Páginas

martes, 9 de junio de 2015

O...

O escribo (cuesta hacerlo pero me gusta)
o leo
o comento
o decido cuál pie pongo primero en el suelo
o mejor busco si escribió DRACO (De siempre es el último que leo)
o me baño
o busco pretextos para seguir durmiendo
o preparo el café
o lavo mi cara 
o intento leer de nuevo
o contesto (Esto cuesta trabajo y no es para que agradezcan, es que me tardo mucho. Los dedos temblorosos borran sin querer lo ya escrito. Me desespera comenzar una y otra vez. No es pretexto es realidad).
o busco la ropa que me voy a poner hoy
o me peleo con Barry
o leo noticias en twitter
o miro el amanecer
o te leo sin comentar
o me río de las estupideces que comento ¡Dios de los escritores suicidas apiádate de mí!
o arreglo el uniforme de La Bella
o hago ejercicios en ayunas
o dejo que el cerebro siga en estado catatónico
o me río porque escribí que me hago en los calzones ¡Dios de los esfínteres ten misericordia de mi!
o me pongo feliz porque mi hijo...
o me sigo peleando con Barry. 
O Él se está poniendo neurasténico 
o me arreglo el pelo para que la señorita médica no me pregunte ¿Por qué está tan despeinada Flor? (Ella no sabe que esa es la forma de peinarme. Estilo como yo digo, más bien tan sin embargo).
O me solazo porque vendrá a vivir conmigo Cuca.
o me preocupo porque Calixto no se la vaya a comer
o conservo el secreto que en seguida les platicaré. Ya saben que mi pecho no es bodega y no me guardo nada.
Fíjense:

La semana pasada Barry hizo un enorme esfuerzo comprándome medicamento para un poco más de tres meses.
Mi hermana menor dijo que tuviera cuidado porque habiendo mucha medicina puedo aumentar la dosis sin problema. 
Soy muy cuidadosa en cuanto a eso. Las pastillas no cuestan tres pesos entonces lo que hago para que no se acaben pronto, aguanto como las machas la última dosis. Debo tomarla a las 5 o 6 de la tarde -según como me sienta- de tal manera que sean sólo tres -no cuatro como debe ser- las que tome en el día.

Pues eso. Ayer eran cerca de las siete de la noche. El sol y el calor estaban a todo lo que da. Dios, como detesto el horario de verano y sus días interminables. La noche ha llegado incluso después de las nueve. ¡Horror!
La cosa es que tomé una cuarta pastilla. Shhh no se lo digan a nadie. Es que si no lo hubiera hecho habría tenido que subir a dormirme a las ocho de la noche, con el sol metido en la recámara. Oiganme no, eso es un suicidio. Si de por si estar ¨dormida¨ a las diez dice de mi que soy una gallina. No concibo estar catatónica a las ocho.

En tanto decido qué hacer mientras el pp recuerda que existo... ¿Por qué les estoy diciendo todo esto? npi.

Bueno chao.


















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales