. En mi final lo más probable es que él esté. Es estúpido pensarlo porque a menos que sea una adivina de pañuelo en la cabeza y bola de cristal lo firmaría. Soy una señora medio bruja y medio santa. ¿Eh? ¿Santa yo? Ni en el calendario. Miren ustedes, me enoja la realidad. No la puedo cambiar porque no y ya. Ya quemé una nave. La segunda está hundiéndose. La tercera está a la deriva. Puedo darme el madrazo más fuerte de toda mi vida -auch ora si dolió- pero al final de los finales si no quiero levantarme nadie lo hará por mi. El bastón hablará en mi representación. Señores, amigos, compañeros soy un barquito a la deriva con el rumbo fijo. ¿Contradicción? para nada soy yo nomás. Ah si todo va bien, el sábado volveré a escribir desde mi escritorio y la vieja computadora. Si no es porque sigo esperando a que alguien haga las cosas por mi como es mi ancestral costumbre. Sin peros ni excusas bobas las ganas de luchar se quedaron en mis chanclas viejas testigos rosas de la última visita al piso.
Ya chole de caídas y golpes. Ya estuvo ¿No? les pondría una imagen del guamazo pero sería el colmo del dramatismo y ya ven que eso no se me da. Además considero que los golpes son golpes y ya. ¿Qué te pasó ahí? Me caí. ¿Otra vez? Y las que me faltan. Les quiero amigos virtuales. Me viene a la memoria una frase que alguien me dijo hace tiempo "Tus amigos virtuales te quieren porque no te conocen". Yo me pregunto ¿Será? Sepa la bola. Salebai.

22 comentarios:

  1. Es normal que toda persona enferma le guste tener a alguien a su lado para que le ayude en las tareas que no puede. También porque el cariño es muy importante y personas sanas y enfermas necesitamos ser querid@s. Eres especial porque siemrpe que te caes te levantas, y así sucesivamente. Enfermos o sanos todos necesitamos apoyarnos en alguien para continuar luchando.
    Un abrazo enormeeeeeeee

    ResponderEliminar
  2. Decía mi abuelo que, después de que nos morimos, todos éramos buenísimos.

    Lo que importa no es la caída sino el levantarse. Aunque a veces haga falta ayuda para ponerse en pie. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo lo que te conozco lo quiero, lo demás no me importa.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. jajajaja Quien te dijo que te queremos porque no te conocemos, tiene muy mala leche, al menos la frase la tiene, es venenosa y a mi no me hace gracia que se arrogue el saber porqué yo te quiero y porqué no lo haría si te conociera, ¿que coño puede saber esa persona de mis sentimientos? me arrecha mucho!!!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Si no te conocemos no será porque nos quieras tener engañados, porque no he visto una persona más crítica consigo misma que tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A veces podemos escribir el desgarro con la lucidez más pura, desde tus "testigos rosas" que definen absolutamente el hilo de tu narración. Me encanta leerte, siento esa fuerza que te sale por cada tecla de tu computadora, por los golpes no dados, por el grito.
    Me encanta leerte. Sin duda.

    ResponderEliminar
  7. Los amigos virtuales como dices quizás te conozcamos más de lo que crees. Cómo te has quedado?
    Besos, amiga 🌹🌹🌹

    ResponderEliminar
  8. Es que el suelo cada vez viene más defectuoso y se mueve al pasar y no podemos evitar caernos cada cierto tiempo. Y ni modo pa'rriba de nuevo.
    Besos, Flor.
    Te invito un café, tráite los bolillos y a reír que se hace noche.

    ResponderEliminar
  9. por muy difíciles que sean las circunstancias, la familia, la más cercana, lo quiere a uno.

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo creo que para el cuidador la prioridad ha de ser el enfermo.
    No tengo ninguna duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hoy mi niña se ha despertado por el pinchazo que le puse. Llevamos varios días inyectándola y con el favor de Dios, lo haremos los siguientes doce o diecisiete años. Así que pienso que los pinchazos son pinchazos y ya, aunque me duela cuando el dolor la hace llorar. La consuelo, la abrazo, la cargo hasta que vuelve a dormirse; pero como tus golpes: los pinchazos son pinchazos y ya.
    A veces quisiera ser cuidada yo también. De algún modo lo soy, pero siempre quiero más. Te leo y pienso que yo quería tener a toda costa a alguien a mi lado por ser yo. Tener un diagnóstico me dio un pretexto; pero no sirvió: el que me cuidaba se cansó un día (parece que yo lo trataba mal). Igual no puede evitar cuidarme del modo en que consigue "estar".

    ResponderEliminar
  12. Creo que para el cuidador la prioridad debe ser el enfermo.
    Y los amigos virtuales sí se conocen, no se puede disimular.

    Un beso grande, Malque.
    También te quiero.
    :)

    ResponderEliminar
  13. Repetiría el comentario de Mi Álter Ego,abrazos.

    ResponderEliminar

  14. Para mí son igual de importantes: el enfermo y el cuidador.
    A mí me ha tocado cuidar y el objetivo de quien cuida es el enfermo, pero mal se puede cuidar si uno no está bien para poder hacerlo lo mejor posible.
    Creo firmemente que es cuestión de encontrar un equilibrio. Lo que pasa es que no es fácil ni siempre posible.
    Lo mejor sería/es que haya/pueda haber varios cuidadores.

    Un beso y un cálido abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. De lo que sé/conozco de ti (aunque sea virtualmente) eres una persona de verdad, de las de querer.

      Eliminar
  15. No sabría qué decir. Quizá lo importante sea conseguir no un cuidador, sino un acompañante, que no es únicamente una diferencia semántica, sino algo más profundo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  16. Exacto. Nos queremos y nos llevamos de lo mejor, precisamente porque no nos conocemos ni tenemos que aguantarnos en rutinas y desidias. Nos queremos tanto como podríamos llegar a empatizar con el personaje de un reality show. Pero ojo, igual nos queremos algo. Es lo importante.

    ResponderEliminar
  17. No te veo, no te hablo, no te escribo... pero comp te pienso.
    Tus amigos virtuales te quieren porque te conocen

    ResponderEliminar
  18. jaja tus amigos virtuales te queremos por lo que conocemos de ti, que con lo que muestras aquí, tienes méritos de sobra para quererte durante tres o cuatro vidas de ti misma más que de sobra ; ) está sobrevalorada la presencia física, no hay más que ver la de divorcios que se repiten a diario y siempre son gente rebosante de salud que lo sepas jaja no creo que nadie pueda decir que no supone un trabajo para los que nos rodean .. a unos nos aguantan unas cosas y a otros otras, pero de eso se trata, querernos con lo que somos y no somos, lo bueno y lo malo... si al final la media da superávit .. compensa!

    Los cuidadores que no se cuidan terminan tan o más enfermos que a quienes cuidan, eso es cierto. Así que dile a BARRY que se cuide y tú cuídate mucho para que puedas seguir cuidando de él mientras te cuida ; )

    Un beso inmeeenso mi querida mexicana bonita!!!
    Espera, una canción para el camino, lo último de él ...

    MmuaaksS! ; )

    ResponderEliminar
  19. A los amigos virtuales nadie les obliga a venir a una ventana determinada: vienen porque quieren, de alguna manera sienten que hay algo que los engancha. No sé si queremos a las personas o queremos a las palabras pero te aseguro que por mi parte yo quiero a mis amigos de palabras compartidas.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  20. Tú admiras a tu cuidador, y yo a ti.
    Las caídas están pa eso, pa levantarse... y no te rindes pese a las lágrimas y la dureza de las banquetas y los golpes de la vida.
    Ya sé... hay días como losas, y sombras. Sí.

    Mi abrazo chilanguita de ojos tristes.

    ResponderEliminar
  21. Hay que disfrutar lo bueno y lo malo, la MaLquEridA. No nos podemos deshacer de lo uno ni de lo oro... ya qué :P

    ResponderEliminar

En realidad nunca me perdí siempre seguí el camino correcto (eb).

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales